Celulas madre dentales

¡Quién hubiera imaginado que los dientes que se les caen a nuestros hijos son el mayor tesoro que podemos dejarles en el futuro! Y con razón, el Ratoncito Pérez se los llevaba… ¡je, je! ¡Qué listo!

diente

Pues conviene adelantarse a nuestro querido roedor y hacerse con ellos antes que él, ya que a la vista de las investigaciones del Dr. Songtao Shi, investigador del Nacional Institute of Health (NIH) de Estados Unidos, los dientes de leche contienen células madre por lo que su almacenamiento podría implicar que si nuestro hijo contrajese una grave enfermedad en el futuro, podría curarse.

En 2003 el Dr. Shi utilizó los dientes de leche de su hija de seis años y cuál debió ser su sorpresa cuando pudo aislar y reproducir estas poderosas células para preservarlas y en un futuro poder hacer uso de su potencial regenerativo. Las células madre son las células que forman los tejidos y órganos del cuerpo como el corazón, hígado, cerebro y la piel. Las células madre que se encuentran en la pulpa dental poseen un potencial enorme para el tratamiento de nuevas enfermedades. Existen múltiples investigaciones para nuevos tratamientos como desórdenes degenerativos neuronales, enfermedades crónicas del corazón y medicina regenerativa dental.

En la actualidad hay varias empresas que se dedican a este fin, entre las que destaca BioEdden, una compañía internacional con sede en Austin (Texas, EE.UU) considerada como el primer laboratorio en el mundo que se dedica al almacenamiento criogénico de las células madre de los dientes de leche. La operación consiste en guardar el diente del niño, siempre que esté sano, y enviarlo a un laboratorio especializado en el que procesarán el diente para extraer la pulpa del interior, la sustancia que contiene las células madre. Acto seguido, las células se congelan con nitrógeno líquido y se mantendrán almacenadas hasta que se necesiten. Según algunas informaciones, el proceso cuesta alrededor de 1.600 euros lo que permite a su dueño preservar las células durante treinta años.

Células madre dentales 2. jpg

Las células madre dentales sirven para la regeneración de músculo, piel, cartílago, hueso, hígado, dientes, células beta (diabetes), tejido nervioso, tejido adiposo (grasa), tejido cardiaco, entre otros. Mientras que el objetivo de las células madre del cordón umbilical se utilizan para regenerar exclusivamente enfermedades de tipo sanguíneo como leucemia, linfomas y anemias, entre otros.

La difusión de la preservación de las células madre extraídas del cordón umbilical, minutos después del nacimiento de un bebé ya era conocida desde el éxito logrado en Francia en 1998, pero la garantía de salud que supone la conservación de los dientes de leche comienza a extenderse.

 

FDO: Olga Quintanilla, periodista y madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *