Quitar el pañal

Hace unos meses, nuestra colaboradora Olga Quintanilla nos contaba cómo y cuándo había que quitar el pañal a los peques.

Con este post y sus consejos decidí quitarle el pañal a mi hijo, de 28 meses, y aquí os cuento como.

Ya llevábamos unos meses en los que todas las mañanas pedía hacer pis, con su hermana al levantarse, ella en el váter y él en su orinal, y justo antes del baño por la noche igual, así que empecé a ponerle a hacer pipí con un resultado muy positivo.

Al estar en la guardería el proceso se retrasa un poco pero en casa, aunque llevase el pañal, yo seguía proponiéndole ir al baño y él encantado.

Mis expectativas eran de lo más realistas, la fregona a mano y un par de orinales, que le gustan más que el váter con el reductor, porque tienen una mejor accesibilidad y se encuentra más autónomo.

Cuando mi hijo hace algo en el orinal, siempre le reforzamos positivamente: cantamos su canción y hacemos un baile

Al principio, aunque le preguntaba repetidas veces a lo largo del día si quería hacer pipí, lo normal es que lo sentara cada poco tiempo. Después fui espaciando las visitas al baño. Es importante saber interpretar cuando el peque se hace pis o puede tener ganas aunque no lo pida.

pañal

 

Cuando duerme la siesta y por la noche sigue haciéndolo con pañal, y una vez que vea que los deja secos durante varios días pues se lo terminaré de quitar.

Si se le escapa, no le damos mucha importancia, aunque si que le hacemos reflexionar sobre dónde se tiene que hacer el pis.

 

Hago aquí una recapitulación de los consejos que nos apuntaba Olga y que tan bien me han ido:

–                    Elogios y recompensas: La ropa con dibujitos es un estupendo incentivo

–                    Coherencia: No interrumpas el proceso por ningún motivo con pañales braguita.

–                    Rutina: Dale tiempo para que vaya al baño antes de salir de casa

–                    Límites: Ponte expectativas realistas.

–                    Disciplina: Refuerzo positivo.

–                    Advertencias: Pregúntale las veces que sean necesarias si necesita ir al baño.

–                    Explicaciones: Enséñale que se siente cuando se tienen ganas de ir al váter.

–                    Contención: Réstale importancia si se le escapa.

–                    Responsabilidad: Anima a tu hijo a que se lave las manos y se limpie cuando sea capaz.

–                    Relajación: Plantéate este aprendizaje de forma abierta.

 

¿Y vuestra  experiencia con el pañal y el peque?

 

FDO: Ana Molleda, la mamá de 5mimitos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *