Los niños también aprenden jugando

Continuando con el post de la semana pasada, sobre cómo los bebés aprenden jugando, hoy le toca el turno a los niños que, como ya sabes también aprenden jugando.

Ellos están siempre dispuestos para jugar y son capaces de transformar cualquier actividad en un juego. Además, disfrutan muchísimo de los momentos que comparten jugando tanto con vosotros como con otros niños.

Los niños, como sabes son de naturaleza inquieta, curiosa y además son incansables, así que, las actividades lúdicas resultan ideales para estimularles, además de facilitarles el desarrollo de la concentración y la capacidad de atención, tan necesarias para su aprendizaje en el  futuro.Puzzle coches

Para jugar con el bebé o el niño no hacen falta juguetes muy sofisticados o juegos con muchas normas. Cuanto más sencillos mejor. Lo niños y los bebés sienten fascinanción por las repeticiones, no cansan nunca de jugar al mismo juego un montón de veces, o de escuchar la misma canción o cuento. Con las repetición, lejos de aburrirles permite potenciar la memoria y les aporta seguridad.

Al jugar es importante respetar el ritmo del niño y estimular la necesidad que tiene por experimentar y conocer, animarle en sus ocurrencias o en sus propias iniciativas, sin limitar su imaginación. Jugar es consentirle ser, guiarle y ofrecerle el apoyo necesario para que se descubra, disfrute y aprenda de la experiencia.

Además, otro aspecto fundamental del juego infantil es la imitación. Los niños juegan y aprenden del mundo imitando a los adultos, para ellos imitar es la manera de intentar comprender. Además, imitando aprenden a expresar sus emociones inconscientemente. Aproximadamente a partir de los 2 años, comienzan a desarrollar la fantasía y una gran fascinación por el juego simbólico.

Cuando el niño juega solo, su imaginación le permite, de manera segura, ensayar sus propias capacidades, expresar sus sentimientos e incluso resolver sus conflictos. Cuando juega con otros niños aprende la importancia de saber compartir, la necesidad de respetarse mutuamente y de asumir las normas del juego.

El juego para él es una necesidad, por lo que nunca ha de convertirse en una obligación. Jugar no es perder el tiempo, es aprovecharlo de la mejor manera posible, es un placer a través del cual aprende a ser competente y responsable. Además, de probar sus propias capacidades, de aprender y de descubrir cosas nuevas. Cuando nosotros los padres valoramos la importancia del juego y nos integramos en los juegos de nuestros hijos,tenemos que hacerlo con alegría y entusiasmo, porque para ellos nuestro estado emocionales clave, por lo que si nos ven divertirnos le estimulará a desarrollar el sentido de la diversión, y de pasárselo bien juntos, además de estrechar los lazos familiares, y favorece el equilibrio emocional, también son momentos que siempre recordarán.

¿Te apuntas a jugar?

Fdo: Ana Molleda. La mamá de 5mimitos

Consejos para superar las manías infantiles

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2013/01/olga-perfil-OK.jpg [/author_image]  [author_info] Periodista de vocación desde hace más de veinte años, saemás es Mamá, volcada en sus dos niños de 7 y 10 años, y tía olga perfil de nueve sobrinos con edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años.[/author_info] [/author]

Hace escasas semanas os hablaba de las manías infantiles más comunes que suelen acusar los niños a partir de los tres años, entendiendo tales como esas conductas que se mantienen en el tiempo y de manera recurrente ante determinadas situaciones. Conviene recordar que las manías tienen su origen en momentos de gran ansiedad para el niño porque carecen de mecanismos para reducir el estrés, así que es por ello por lo que se recomienda a los padres grandes dosis de paciencia.  Un cambio de domicilio o colegio, excesivos deberes, una ruptura matrimonial o tensiones familiares pueden desencadenar el inicio de una manía

La mayoría de las veces este tipo de conductas reiteradas suelen ser pasajeras pero si se prolongan en el tiempo, la visita al especialista es obligada. La exclusión de un caso de trastorno obsesivo compulsivo se hace en el momento si la cita es con el neurólogo.

Según los expertos, nunca hay que regañar a los niños delante de otras personas o familia ya sea porque se come las uñas, se chupa el dedo, se tira del pelo, o repite la misma palabra o frase, etc. Los padres deben buscar una señal específica que conozca el niño para que de manera disimulada y respetuosa, pueda corregirlo sin que otros lo noten. Dejarle en ridículo o tratarlo con dureza, producirá un efecto contrario y el niño podría acentuar más esta conducta. Debéis saber que lo hace de forma inconsciente y que en ese momento hay que realzar sus actitudes más positivas.NiñoChupandodedo

Otra posibilidad de reducir la ansiedad es ofrecer al niño la alternativa de volcar esa ansiedad a través de actividades lúdicas, la práctica de un deporte o juguetes entretenidos. Debemos ayudarle a enfrentarse a este tipo de nerviosismo como parte de su desarrollo haciéndole ver que esa conducta es propia de niños pequeños y no de mayores.

