Masaje vaginal

El otro día estuvimos viendo una introducción al masaje vaginal. Hoy vamos a ver cómo se realiza.

masaje El masaje consiste en aplicar un suave masaje con la ayuda de un lubricante vaginal en la zona externa de la vagina, los labios menores y   el periné (el espacio entre la vagina y el ano), así como en el interior de la entrada de la vagina, donde realizaremos unos movimientos circulares suaves, como si quisiéramos “abrir” esa entrada vaginal, para que la musculatura que la rodea se vaya volviendo elástica. En la zona del periné realizaremos presiones y movilizaciones del tejido.

 

¿Para qué lo hacemos?

Pues muy sencillo: para evitar un desgarro en el parto. Sí, es cierto que hoy en día se practican episiotomías preventivas, cosa que yo apoyo, puesto que es mejor realizar un pequeño corte previo al parto para agrandar el canal y evitar un desgarro, ya que el corte es controlado (aunque es un corte, sí).

Pero, ¿no sería mejor trabajar activamente durante el embarazo ese canal del parto? Así conseguiremos que cuando llegue el momento de la dilatación el médico vea que los tejidos son elásticos y no sea necesario cortarlos. Aunque no podemos que no se vayan a tener desgarros ni se tenga que hacer una episiotomía, sí tenemos datos que demuestran que un altísimo porcentaje de mujeres a las que no se les ha practicado la episiotomía ni han tenido desgarros se había hecho regularmente el masaje vaginal. Creo que merece la pena intentarlo.

 

 

 

¿Cómo aprender a hacerlo?

Es sencillo de realizar, no entraña una dificultad excesiva, y se lo puede hacer la mujer a sí misma o su pareja, cosa que es recomendable a la hora de favorecer el nexo de unión entre ambos en el proceso del embarazo; es una forma de darle un papel de ayuda a la pareja.

La mejor forma de aprender a hacerlo es consultar con un profesional o acudiendo a la consulta a realizárselo, aunque sea una primera vez, para disipar las dudas y los miedos que inicialmente existen.

Se comienza a realizar en las últimas semanas de embarazo, no tiene por qué haber una fecha clave, pero recomiendo un mínimo de 4 o 6 semanas antes del parto. Se realiza unos 5 o 10 minutos cada vez, no es necesario más, siempre con suavidad, realizando movimientos circulares, ligeras presiones y fricciones del tejido. Nunca debe de producir dolor.

 

 

Aquí tenemos otro complemento más para prepararnos para el parto; si nos ayuda, habrá merecido la pena el dedicar unos minutos al día a ello. Si tenéis alguna duda, podéis enviar vuestras consultas, y estaré encantado de ayudaros.

 

FDO: Sergio de Magallanes, Fisioterapeuta, especializado en fisioginecología, www.centrophysios.com

 

 

Nueva tienda online

 

 

Interferencias externas

Me encuentro a veces saturada por lo que yo llamo interferencias externas. Estoy cansada de los consejos, pero en forma de imposiciones de algunos miembros de nuestras familias.

Al principio cuando nació mi hija, nos hacían siempre muchos “feos” porque pensaban que íbamos a ser incapaces de cuidarla. Y reconozco que al principio fuimos un poco torpes en los cambios de pañales, de ropita, baño. Pero como a todos los padres y madres primerizos, ¿no?

(Elijo la foto de Lady Di porque ella sí que debía tener presiones externas)

5mimitos_interferencias externas
http://materialgirlsblog.com

 Luego con la lactancia materna. Me acuerdo que los tres primeros meses, fueron difíciles y que tuve que luchar contra los    dolores, las molestias, el cansancio y encima contra personas de la familia que me decía que dejara la lactancia que no merecía la pena. Así que luchar con esas opiniones en mi contra me resultó difícil. Igual que tener que escuchar que cómo era posible que la niña con 7 meses siguiera lactando.

Cuando decidimos llevar a la niña a la escuela infantil, mi madre siempre trataba de convencerme que no la llevara.

Cuando mi hija se pone enferma, siempre la abuela dice que se pone muy muy malita. Así que a mí me entran los siete males, porque luego compruebo que efectivamente la niña está pachucha pero no es para tanto.

