¿Ha llegado el momento de quitarle el pañal a tu bebé?

Ya es  primavera y además de la elección de colegio, la compra de ropa para la nueva temporada, algunos padres os tendréis que enfrentar a otro gran dilema ¿ habrá llegado el momento de quitar el pañal a mi pequeño?

En los primeros meses de vida la micción y defecación se realiza de manera automática, sin control voluntario. Entre los 18 meses y los 3 años se produce la maduración de los centros nerviosos correspondientes, de manera que entre los 2 y los 4 años la mayoría de los niños están preparados para controlar ambos esfínteres ( vesical y anal) y por lo tanto pueden ser animados para que comiencen a adquirir la habilidad de retrasar el momento de la micción o defecación, para que avisen y para hacerlo en un lugar determinado.

bebé en orinalLa mejor manera de impulsar hábitos de control en los pequeños es a través de estímulos y recompensa. A partir de los 18 meses se debe sentar al niño en un orinal a la misma hora todos los días durante unos minutos y animarle  .Con el tiempo ocurrirá la defecación o la micción espontánea. Este momento debe ser celebrado con cariño, aprobación e incluso con regalos para que el niño perciba la alegría que este comportamiento suscita en sus padres. Poco a poco dicho evento se repetirá y se transformara en rutina, se puede ayudar a los peques a entender mejor este proceso , si además, por las noches se les lee un cuento relacionado con dejar el pañal el niño entenderá mejor el proceso.orinal lulu

Estos “pequeños” avances también pueden originar en algunos padres un sentimiento emocional de perdida: “mi adorable pequeño se esta haciendo mayor, se hace independiente y se aleja de mi”; en otros casos, un instinto de sobreprotección puede entorpecer el desarrollo normal de cualidades psicológicas tan importantes como la responsabilidad y la estabilidad emocional.

Tanto en este como en otros aspectos es muy importante seguir unas sencillas pautas concertadas tanto en la familia como en el Centro Educativo para fomentar en el niño la adquisición de hábitos de trabajo y de responsabilidad que le ayuden a afrontar los nuevos retos escolares y sociales que con toda seguridad se le presentaran en un futuro. La regla de oro es paciencia y respeto. Es absolutamente contraproducente enfadarse , regañarle o ridiculizarle, así como compararle con otros niños. Cada niño tiene su ritmo de desarrollo y carece de importancia que consiga sus “objetivos” unos meses antes o después.

Aunque quitarle el pañal suponga dejar de ver a vuestro pequeño como ese bebe precioso y dependiente de vosotros, a cambio, veréis a vuestro hijo crecer siendo una persona cada vez mas independiente, madurando y siendo feliz por tener unos papas que entienden sus necesidades, le facilitan su vida y le ayudan a seguir creciendo.

Fdo: Escuela infantil Pluto. Método educativo trabajando: grafo-motricidad y lecto-escritura

 

Consejos para dejar el pañal en 7 días

Ya os comentábamos en anteriores posts cómo y cuando quitar el pañal, pero si aún no lo habéis conseguido, he encontrado en un libro que explica cómo quitar el pañal en 7 días.

Antes de decidir quitarle el pañal tienes que estar segura de que tu peque está preparado, por ejemplo, ya te va avisando cada vez que se acaba de hacer pís.

Si tu bebé ya está listo aquí te dejo los 7 pasos a seguir en 7 días.

1.- Dile a tu peque que le vas a empezar a quitar el pañal y recuérdale que si tiene ganas de hacer pís que te avise. Vamos a ir enseñándole que el pañal ahora sólo se va a usar de noche.bebé en orinal

2.- Vigila al niño y más o menos cada hora y media llévalo a hacer pipí. Hay que tenerle todo el día sin pañal, con ropa cómoda, como pantalones de chandal o con goma, que sean fáciles de bajar y ponle sólo el pañal para dormir; tanto a la hora de la siesta como por la noche.

3.- Intenta enseñar al peque a controlar su esfinter voluntariamente, como si cortara el pipí.

4.-Ya podemos dejarle que vaya corriendo al orinal él solo cuando tenga pipí. Cuando lo haga, además de felicitarle, podemos ponerle  unas pegatinas en el calendario de comportamiento, para visualizar sus progresos.  Si se lo hace encima, no le des mucha importancia; como mucho dile algo así como “acuérdate de decirle al pipí que te avise cuando quiera salir”.

5.- Siempre es de gran ayuda ,y refuerza el aprendizaje acompañar a papá o a mamá al lavabo, si el peque os ve a vosotros él también querrá imitaros y además se sentirá más seguro.

6.- Después de estos días, el bebé ya controlará más o menos el 90% de los posibles escapes, si no es así puede ser porque coma muchas cosas diuréticas,beba mucha agua o aún no esté del todo preparado. Muchas veces ayuda leerles libros sobre dejar el pañal.orinal lulu

7.- Si ya lo ha conseguido, ¡Enhorabuena! podemos hacerle miembro del club de los mayores para que se sienta orgulloso de sus progresos. Ya sólo nos falta quitarle el pañal de la siesta y más o menos a los 15 días aproximadamente , y de la misma forma, le retiraremos el pañal de la noche.

Así que, ¡Manos a la obra! No es tan difícil, hay que perderle el miedo a que mojen un par de días las sábanas o alguno más 😉

Mi peque lo consiguió este verano, pero si bebe mucha agua antes de dormir, alguna vez se le escapa 😉

Puedes encontrar más información en el libro Portate bien de Ma Luisa Ferrerós.

Fdo: Ana Molleda. La mamá de 5mimitos

Cómo y cuándo quitar el pañal

¡MAMÁ, ME HAGO PIS!

¿Cuántos de vosotros, papás, os habéis obsesionado con quitarle el pañal a vuestros enanos? Seguro que muchos, entre los que se incluye esta servidora.

Según los pediatras, lo ideal es que el niño aprenda a sentarse en el váter hacia los dos años pero lo normal es que este aprendizaje esté asentado hacia los dos años y medio o incluso, tres años.

Conviene señalar que por mucho en que nos empeñemos en que el niño aprenda, si no está preparado, tanta insistencia no servirá de nada. Además de estas premisas, considerar que es primordial “dejarse llevar” al principio por el humor escatológico, lo que ayudará al niño a sentirse más cómodo tratándose del hábito rutinario más natural.

Niño haciendo pipi

Jo Frost, la escritora del libro “Supernany” nos aconseja aprender a detectar los indicios de que nuestro hijo necesita ir al baño; conviene no vestirle con ropa complicada; recordar la cantidad de líquido que bebe al día; preguntarle que nota en la tripita cuando siente esa necesidad; preguntarle en repetidas ocasiones si quiere hacer pis; y animarle a ir al baño contigo en esta fase de aprendizaje pero si prefiere intimidad porque es tímido, dársela sin problema para que no se sienta mal.

 

 

Es importante no acotar el espacio de aprendizaje, que experimente lo que es hacer pis en otros lugares diferentes al de casa, al margen de que antes de salir, tomes la iniciativa y le propongas una visita al baño.

¿Orinal o váter? Cuando están en esta fase conviene usar un orinal frente al váter donde le cuelgan las piernas y no tiene dominio total de su cuerpo ya que se sujeta con las manos. El orinal debe ser sencillo, pero conviene tener también otro para los viajes.  Cuando empiece a dominar la situación pásale al váter y proporciónale un escalón para acceder sin problemas. Aprovecha entonces para asociar el uso del váter con la higiene.

Es importante para vosotras mamás, pero también papás, que seáis constantes, que tengáis calma y no sobrecarguéis la situación con culpas innecesarias. Los accidentes también ocurren, una vez, superado el aprendizaje. Esto sucede cuando los niños se ponen nerviosos o están muy distraídos. Restarle importancia y resolverlo con naturalidad. Pero también cuando diga que quiera ir, ¡no le hagáis esperar! Si sucede en la cama, es que los pañales se han quitado demasiado pronto aunque a  veces viene asociado a situaciones externas como nacimientos, mudanzas o pesadillas. Si la oscuridad atemoriza al niño, déjale un orinal cerca de una luz nocturna. Verás como así se anima.

pis

Frost nos propone unas normas básicas:

–          Elogios y recompensas- La ropa con dibujitos es un estupendo incentivo

–          Coherencia- No interrumpas el proceso por ningún motivo con pañales braguita. Sólo le confunden

–          Rutina- Dale tiempo para que vaya al baño antes de salir de casa

–          Límites- Ponte expectativas realistas.

–          Disciplina- Refuerzo positivo.

–          Advertencias- Pregúntale las veces que sean necesarias si necesita ir al baño.

–          Explicaciones- Enséñale que se siente cuando se tienen ganas de ir al váter.

–          Contención- Réstale importancia si se le escapa.

–          Responsabilidad-  Anima a tu hijo a que se lave las manos y se limpie cuando sea capaz.

–          Relajación- Plantéate este aprendizaje de forma abierta.

 

 

FDO: Olga Quintanilla, periodista y madre.