Pero hay un momento en el que los padres se percatarán de que las manías han traspasado el límite y ese será cuando la conducta reiterada del niño interfiera tanto en su vida como en la de la familia. Según la psicóloga Alejandra García, se trata de “enseñar a los niños estrategias y herramientas para ayudarle a superar y eliminar estas conductas. Lo primero que observo es que está generando ansiedad en el niño que le lleva a manifestar manías para reducirla. No nos olvidemos que las emociones en los niños son diferentes a los adultos, y en ocasiones se sienten perdidos porque no saben gestionar sus emociones ni entienden qué les pasa”.

Según expone García, a través de técnicas de relajación, cognitivo-conductuales y de autocontrol se trabajará con el niño para ayudarle a superar su dificultad. “Es necesaria también la inclusión de los padres en la terapia para entender el problema de su hijo y poderle ayudar. Las pautas para los padres y los consejos son fundamentales para que el beneficio de la terapia sea mayor y, el niños se sienta apoyado y comprendido”.

Conviene que tengáis presente estas nociones básicas ante las diferentes manías:

–        Dale un toque de atención pero nunca le riñas.

–        Establece rutinas ante los momentos de transición. Hazlos divertidos, predecibles y tranquilos. Evitar la incertidumbre, le ayudará a sentirse menos ansioso.

–        Permanecer atento a señales de nerviosismo o incomodidad de nuestros hijos ante eventos rutinarios como la asistencia a clases determinadas.

–        Ensalza sus progresos y mantén la calma. Así será más sencillo.

 

Puedes encontrar más información sobre este tema en Centro Psicologia Infantil o en Todo papás por ejemplo.

Fdo: Olga Quintanilla. Periodista y madre.

 

Niños bilingües

¿Es bueno que nuestro hijo aprenda idiomas desde la cuna? ¿Cómo hacerlo? ¿Tiene inconvenientes?

Hay colegios bilingües, guarderías, dibujos animados y series en diferentes idiomas. Desde que nacen, los niños están inmersos en un mundo en el que saber al menos dos idiomas es algo primordial.NIño con Letras

Es por este motivo que cuando una pareja decide tener un hijo, pueden producirse dudas sobre cómo y cuándo introducir este segundo idioma.

¿Cuántas veces hemos escuchado? “Este niño parece una esponja” ó “repite todo lo que oye a su alrededor”. Seguramente, hemos escuchado estas frases o similares en muchas ocasiones. Estas frases son correctas ya que la mente de los niños pequeños tiene una plasticidad mayor que la de los adultos y su capacidad de aprendizaje es elevada, amplia. En los primeros años de vida es cuando más información se adquiere, información que está sentando las bases del resto de aprendizajes futuros.

Así que si dudamos de si tienen la capacidad, debemos dejar de tener esta duda, ya que los niños tienen una gran facilidad para adquirir varios idiomas a la vez, lo hacen de forma intuitiva, con total naturalidad, como si tuviesen “un cerebro para cada idioma

La mejor forma de que los niños aprendan dos idiomas es hablarles desde casa en los dos idiomas si se puede, ponerles música en otros idiomas o incluiso los dibujos animados, si no es así se puede optar por llevar a los hijos a guarderías y colegios bilingües.

Cd BabyEinstein Canta y Baila en ingles

Los niños diferencian los idiomas por el acento, las entonaciones típicas, incluso mucho antes de que aprendan a hablar, ya que el cerebro de un recién nacido es permeable y tiene un gran número de células preparadas para controlar el lenguaje. Cuanto más pequeño sea el niño, mayor facilidad tiene para aprender idiomas.

Y hasta aquí la primera parte del post, la semana que viene os seguiré contando

Fdo: Alejandra F. Aladro .oO PequeEnFamilia Oo.

Enseñar buenos modales.

Se entiende por modales las normas de conducta que hacen ver que una persona es correcta y educada. Ser educado es además una actitud, una forma de comportarse con respeto hacia los demás, una manera de hacer que los que te rodean tengan una vida más agradable cuando están a tu alrededor.