La última fue nuestras advertencias acerca de los regalos de reyes. Los abuelos de unos y de otros, no quisieron entender dichas advertencias y unos se pasaran por exceso de regalos y juguetes y otros se pasaron por el tamaño. Así que a veces me encuentro en una situación difícil, cuando los abuelos y cuñados no respetan nuestras decisiones.

Estas son algunas de las situaciones complejas y difíciles a las que he tenido que enfrentar, pero creo que no serán las únicas ni las últimas. Tengo que armarme de paciencia y respirar profundamente. Y realmente sólo pido respeto por las decisiones que tomo con respecto a mi hija.

¿Os ha pasado esto? ¿cómo lo habéis superado?

San Valentín con hijos

En estos días que vamos a celebrar  San Valentín, me parecía importante dedicar un artículo a la pareja con hijos. ¿Qué pasa en la pareja cuando se tienen hijos?

Hace años en una peluquería escuché a una mujer que acababa de ser madre decir: “ahora lo más importante del mundo es mi hijo, mi marido ha pasado a un segundo plano, ya no es tan importante para mí, a veces pienso que me da igual lo que le pase”.

Aquello me entristeció profundamente y me hice la promesa de intentar  que nunca me sucediera lo mismo, de conseguir que mi hijo y mi pareja sean importantes, aunque a niveles diferentes, para mí.  Después mis años de profesión me han hecho ver que aunque uno no lo desee los hijos suponen un punto de inflexión importante en la pareja, cómo afrontarlo es la clave de que la pareja sobreviva y se fortalezca.

Uno se empareja, entre otras cosas, con la idea de compartir primero la vida con esa persona, después puede ser que decidan tener un hijo, que es una gran prueba de amor. Pues esto que es el comienzo, parece que se olvida en el tiempo.

imagen de mundoconsejos.com
imagen de mundoconsejos.com

Tener un niño no tiene que suponer un olvido personal ni una dejadez en las relaciones de pareja. Es cierto que cuando se tiene un hijo no hay tiempo para uno, mucho menos lo puedo poner en la pareja, pero está comprobado que si sacamos un ratito para cuidarnos y dedicarnos tiempo, si nos tratamos con cariño, si nos procuramos el bienestar, la educación es más fácilmente abordable.

Según Joan Garriga, especialista en constelaciones familiares y en sanar las relaciones entre padres e hijos,  “los padres están primero frente a los hijos, y son más importantes que ellos. Además, tiene una gran importancia amar en el hijo al otro progenitor.Lo que más ayuda es que los hijos reciban uno de los mayores regalos posibles en su corazón: ser queridos tal como son y muy especialmente que en ellos se quiera a su otro progenitor, porque así se sienten completamente amados, ya que en fondo el hijo no deja de sentir que de alguna forma también es ´sus padres´.” 

Si queremos unos hijos sanos emocionalmente, que se quieran y se aprecien es necesario que puedan ver el amor en sus padres y entre sus padres. Si nos despreciamos, si no nos queremos ¿Cómo vamos a enseñarles, a nuestros hijos, que se amen y se quieran? ¿Cómo van a aprender que no deben estar con quien no les aprecie y les trate bien? Así que cultivar el amor en la pareja, el respeto y el cariño debe ser una de nuestras prioridades cuando tenemos un hijo.

Que estos días sirvan de reflexión y de abono para que crezca el amor a nosotros mismos y a nuestra pareja….el de nuestros hijos ya está asegurado.

 

FDO: Sonia Rodríguez, Psicologa clinica y social

 

 

Introducción al masaje vaginal

En las próximas semanas hablaremos sobre el masaje vaginal, para qué sirve, técnicas y beneficios. Hoy vamos a comenzar por una pequeña introducción general a este tema, a veces tabú pero muy importante en la etapa del embarazo y parto.¡Comencemos!

Si quisiéramos hacer una clasificación sobre cómo una mujer embarazada puede afrontar un parto saldrían, a mi juicio, dos formas: pasiva o activa.

Esto significa que se puede optar por dejar que la naturaleza siga su curso, hacer los controles adecuados y, finalmente, alumbrar un bebé, que es como se ha hecho desde el principio de la humanidad (excepto por lo de los controles…) o bien cuidarse un poco más, es decir, haciendo ejercicio durante el embarazo, no fumando, cuidando la alimentación, realizando los ejercicios de suelo pélvico, aplicándose crema para evitar las estrías… Personalmente, recomiendo la segunda, está claro.Silueta embarazada

Dentro de esto, existe algo que nos puede beneficiar en el momento del parto, y es el masaje vaginal. En la actualidad, cada vez se va hablando más acerca de este tema, y ya podemos encontrar estudios que apoyan su eficacia, pero también otros que parecen contrarios debido a la ausencia de pruebas que confirmen su utilidad. Creo que en este segundo caso no es que se dude de si realmente es positivo el masaje vaginal de cara al parto, sino que no hay datos suficientes para poder realizar un estudio en profundidad, puesto que todavía son pocas las mujeres que se lo aplican, y eso lleva a manejar unos datos poco relevantes.

Si os hablo de mi experiencia práctica, sólo puedo decir que es positivo, y ahora veremos por qué, y que, sobre todo, no es negativo, es decir, que en el peor de los casos, aunque no le hubiera servido de nada a la embarazada, no estaría haciendo nada dañino ni peligroso.

Veamos en qué consiste: como su propio nombre indica, es un masaje en la vagina. Con esto nos referimos, sobre todo, a la entrada de la vagina. Lo que pretendemos es facilitar a nuestro cuerpo la dilatación de la entrada vaginal en el momento del parto.

Anteriormente hemos hablado de la importancia de trabajar la musculatura del suelo pélvico antes del parto, para que dichos músculos sean más fuertes y más elásticos, y puedan así distenderse mejor para permitir la salida del bebé. Pues si a estos ejercicios les añadimos un masaje que dé elasticidad a los tejidos, favorezca el riego sanguíneo a la zona e hidrate la piel, pues sólo podemos encontrar una respuesta beneficiosa.

En mi próximo post, os contaré en más detalle en qué consiste el masaje vaginal.

Fdo: Sergio de Magallanes.  www.centrophysios.com

 

#SOSMIMOS ACNUR

El otro día tuve la oportunidad de conocer al equipo del Comité español de ACNUR y sus oficinas. ACNUR lleva a cabo proyectos de urgencia para refugiados, ellos protagonizan el primer #SOSmimos.

La entrevista comenzó con estos datos:

En el mundo hay en la actualidad cerca de 44 millones de personas desplazadas que se han visto forzadas a huir como consecuencia de la guerra, la violencia, la persecución… se enfrentan a situaciones de vida o muerte y dependen de otros para sobrevivir, son algunas de las personas más vulnerables del mundo.

  Global Report_Africa_Education 1

Los refugiados son aquellas personas que tienen que abandonar su lugar de residencia por motivos políticos, bélicos, de raza, religión o por catástrofes naturales y marcharse con lo puesto a cualquier lugar en el que le dejen un trozo de tierra donde asentarse.

ACNUR hace aquí una doble labor: En primer lugar, eligen un sitio óptimo, hablando con los diferentes países para buscar un nuevo espacio para todos los desplazados, y, en segundo lugar, proveen a este nuevo territorio de una infraestructura báscia para vivir. Es decir:  agua, mantas, alimento, y asistencia sanitaria. En este aspecto no están solos, ya que una vez asentados en el nuevo campo colaboran con otras organizaciones.

mali_001

Tal y como explica Amaia Celorrio en EL País  “En una hora, tú y toda tu familia podrías tener que huir de vuestra casa. En dos horas, podrías perder a uno de tus hijos en medio de la muchedumbre. En apenas tres horas, podrías perderlo todo”. Así de rápido es como sucede y también cómo actúan ellos. En 72 horas son capaces de hacer un estudio de la situación, habar con los países próximos y montar toda la infraestructura necesaria para establecer un asentamiento.

Cuando le pregunté quiénes son los más colaborativos, sinceramente me sorprendió y agradó su respuesta. Los países vecinos siempre están dispuestos a ayudar  abriendo sus fronteras y acogiendo a aquellas personas (casi siempre madres y niños) que han tenido que dejar su hogar. Por ejemplo, en Siria han tenido que huir a países vecinos como Jordania, Turquía, Iraq y Líbano.

chris

Y, ¿en tema económico?

¡ESPAÑA! Si, si! España es el primer país del mundo en cuanto a colaboración (en ACNUR) se refiere. Teniendo en cuenta que la mayoria de las aportaciones son de empresas y ciudadanos corrientes, creo que una vez más queda de manifiesto, que pese a la situación tan complicada que vivimos siempre queda algo (y mucho) para compartir. ¡Enhorabuena!

¿Dónde están ahora?

Ahora mismo realizan tareas de ayuda y gestión en Siria y Mali.

Os comparto una campaña que tienen abierta ahora mismo deayuda en Sahel bajo el nombre YO también tengo SED. Su objetivo: llevar agua potable a todos los refugiados de esta zona, ya que en momentos de necesidad uno bebe donde puede sin importar las consecuencias.

A boy drinks water from a pond in Bule Duba village in the outskirts of Moyale, near the edge of Oroma and Somali regions of Ethiopia

Otra de las cuestiones que también nos preocupa a todos es, exactamente como se yo que lo que estoy aportando va a llegar a su destino. En ACNUR la transparencia es una clave de su buen hacer y así lo muestran en su página.

 sudan education 1

Podéis leer, aquí, más sobre ACNUR. Por ejemplo, una curiosidad: ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) comenzó trabajando en Europa en los años ´50, después de la Segunda Guerra Mundial, para ayudar a las personas desplazadas por el conflicto en nuestro continente.

 

FDO: @latiamolona

#Sosmimos Acnur

 

 

Con la lengua fuera a todas partes

5mimitos_voy siempre con la lengua fuera

 

Una de las características de una madre es correr. Corriendo a la compra, corriendo a la escuela infantil, corriendo a casa de los suegros, corriendo a casa de los padres, corriendo al pediatra, etc.

Yo siempre había sido muy puntual. Si tenía una cita en el médico, me presentaba un cuarto de hora antes, por si acaso. Si iba a una clase de ciclo indoor en el gimnasio, me presentaba media hora antes, para colocarme, llenar mi botellita de agua y bajar el sillín de la bici. Si quedaba con alguien, yo siempre la primera.

Ahora eso ha cambiado. Me levanto por la mañana normalmente antes que la peque, para desayunar y ducharme antes de que la peque se despierte y pueda dedicarla mi tiempo.

Procuro tener toda la ropa y cosas preparadas para que no me pille el toro.

Ya sabemos que los niños son diferentes cada día, su comportamiento no sigue ningún guión, ni ninguna instrucción que nos sirva. Así que cada día es una aventura diferente.

¿No os ha pasado nunca, que cuando lo tienes todo preparado para salir, la dulce criatura se hace caca? y ala!!! otra vez corriendo. Cuanto más rápido la quieres cambiar, ella se mueve como una culebrilla, y se mancha de arriba abajo, así que el conjunto que le había puesto, a la lavadora. Y ahora ponerle un nuevo conjunto. Te das cuenta que no están limpias las prendas de los conjuntos, y al final, acabas poniéndole un pantalón con una camiseta que no va ni con cola. Y otra vez esa lucha para poder sentarla en la silla y salir a la calle. Cuando te quieres dar cuenta llegas tarde a esa cita, sea el médico, o a otro sitio, muy tarde. Ya no llegas!!!

Cuando me cruzo con otras madres de camino a la escuela infantil todas llevamos cara de velocidad. Porque después de dejar a la dulce criatura en su escuela, ahora te toca correr más, hacer todo lo que sea para aprovechar el tiempo, antes de que toque volver a recogerla. De esta manera me he vuelto muy productiva, aprovecho el poco tiempo que tengo, para trabajar, recoger, cocinar, etc.

 Si algún día tengo un segundo hijo, no quiero ni pensar, tendré que doblar mi velocidad.

¿tenéis esta misma sensación? IR CORRIENDO A TODAS PARTES

Fuente de la imagen: http://elcaminoesculebrero.blogspot.com.es

La ilusión de la primera Navidad

5mimitos_la ilusión de la primera Navidad

Este año es diferente para muchas de nosotras, las mujeres que nos hemos convertido en madres, probablemente lo viviremos de manera diferente.

En mi caso, las navidades nunca han sido unas fechas tan importantes, o nunca las he vivido especialmente. Las grandes comilonas, las reuniones aburridas, nunca me han parecido interesantes. Sin embargo, desde hace unas semanas, pensar en Navidad, es diferente. Lo que quiero para mi hija, es lo mejor, aunque con la edad que tiene, la pobre no diferenciará si son navidades, semana santa u otro tipo de celebración. De momento creo que no notará estas fechas, como un acontecimiento lleno de felicidad y de compartir. Sin embargo, las recientes madres, sentimos que es un momento muy alegre, lleno de emociones y de ilusiones.

Ahora me he dado cuenta que la Navidad está hecha para los niños. Que las mesas llenas de comilonas, se convierten en mesas, llenas de sonrisas, de ilusión y de esperanza. Comentando con otros amigos, pensamos que la presencia de niños, que cuando en la familia hay niños, las navidades son más alegres y divertidas.

El otro día fuimos a comprar los regalos de la niña y fue un momento de ilusión, de pensar que es lo que le podría gustar, que esos juguetes, la hicieran sentir feliz y a nosotros también.

Además nunca me animaba a decorar la casa, y bueno con una niña pequeña por en medio, no es fácil hacerlo, pero al final lo hice. Así que creo que algo en mí ha cambiado con respecto a otros años. Estoy más contenta y con ganas de celebrar estas fechas. Por supuesto no podremos cenar con ella, en Nochebuena y Nochevieja, porque ella se duerme temprano, pero los días como Navidad y Año Nuevo lo podremos hacer, en compañía de nuestras familias.

¿vosotras también habéis notado que estas navidades serán diferentes?

Cuidar la relación de pareja

cuidar la relación de pareja

En un post que escribimos hace unas semanas, se hablaba de que papá también cuenta, es fundamental que el padre esté presente en la crianza, que ayude a la madre y que la apoye.

Hablando con mi pareja y con otros padres, coinciden sus experiencias. Al nacer el bebé se sintieron en cierta manera un poco en un segundo plano. Es verdad que te pasas los primeros meses, con el bebé prácticamente pegado a ti, porque te necesita. Y el papá está para hacer la compra, limpiar, recibir visitas, hacer recados, etc. La lactancia materna hace que esta situación sea más intensa, por un lado la madre con el bebé y por otro el padre.

La pareja, una vez nace un hijo, cambia completamente. La relación entre padre y madre como hombre y mujer cambia también. Es necesario cuidar a la pareja y cuidar la relación, pero tanto el padre a la madre, como la madre al padre.

Las hormonas de la mujer se ven alteradas, así como el cansancio propio de los horarios descontrolados, las molestias propias del postparto y de la lactancia materna conlleva a que  las relaciones sexuales se vean interrumpidas por un tiempo. Esto quizás no ayuda a la relación de pareja. Pero no debéis olvidaros del cariño, del amor que aunque haya cambiado con respecto al momento anterior de convertiros en padres, sigue estando ahí y hay que cuidarlo. Para ello os aconsejo que de vez en cuando pidáis ayuda a familiares para que cuiden a vuestro bebé durante unas horas y podáis disfrutar de un rato para estar juntos, para hablar de la nueva experiencia y de cómo afrontarla.

Al principio sobretodo los 3 primeros meses, alejarse de tu recién nacido es muy difícil, yo lo comprendo, yo también pasé por eso. Os recomiendo si estáis intranquilos, que simplemente salgáis a comer cerca de casa, pero sin bebé, sólo os supondrá un par de horas como mucho.  Más adelante cuando ya estéis hechos a la nueva situación y confíes más en la persona con la que dejéis a vuestro bebé, pues os podéis ir al cine a ver una película y luego a tomar algo.

Es necesario pasar ciertos momentos juntos y solos. Volver a compartir esos ratitos. Se trata de cuidar la relación de pareja.

¿qué hacéis para cuidar la relación?

Mujer madre = emprendedora

Cuando una madre saca adelante un proyecto emprendedor para poder estar cerca de su hijo

Imagen: Bebes y más

Cuando estaba embarazada, estaba sin empleo. Fue una situación muy complicada. Pero mi cabeza siempre pensaba que debía trabajar, para poder pagar nuestros gastos y tenía que buscar la forma de que me diera la posiblidad de compaginarlo con la vida familiar y la crianza de mi hija. Me formé en otro campo diferente al que siempre me he dedicado y unos meses antes de nacer la niña, conseguí algunos clientes a los que ofrecerles mi trabajo. Pues bien, lo conseguí. Mi caso no es el único.

Cada vez veo conozco más casos de madres, que intentar incorporarse a la vida laboral y las hacen moving, las acosan y acaban fastidiándolas de tal manera que dejan sus trabajos. Pero como somos así, las mujeres seguimos luchando y muchas sacan adelante sus propios negocios, o piensan en proyectos creativos que llevar a cabo.

Por ejemplo la fundadora de 5mimitos, Ana Molleda, por la que siento gran admiración. Se quedó un buen día sin trabajo y decidió “echar para adelante”, creando estas cajitas llenas de sorpresas, para el bebé y la mamá.

Otra madre emprendedora, Teresa, la bloguera de El Sueño de Teresa, una madre que potenciando sus cualidades, como son las manualidades decidió crear su propia marca de cosas artesanales, como es LATITI handmade. Combina su trabajo día a día, con un proyecto de artículos hechos a mano, a la vez que imparte talleres para niños y familias.

Diana, o desaforando, que creó unas plataforma de artesanos, Lanoa, porque ella también lo es y de esa manera los da a conocer, sus trabajos y organizan o eventos o asisten a otros, para que sus artesanos vendan sus productos.

Otra madre, que nos ha atrapado es Johannes de mimitosdemamá, que en su blog organiza sorteos, donde las marcas se ponen en contacto con ella para sortear sus productos. Además hace cupcakes riquisimos.

Como ellas conozco muchas, que gracias a twitter sus proyectos se han difundido con mayor facilidad.

Probablemente estas madres emprendedoras no saquen beneficios económicos impresionantes, pero el mejor beneficio de ser madres emprendedoras, es que ganan tiempo para estar con sus hijos.

Hay otras madres que no tienen su tienda online pero tienen su blog y donde poco a poco van creando su marca personal, sus historias, sus experiencias contadas con un particular punto de vista.

Además las madres tenemos un don, supongo que ya lo sabréis, ser muy muy creativas y activas, y eso nos permite desarrollar muchas cosas a la vez. Que siempre estamos al pie del cañón, buscando cosas que hacer, inventando y creando.

¿Cuál es vuestro proyecto emprendedor? ¿Cómo te lo montas para pasar más tiempo con tu hijo?

Otros artículos interesantes sobre esto: Muchas mamás se plantean emprender su negocio online y trabajar desde casa.

¿Qué puedo hacer para que no se lesione el suelo pélvico?

Embarazada comprobando relojUna vez visto todo lo que hemos contado acerca de lo “terrible” del suelo pélvico, parece que lo que podemos hacer para evitarlo roza lo imposible, lo complejo, lo desconocido. Pues bien, todo lo contrario, porque el arma de la que disponemos para evitar todas las patologías de las que hemos hablado está totalmente a nuestro alcance, es simple tanto de aprendizaje como de ejecución y sus resultados son claros. ¿Cuál es este remedio tan maravilloso?: el ejercicio. Pero no hablamos de cualquier ejercicio sino de un dirigido especialmente a esa área, y son los conocidos como ejercicios de Kegel.

