¿Qué debes llevar cuando vayas a dar a luz?

En la semana 36 empecé a pensar que es lo que tenía que llevar en la bolsa para el hospital.

Mi parto fue en un hospital público, y por consiguiente había ciertas cosas del bebé que no tenía que llevar. Normalmente en los hospitales públicos te facilitan todo para el bebé:

Y a mí me facilitaron camisones ( de esos donde llevas el culete al aire), y compresas para la hemorragia posterior al parto.

 

Qué llevar al hospital al dar a luz
fitnessista

Para la madre:Aún así hay que llevar algunas cosas (incluyo lo que me facilitaron porque en algunos hospitales no lo dan):

  • 2 Camisones cómodos para estar en el hospital. Los hay de lactancia.
  • 2 Sujetadores de lactancia, aunque la subida de la leche tarda entre 2 a 3 días, pero por si acaso.
  • Braguitas transpirables (por cierto se pueden lavary se secan muy rápido)
  • 1 Paquete de compresas de algodón para la hemorragia de la cuarentena
  • Chanclas o pantuflas para estar cómoda
  • Discos de lactancia, los hay desechables, por si acaso sube la leche antes de irte del hospital.
  • Ropa para salir del hospital, amplia y cómoda.
  • Un neceser con gel para la ducha y cepillo de dientes y pasta.
  • Toda la información del embarazo, análisis, ecografías, etc.
  • DNI, tarjeta sanitaria.

Para el padre o acompañante:

  • Pantuflas o chanclas
  • Ropa para cambiarse
  • Bolsa de aseo y toallas para ducharse
  • Cable para cargar el móvil.
  • Cámara de fotos, aunque hoy en día el móvil hace maravillas

Para el bebé:

  • Ropita que le vayáis a poner cuando salgáis del hospital, depende de si es invierno o verano deberéis llevar más o menos capas para abrigarle.
  • 4 Bodies
  • 3 Pijamitas
  • 2 Gorritos
  • 2 Pares de manoplas
  • Pañales de recién nacido y alguno más grande, por si acaso el bebé nace más grande.
  • Toallitas del culete
  • Silla del coche para la salida del hospital
  • Arrullos, toquillas, para envolver al bebé.

De todas formas siempre si se os ha olvidado algo, podéis decirle a algún familiar que se pase por vuestra casa o que compre lo que necesitéis. Incluso el acompañante en un momento determinado puede ir a casa a recogerlo.

¿Creéis que me he olvidado de algo?

Fdo: Pilar TA de aprendiendo a ser madre

Embarazo: Todo comienza antes del parto

Cuando pensamos en el embarazo, nos viene a la mente un periodo de 9 meses en el que una vida comienza a crearse dentro del vientre materno; una vida que comienza siendo unas pequeñas células y que a través de conexiones, mitosis y un sin fin de nombres técnicos van formando la vida de un pequeño ser humano que se va a parecer mucho físicamente y conductualmente a su madre y a su padre.

Este proceso es puramente biológico y a través de los controles médicos y un cuidado en la alimentación y en las costumbres de la madre, se desarrollará con normalidad y sin complicaciones.

 

Zapatitos
Fuente: Pinterest

 

Durante este periodo, nadie nos suele hablar de que también se inicia otro proceso que es tan importante como el biológico, un proceso emocional y vincular con el futuro bebé.

 

En este proceso emocional y vincular, no sólo participa la madre, aunque, sin duda, para ella es más fácil; en este proceso debe estar implicado el padre, para que cuando el bebé nazca ya haya un inicio de vínculo.

 

Este desarrollo puede hacerse de diferentes formas, pero con una serie de rutinas que podemos incluir en nuestro día a día, estaremos potenciando nuestro futuro vínculo con el bebé. Un vínculo que estará ligado a sensaciones compartidas durante pequeñas experiencias que se pueden practicar en casa.

Barrigota embarazada
Fuente: Pinterest

Estas experiencias estarán ligadas a la estimulación de los sentidos de nuestro bebé y nos ayudará a que estrechemos vínculos entre el bebé y sus padres y entre ambos padres que empiezan a ejercer un rol diferente a partir de este momento.

Durante los nueve meses del desarrollo en el vientre materno, el niño se mueve, actúa y responde a ciertos estímulos en función de las semanas de vida (Sarmiento, 1996)

  • A partir de la quinta semana, el niño rota, mueve brazos y piernas, voltea y dobla su cuerpo
  • Entorno a las 17 semanas el niño ya posee el sentido del olfato.
  • Las papilas gustativas se forman a las 20 semanas.
  • Con 24 semanas el sentido del tacto se activa.
  • La luz puede ser percibida a partir de las semana 27.
  • Y sólo una semana después,en la semana 28, el niño escucha.

 

Es por este motivo, que a partir de la quinta semana de embarazo podemos ir usando técnicas de estimulación prenatal (kinestésicas, auditivas y visuales) que nos ayudarán a potenciar los sentidos de nuestro bebé y al mismo tiempo a crear un mayor vínculo entre nosotros, el bebé y el mundo.

¿Os parece positivo utilizar estas técnicas para generar vínculo entre lo padres y el bebé? ¿Qué actividades se os ocurren que se pueden realizar?

 

Fdo: Alejandra F. Aladro de .oO PequeEnFamiliaOo.

Vida sexual después del parto

Hoy quiero dedicar unas líneas a un aspecto de la vida de las mujeres que frecuentemente se ve afectado, pero que el abordaje del problema no es tan directo como a los profesionales del sector nos gustaría.

 

Me estoy refiriendo a la vida sexual de la mujer después de un parto,  con sus consiguientes problemas: cicatriz vaginal, desgarro, un prolapso…es decir, después de cualquier alteración que afecte a su región pélvica.

 

Hace unos días estuve compartiendo opiniones, técnicas de tratamiento y otros aspectos, con un grupo formado por ginecólogos, matronas y psicólogos. En relación a las relaciones sexuales, todos pudimos aportar nuestra experiencia clínica, donde nos encontramos con un amplio número de mujeres que sufren dolencias como:

 

–          Dificultad para llegar al orgasmo,

–          Anorgasmia (incapacidad de alcanzarlo),

–          Dolor en la penetración debido a la sequedad vaginal,

–          Dolor posterior al coito de hasta varias horas de duración,

–          Y otros síntomas.

 

El aspecto que más quiero destacar de este encuentro, y compartir con vosotras, es el “dato” que conocemos de la ausencia de “datos”.

Me explico: conocemos el porcentaje de mujeres que nos comunican sus disfunciones sexuales, pero… ¿están todas las que son? La respuesta es NO, porque sabemos que hay mujeres que están sufriendo estas dolencias pero por vergüenza, por miedo, por sentido del ridículo, por no querer confesarlo a su pareja o por otros motivos, no lo cuentan.

nuevasmamas.net

 

Podemos intuirlo mediante el estudio de la paciente, podemos imaginarlo cuando vemos el estado de su suelo pélvico o de su área genital, pero no contamos con toda la información que nos gustaría.

 

La pregunta que lanzo es, si tenemos un problema, ¿no sería ideal ponerle solución? Tenemos que abandonar esa idea de: mi cuerpo y mi área genital. ¡No! nuestro cuerpo es todo por igual, con sus dolencias que nos afectan y con las soluciones a las mismas, con independencia de la zona. No prolonguemos una patología que puede afectar, y mucho, a nuestro bienestar sólo por pensar que es algo vergonzante.

 

Para los profesionales que nos dedicamos a ello, no hay nada más satisfactorio que poder vencer esas barreras psicológicas que se alzan entre paciente y terapeuta y que, una vez derribadas, sólo nos llevan a la mejoría o desaparición del problema.

 

Sabemos que muchas parejas se rompen por no poder llevar una vida sexual satisfactoria. Si la mujer siente dolor siempre que tiene relaciones sexuales, poco a poco las irá abandonando de forma inconsciente. Y ese es un problema de pareja, que hay que hablar en pareja e, incluso, acudir a consulta en pareja.

En mi caso, son bastantes las parejas que vienen juntos para aprender los dos a afrontar esos problemas; de hecho, muchos de ellos quieren ver las técnicas de tratamiento para luego intentar hacerlas ellos en casa.

Es decir, la implicación es una herramienta fundamental en la recuperación de las disfunciones sexuales. El silencio, el miedo, la vergüenza, el tabú…son los enemigos.

 

FDO: Sergio de Magallanes, Fisioterapeuta, especializado en fisioginecología

www.centrophysios.com

 

 

 

Voy a ser padre

Se acerca el día del padre y quedemos compartir con vosotros, cómo vivó el papá de 5mimitos la noticia del embarazo y el parto de sus peques.

¿Cómo reaccionste cuando te enteraste de que tu pareja esta embarazada?

Lo cierto es, que llevábamos un tiempo  intentando quedarnos embarazados y aunque fueron sólo unos meses se nos hizo muy largo, así que cuando me enteré que mi mujer estaba embarazada me lleve una gran alegría.
Una gran alegría acompañada de muchas dudas y preocupaciones, que irían aumentando durante los 9 meses siguientes y que aunque han cambiado aún hoy siguen estando ahí.

Test Embarazo
Fuente: pinterest Jessica Clay via Ashley Friedrich

En el caso de mi mujer, además, empezaron las nauseas, los olores, manías, etc, que yo sufría sin entender, pero dando mi máximo apoyo, claro está.

En cambio, con mi segundo hijo fue totalmente distinto.  Nada más decidirnos ir a por el segundo, nos quedamos embarazados.  Lo descubrimos al ir a la farmacia a por un medicamento, que le habían recetado a mi mujer debido a una afonía y la farmacéutica acabó vendiéndonos un “predictor”, jajajaja, menuda sorpresa, cuando además dió positivo.

¿Cómo viviste el momento de ir al hospital?

Los nacimientos de mis dos hijos fueron programados así que no vivimos ese momento de nervios por ir urgentemente al hospital, con contracciones, porque llegaba el momento.

La noche antes del primer parto, apenas pudimos dormir debido a los nervios  y la inseguridad por no saber qué iba a pasar al día siguiente. Mi suegra, nos llamó por teléfono antes de que sonara el despertador, para comprobar que no nos quedábamos dormidos, creo que estaba incluso más nerviosa que nosotros.

Papá con bebé
Fuente Pinterest: Bethany McCartney via Valerie Mazika

Después de muchas horas, por fin pude ver a mi hija.  No se parecía en nada de cómo me la había imaginado. Estaba hinchada y amoratada, pero aún así, el instito que me despertó fue increible, era mi bebé.

Con el segundo, ya éramos unos papas expertos. Dormimos hasta el último minuto, y nos  deleitamos con un gran desayuno porque ya sabíamos, por la vez anterior, que el parto podría ser largo y pasarían varias horas hasta la próxima comida.
Nada más subir a la habitación, tuve que salir a comprar un buen bocadillo de jamón y una coca cola ya que mi mujer me lo había estado pidiendo cada día de los 9 meses de embarazo, para el día en que diera a luz.
Los nacimientos de mis hijos han sido unos momentos únicos en mi vida que recordaré siempre. En el momento en que tienes en brazos a tu primer hijo eres consciente de que tu vida ha cambiado para siempre.

 

Fdo: El Papa de 5mimitos.

 

 

Masaje vaginal

El otro día estuvimos viendo una introducción al masaje vaginal. Hoy vamos a ver cómo se realiza.

masaje El masaje consiste en aplicar un suave masaje con la ayuda de un lubricante vaginal en la zona externa de la vagina, los labios menores y   el periné (el espacio entre la vagina y el ano), así como en el interior de la entrada de la vagina, donde realizaremos unos movimientos circulares suaves, como si quisiéramos “abrir” esa entrada vaginal, para que la musculatura que la rodea se vaya volviendo elástica. En la zona del periné realizaremos presiones y movilizaciones del tejido.

 

¿Para qué lo hacemos?

Pues muy sencillo: para evitar un desgarro en el parto. Sí, es cierto que hoy en día se practican episiotomías preventivas, cosa que yo apoyo, puesto que es mejor realizar un pequeño corte previo al parto para agrandar el canal y evitar un desgarro, ya que el corte es controlado (aunque es un corte, sí).

Pero, ¿no sería mejor trabajar activamente durante el embarazo ese canal del parto? Así conseguiremos que cuando llegue el momento de la dilatación el médico vea que los tejidos son elásticos y no sea necesario cortarlos. Aunque no podemos que no se vayan a tener desgarros ni se tenga que hacer una episiotomía, sí tenemos datos que demuestran que un altísimo porcentaje de mujeres a las que no se les ha practicado la episiotomía ni han tenido desgarros se había hecho regularmente el masaje vaginal. Creo que merece la pena intentarlo.

 

 

 

¿Cómo aprender a hacerlo?

Es sencillo de realizar, no entraña una dificultad excesiva, y se lo puede hacer la mujer a sí misma o su pareja, cosa que es recomendable a la hora de favorecer el nexo de unión entre ambos en el proceso del embarazo; es una forma de darle un papel de ayuda a la pareja.

La mejor forma de aprender a hacerlo es consultar con un profesional o acudiendo a la consulta a realizárselo, aunque sea una primera vez, para disipar las dudas y los miedos que inicialmente existen.

Se comienza a realizar en las últimas semanas de embarazo, no tiene por qué haber una fecha clave, pero recomiendo un mínimo de 4 o 6 semanas antes del parto. Se realiza unos 5 o 10 minutos cada vez, no es necesario más, siempre con suavidad, realizando movimientos circulares, ligeras presiones y fricciones del tejido. Nunca debe de producir dolor.

 

 

Aquí tenemos otro complemento más para prepararnos para el parto; si nos ayuda, habrá merecido la pena el dedicar unos minutos al día a ello. Si tenéis alguna duda, podéis enviar vuestras consultas, y estaré encantado de ayudaros.

 

FDO: Sergio de Magallanes, Fisioterapeuta, especializado en fisioginecología, www.centrophysios.com

 

 

Nueva tienda online

 

 

Introducción al masaje vaginal

En las próximas semanas hablaremos sobre el masaje vaginal, para qué sirve, técnicas y beneficios. Hoy vamos a comenzar por una pequeña introducción general a este tema, a veces tabú pero muy importante en la etapa del embarazo y parto.¡Comencemos!

Si quisiéramos hacer una clasificación sobre cómo una mujer embarazada puede afrontar un parto saldrían, a mi juicio, dos formas: pasiva o activa.

Esto significa que se puede optar por dejar que la naturaleza siga su curso, hacer los controles adecuados y, finalmente, alumbrar un bebé, que es como se ha hecho desde el principio de la humanidad (excepto por lo de los controles…) o bien cuidarse un poco más, es decir, haciendo ejercicio durante el embarazo, no fumando, cuidando la alimentación, realizando los ejercicios de suelo pélvico, aplicándose crema para evitar las estrías… Personalmente, recomiendo la segunda, está claro.Silueta embarazada

Dentro de esto, existe algo que nos puede beneficiar en el momento del parto, y es el masaje vaginal. En la actualidad, cada vez se va hablando más acerca de este tema, y ya podemos encontrar estudios que apoyan su eficacia, pero también otros que parecen contrarios debido a la ausencia de pruebas que confirmen su utilidad. Creo que en este segundo caso no es que se dude de si realmente es positivo el masaje vaginal de cara al parto, sino que no hay datos suficientes para poder realizar un estudio en profundidad, puesto que todavía son pocas las mujeres que se lo aplican, y eso lleva a manejar unos datos poco relevantes.

Si os hablo de mi experiencia práctica, sólo puedo decir que es positivo, y ahora veremos por qué, y que, sobre todo, no es negativo, es decir, que en el peor de los casos, aunque no le hubiera servido de nada a la embarazada, no estaría haciendo nada dañino ni peligroso.

Veamos en qué consiste: como su propio nombre indica, es un masaje en la vagina. Con esto nos referimos, sobre todo, a la entrada de la vagina. Lo que pretendemos es facilitar a nuestro cuerpo la dilatación de la entrada vaginal en el momento del parto.

Anteriormente hemos hablado de la importancia de trabajar la musculatura del suelo pélvico antes del parto, para que dichos músculos sean más fuertes y más elásticos, y puedan así distenderse mejor para permitir la salida del bebé. Pues si a estos ejercicios les añadimos un masaje que dé elasticidad a los tejidos, favorezca el riego sanguíneo a la zona e hidrate la piel, pues sólo podemos encontrar una respuesta beneficiosa.

En mi próximo post, os contaré en más detalle en qué consiste el masaje vaginal.

Fdo: Sergio de Magallanes.  www.centrophysios.com

 

¿Por qué se lesiona el suelo pélvico?

Como continuación de mi post anterior, aquí os sigo comentando más información del suelo pélvico

¿Por qué se lesiona?:

Como era de esperar, no hay un mecanismo único de lesión del suelo pélvico, sino que son varios los factores que lo va a ir dañando a lo largo de la vida, y muchos de ellos ligados al propio desarrollo de la mujer. Por poner un orden, podemos englobarlos en:

  • Embarazo: el hecho de que se esté desarrollando una persona en el interior del útero hace que aumente la presión sobre el suelo pélvico, y esta presión irá siendo mayor a medida que se acerque el momento del parto. Hay que pensar que la mujer tendrá a un bebé de unos 3 kg, más una placentatripa de embarazada que llegará a los 500 gr, mas unos 2 litros de líquido amniótico, así, aproximadamente, cayendo encima de esa hamaca muscular que comentábamos en los primeros puntos.
  • Parto: este es el gran momento de sufrimiento del suelo pélvico. Como decía anteriormente, por un orificio tan aparentemente pequeño como es la entrada de la vagina, tiene que salir un bebé cuya cabeza supera, y con creces, el diámetro de dicho orificio. Para que esto sea posible, tiene que llevarse a cabo una dilatación que implicará una relajación del tono muscular de esos anillos que decíamos, de tal modo que perderemos la contracción “normal” de esos músculos a favor de la debilidad, todo para permitir el paso del bebé, pero que una vez alumbrado, no se recuperan tan fácilmente. Por poner un ejemplo, imaginad que corréis una maratón por la mañana y otra por la tarde, y así durante una semana. ¿cómo quedaríais?; pues así se queda el suelo pélvico de cansado después del parto…
  • Postparto: entonces, si lo he dejado muy débil después del parto…¿el postparto es malo? Pues bien, no es que sea malo este periodo como tal, sino que nosotros lo hacemos malo porque ni hacemos ejercicio para ayudarlo ni nos dedicamos a él en primer lugar. Es decir, que generalmente la mujer suele querer recuperar la figura pronto, y para ello suele empezar con abdominales, o a correr, o a hacer deportes que lo que hacen es debilitarlo más, por el aumento de la presión intraabdominal cuando hacemos ejercicios, por el golpeteo al correr, etc. Por eso, la primera recuperación que debeos hacer tras el parto es la del suelo pélvico; después vendrán las demás.
  • Menopausia: aquí si que no podemos hacer mucho. La menopausia lleva consigo algunos cambios hormonales que, entre otras cosas, provocan pérdida del tono muscular, y el suelo pélvico es uno de los grandes afectados.
  • Factores genéticos: entorno a un 10% de las mujeres tiene debilidad del suelo pélvico genética. Eso, al ser “heredado”, es algo que tampoco podemos evitar que nos pase. Pero, eso sí, podemos evitar que nos afecte, recordad esto.
  • Ejercicio: como decíamos antes, el hacer muchas abdominales, porque empujamos las vísceras hacia abajo, y lo debilitamos. O el correr, saltar, esfuerzos bruscos…
  • Factores varios: tocar instrumentos de viento (por ese aumento de presión), cantar (no por cantar en la ducha, sino cantantes profesionales), estreñimiento crónico, llevar pantalones muy ajustados…
  • Sobrepeso y obesidad: tener muchos kilo de más ya sabemos que no es bueno en general, pero para el suelo pélvico tampoco, porque estará soportando mucho más esfuerzo del que debe, como es lógico imaginar.

Estos son los puntos más importantes, aunque podríamos enumerar más, la lista. Sea como sea, los que más perjudican son los relacionados con el embarazo, porque afectan directamente a esa zona; y por culpa de la falta de información y por el abandono al que se ha visto sometido este tema por ser tabú durante años, nosotros mismos nos provocamos más daño aún, sin saberlo, claro.

En mi próximo post, os comentaré ¿qué pasa cuando se lesiona?

 

¿Cuándo nos vamos al hospital?

Según se va acercando el final del embarazo nos acuden a la cabeza miles de dudas, entre las que se encuentran todas aquellas relacionadas con: ¿me enteraré que estoy de parto?

Señal de MaternidadPues la respuesta es bien sencilla: SÍ, y aquí os doy unas pequeñas indicaciones de cuándo debemos sí o sí ir para el hospital porque nuestro peque ya quiere vernos las caritas.

Nos podemos poner de parto de dos formas, una de ellas es que comencemos con contracciones y otra rompiendo aguas.

En el primer caso, durante unos días iremos notando dolores como de menstruación o como si estuviéramos ovulando. Estos dolores, al principio molestias, comenzarán a ser más “fuertes” y regulares, hasta que un día nos demos cuenta que son cada treinta minutos y poco a poco esa frecuencia vaya descendiendo y el dolor vaya aumentando. Llegado este momento intentaremos esperar en casa hasta que nuestras contracciones sean cada diez minutos y si el hospital no está muy lejos de casa y nosotras estamos aguantando fenomenal, lo ideal es que esperáramos a que fueran cada cinco minutos, pero esta decisión dependerá de vuestros nervios en ese momento.

Si rompemos aguas hay varias posibilidades: la primera es que esas aguas sean transparentes y sin olor, que en este caso nos iremos al hospital con cierta tranquilidad (tenemos un margen de una horita para llegar). Si las aguas fueran marrones o verdes u olieran mal, tenemos que acudir al hospital lo antes posible; y si cuando rompemos aguas también hay sangrado tenemos que ir con urgencia al hospital más cercano y no al que hubiéramos planeado el parto.