Estos son una serie de contracciones de la musculatura del suelo pélvico, sobre todo del ya conocido músculo pubo-cocígeo. Mediante unos minutos al día, y pasadas unas semanas, podremos observar una clara mejoría en nuestro tono muscular. Para que nos hagamos una idea, los datos que manejamos hablan de que en un 80% de los casos de patología del suelo pélvico desaparecen los síntomas o remiten cuantitativamente. Cuando esta terapia la combinamos con la de conos vaginales o con las bolas chinas, que más adelante hablaremos de ello, entonces ese porcentaje se está elevando a un 90%. Eso sí, estamos hablando de patologías no quirúrgicas, ya que hay casos en los que la cirugía es el único remedio.

  • Ejercicios de Kegel: veréis muchos textos al respecto, con numerosos ejercicios, simples o combinados, lentos, rápidos, en diferentes posturas… Sí, es cierto que se puede trabajar de muchas maneras, pero a mí me gusta insistir en la sencillez y en la rutina, más que en la complejidad de las muchas posibilidades. Estos ejercicios consisten en realizar una contracción voluntaria del músculo pubo-coccígeo, y para saber cómo hay que hacerlo pensaremos que estamos orinando y “cortamos el chorro”. He dicho “pensaremos” porque podemos hacerlo una vez o dos para coger la sensación, pero NO debemos realizar estos ejercicios mientras orinamos, porque podríamos provocar infecciones, así como alteraciones en la función miccional. Entonces, consiste en contraer y relajar, así de simple. Vamos a ver de qué forma, ya que con 4 ejercicios es más que suficiente:
  1. contracciones lentas: contraemos todo el suelo pélvico durante unos 6 segundos, y descansamos los mismos 6 segundos. Repetimos esto muchas veces (digo muchas porque a medida que vayamos cogiendo fuerza, podremos ir incrementando el número). Es importante relajar entre contracciones, ya que un exceso de ejercicio sin relajación podría llevarnos a provocar vaginismo, entre otras cosas. No hay que ir todo el día contrayendo el suelo pélvico, hay que aprender a relajarlo.
  2. contracciones rápidas: hacemos lo mismo que antes, pero de forma rápida y rítmica, no manteniendo el suelo contraído sino buscando rapidez. Después de unas 20 contracciones, descansamos unos segundos.

En estos dos ejercicios, cuando ya llevemos un mes, mínimo, haciéndolos, podemos añadir un movimiento más, y es el de “empujar” el suelo pélvica hacia abajo, es decir, que contraemos y al relajar intentamos empujarlo al contrario, lo que nos llevará a ganar más elasticidad muscular. Pero esta modalidad no la haremos nunca desde el principio, porque si a un suelo pélvico débil lo empujamos, lo estaremos debilitando más.

  1. movimiento de ola: nuestro suelo pélvico no se mueve en bloque, debemos distinguir tres zonas de contracción: anterior (uretral), media (vaginal) y posterior (anal). El ejercicio consiste en empezar contrayendo la zona uretral, mantenerla así y contraer la vaginal, mantener las dos y contraer la anal, para proceder a relajar solo, la anal, luego la vaginal y, por último, la uretral. Así, haremos un movimiento como de ola, de adelante a atrás. Claro está, se puede invertir la dirección y, cuando estemos más experimentados, combinar las zonas, aprendiendo a notar cada parte por separado.
  2. movimiento de ascensor: este ejercicio, a diferencia de todos los demás, no lo podemos realizar los hombres, porque consiste en contraer los músculos de la vagina. Hay que imaginar un ascensor dentro de la vagina, de tal modo que vayamos contrayendo primero una zona, luego otra, luego otra… en sentido ascendente, y luego descendente. La mejor forma de llevar a cabo este ejercicio es introduciendo un dedo en la vagina para notar las diferentes zonas de contracción vertical. Además, en caso de no notar mucho, con el dedo podréis estimular las distintas alturas de la pared vaginal, de tal modo que os ayudará en la percepción de la contracción.

Con estos 4 ejercicios podemos conseguir mejorar, prevenir, aliviar, fortalecer… es decir, actuar sobre nuestro suelo pélvico. Podrán desaparecer las incontinencias, las evitaremos si no han llegado, mejoraremos las cicatrices de episiotomías, evitaremos disfunciones sexuales y mejorará la calidad de nuestra vida sexual… En definitiva, si todo es positivo…¿a qué estamos esperando?

Otra pregunta frecuente es: ¿durante cuánto tiempo tengo que hacerlos? La respuesta es simple: toda la vida. Hombre, dicho así, asusta, pero si pensáis en que debemos caminar, ir al gimnasio, nadar, hacer pilates, hacer estiramientos, etc, siempre, para estar sanos, y si lo dejamos de hacer nos vamos estropeando, pues lo mismo ocurre con los ejercicios de Kegel y el suelo pélvico. Eso sí, no es lo mismo al principio que cuando llevamos meses haciéndolos. El protocolo sería comenzar con unas 200 contracciones diarias (no, no es tanto, son unos 5 minutos), durante un mes, para pasar a 300 ó 400 al segundo mes (esto depende siempre del estado de la persona), y seguir así durante unos 6 meses. Cuando ya llevemos este tiempo, no será necesario hacerlo todos los días, sino que con dos o tres sesiones a la semana, será suficiente para mantener esa musculatura.

Y ahora viene lo mejor: no hay excusa para no hacerlos. Se pueden hacer de pie, sentados, tumbados, en casa, en el trabajo, todos juntos o a ratitos… Yo suelo recomendar coger rutinas como, por ejemplo, cuando enciendo el ordenador de la oficina hago 50 contracciones, o cuando caliento el café en el micro, o cuando me paro en un semáforo en rojo… Consiste en crear unas rutinas inconscientes, cómodas y, sobre todo, muy beneficiosas. Además, nadie tiene que notar que estamos haciendo esos ejercicios, porque no se mueve ninguna otra parte del cuerpo. Si movéis las piernas, glúteos, abdomen, etc… eso no es lo correcto.

  • Terapia de conos vaginales o de bolas chinas: los conos vaginales son, como su nombre indica, un surtido de conos de diferentes pesos, destinados a introducirlos en la vagina y que por un reflejo involuntario de la musculatura, se estimule la contracción muscular para evitar que el cono se caiga, con lo que estaremos fortaleciendo nuestro suelo pélvico. Son muchos los estudios que avalan su eficacia. Primero se comienza con los menos pesados, para ir aumentando de peso, lo mismo que con el tiempo, primero 5 minutos para llevarlos durante una hora o más, posteriormente.

Ahora bien, tenemos otra opción similar en eficacia y algo más económica, que son las bolas chinas, cuya función es la misma: introducirlas en la vagina para provocar esa contracción refleja. Son muchas las dudas que surgen sobre las bolas chinas: ¿no son un juguete sexual?, ¿no se venden en los sex-shops? Sí, ahí se venden, y en otros lugares, pero son un instrumento muy antiguo destinado a esa función, y que con el tiempo han caído dentro del mundo del juego sexual, lo cual no tiene nada de malo, pero su función principal es la que hemos comentado.

Por tanto, una buena terapia de ejercicios de Kegel y el uso de unas bolas chinas o conos vaginales significa un éxito seguro, aunque no sea con la desaparición total del problema, pero seguro que la mejoría es muy grande, y en el campo de la prevención es indudable su eficacia.

Deberíamos hacer también un inciso para comentar la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, que también la utilizamos para fortalecer esta musculatura, pero hay que conocerla bien para aplicarla en casa, ya que es mejor que nos enseñe un profesional, inicialmente al menos. Por eso, hablaremos de este campo más detenidamente más adelante.

Con todo esto, podemos decir que hemos hablado de todo lo relativo al suelo pélvico que está a nuestro alcance, es decir, el conocer su funcionamiento y sus lesiones y, lo que es más importante, lo que podemos hacer para evitar las alteraciones del mismo. Aplicarlo es fácil, sólo requiere de un poco de dedicación por nuestra parte hasta coger el hábito. Si 10 minutos al día pueden solucionarme muchos problemas tan íntimos e incómodos…¿no merece la pena hacerlo?

FALDON PHYSIOS