Espero que estas pautas os sean útiles y un último consejo, estar muy tranquilas porque todos estos indicativos sólo quieren decir que uno de los momentos más bonitos de vuestras vidas se acerca, así que ¡a disfrutarlo!

 

Grupos de Preparación al Parto

 

Os voy a contar un programa muy particular que el Ayuntamiento de Madrid tiene en marcha para la preparación al parto.

Se trata del programa de salud materno-infantil, que se ofrece en algunos de los Centros de Madrid Salud.

Es un programa muy completo, puesto que se ofrece apoyo a los futuros padres y resuelve muchas dudas y cuestiones.

El equipo de personas que está implicado en este programa está formado por muchos profesionales, aportando cada uno de ellos su particular visión de la futura maternidad-paternidad. El equipo está formado por:

  • Matrona
  • Trabajador Social
  • Psicólogo
  • Pediatra

Las sesiones del programa son muy intensas, pero muy claras y resuelve las dudas que tenemos antes de dar a luz.

La matrona explica los cambios corporales que se producen durante la gestación, la dinámica del parto, la alimentación, gimnasia que como mujer embarazada podemos hacer para sentirnos mejor, las famosas respiraciones para el parto, lo que nos espera después, cuando nazca nuestro hijo o hija.

El pediatra habla sobre los cuidados y características del recién nacido, para darnos unas pequeñas nociones y sentirnos más seguros.

El psicólogo trata nuestras inseguridades, tanto de cada mamá, como la de la pareja.

El trabajador social, comenta las ayudas que tienen las madres y los padres, cómo hay que solicitar la guardería, o cómo acudir a los servicios sociales.

Es un programa muy completo, donde los profesionales hacen un seguimiento de las madres, de las parejas y posteriormente de los bebes. Por eso una vez pasado un tiempo, el programa da la posibilidad de acceder a unas sesiones post-parto donde estos mismos profesionales completan el programa.

Se habla sobre la alimentación, los cuidados, la higiene del bebé, la fiebre, las vacunas, etc.

El psicólogo apoya a las parejas, escuchando las inquietudes de todos, de la madre y del padre, los miedos y nueva situación.

Lo bueno de este programa es que los grupos que se forman son muy reducidos, por lo que el diálogo es fácil y rápido, resolviendo muchas dudas y problemas a cada una de las mamás.

Si estáis embarazadas y residís en Madrid, os recomiendo asistir a este programa, os ayudará a afrontar la nueva situación y a cuidaros.

Para ello podéis llamar al 010 y preguntar por el Programa Materno-Infantil de vuestro distrito.

Primer estímulo del bebé: Contacto Piel con Piel

El contacto piel con piel se produce cuando el bebé nace y los profesionales sanitarios lo colocan sobre la madre. El bebé intentará reptar hasta el pecho y durante casi 2 horas estará muy despierto y alerta a todo lo que sucede.

Este contacto es muy beneficioso tanto para la madre como para el bebé.

En algunos hospitales lo realizan siempre y en otros si en vez de parto, se realiza cesárea, el contacto del bebé se hace sobre el padre.

Este contacto favorece la regulación de la temperatura del niño, mejor que si estuviera envuelto en las mejores mantas, de esta manera se evita la diferencia de temperatura dentro de la barriga de la madre y el exterior. La temperatura con el contacto piel con piel suele ser de 36 a 37º.

Se reduce el llanto del bebé, que al salir en el parto, para asegurarse la supervivencia necesita el contacto con su madre. Todos los bebes cuando son separados de la madre llama la atención con la protesta de desesperación que consiste en un llanto continuo para volver a estar cerca de la madre. Y ya se sabe que el llanto continuo y prolongado puede provocar estrés en el bebé y por ello puede bajar la temperatura del cuerpo para el ahorro de energía.

Esta práctica favorece la lactancia materna, ya que el bebé sube hasta el pecho y empieza a succionar el calostro típico de los primeros días después del parto.

El bebé además es colonizado por la flora bacteriana de la madre que le protege de otros posibles gérmenes, evitando de esta manera las infecciones.

Y por último, el contacto precoz con la madre favorece el vínculo afectivo con la madre, no sólo en este momento sino hasta otras edades.

Este momento también ayuda a la madre a la contracción del útero y evita la hemorragia post-parto.

Es un momento importante tras dar a luz y debe ser respetado.