Muchos padres tienen claro que quieren que sus hijos estudien carreras, aprendan idiomas y se especialicen con un master y sin embargo  olvidan algo tan básico como enseñarles a decir gracias y por favor.

baby-eating
Fuente:Theparentreport.com

La buena educación aunque escasea cada vez más, no se ha pasado de moda, así que vamos a a recordar cuales son las reglas básicas que deberían aprender nuestros hijos:

–          Saludar. Algo tan básico como dar los buenos días o  las buenas tardes y que cada vez se escucha menos.

–          No hablar a gritos ¿Nos hemos quedado todos sordos?

–          Nunca sobra un gracias ni un por favor. Mejor pecar de exceso que de defecto.

–          El respeto a todo el mundo, hermanos, amigos, compañeros de cole, pero en especial a los mayores:  sujetar las puertas, dejarles pasar primero, cederles el asiento…Enseñar a ser tolerantes y pacientes.

–          Los modales en la mesa: la boca cerrada, nada de ruidos al masticar, bien sentado, no levantarse sin motivo…, esas cosillas básicas.

Y a medida que los niños crecen ir aumentado las exigencias en cuanto a la forma de comportarse, en función de sus capacidades y de su nivel de madurez pero teniendo en cuenta siempre que lo más importante de todo,  es predicar con el ejemplo, y que por muchas reglas que contemos, si no nos ven aplicarlas, no servirá de nada.

¿Crees que los buenos modales han pasado de moda?

 

Fdo. Cristina Rodrigo

Educar a los niños en la era digital.

Internet llegó a nuestras vidas y vino para quedarse. Las generaciones que crecimos con la TV en blanco y negro convivimos con los “nativos digitales”, nuestros hijos, que nos guste o no crecen en ese entorno y lo viven como algo natural.

He oído a madres decir:

“Yo no tengo internet ni lo quiero, que cuanto más tarden los niños en meterse ahí  mejor”.

Bebe usando tabletLos padres de ahora no sólo tenemos que advertir a los pequeños de lo mismo que nos prevenían nuestros padres: hablar con desconocidos, no abrir la puerta de casa a nadie…, sino que además tenemos que extender esto al mundo digital. Hacer como que no está ahí no sirve de nada porque el acceso es cada vez más fácil. Hay que educar para prevenir.

Lo mejor es seguir unas pautas sencillas y de sentido común para educar a los niños en esta nueva realidad:

–          La red es un mundo paralelo al real. Enséñale los valores que tiene que aplicar en su vida y los extenderá a todos los campos de ésta.

–          No vas a conseguir nada prohibiéndole hacer esto o aquello en la red.  Edúcale para que sea él quien tenga la capacidad sensata de decidir. Lo prohibido atrae y si no lo tiene en casa lo buscara en cualquier otra parte.

–          Para enseñar primero tienes que saber. No te mantengas al margen  y aprende a manejar las redes sociales e Internet. Los primeros pasos en la red tienes que llevarle de la mano, enseñarle hasta donde puede y debe llegar y aunque seguro que sabe más que tú  no tiene la misma madurez. Existen filtros para limitar el acceso a determinadas webs.

–          Enséñale cuales son los posibles riesgos que tiene la red. No le asustes. Internet es una ventana al mundo que ofrece un abanico enorme de posibilidades, pero dentro de ellas  las hay dañinas. Muéstraselas y dile qué debe hacer en caso de que se le presenten.

–          La privacidad es importante. En internet se pierde el sentido de lo que es público o privado, todo vale y todo se puede contar. ¿Te desnudas en plena calle? Pues hazte a la idea de que internet es una pero mucho más transitada que cualquiera que conozcas en tu ciudad. Enséñale  que hay cosas que no se deben contar y no deben mostrarse.

Como padres no podemos cerrarnos a esta nueva era de información a destajo y comunicación fácil. Todo es bueno si se usa correctamente, por lo que vamos a enseñarles  a hacerlo bien.

Y tú, ¿Estás ya metido en la nueva era digital?

 

Fdo. Cristina Rodrigo.

Técnicas disuasivas para imponer límites a los niños

Han comenzado las clases y con ellas, la vuelta a la rutina. Más de un papá y mamá seguro que se embarcan en nuevas discusiones para imponer esa necesaria disciplina tras la relajación de las vacaciones. Por ello, los límites deben aplicarse siempre, sin rupturas a causa de la estacionalidad.

Como os comenté en mi anterior post, la supernanny Jo Prost nos recomienda varias técnicas encaminadas a imponer esos límites tan deseados para que nuestros hijos se comporten adecuadamente. Una de estas técnicas es la de la implicación, que suele resultar altamente beneficiosa con los niños pequeños para zanjar cuestiones relacionadas con los celos. Mantener a los pequeños entretenidos mientras realizas alguna labor en casa puede ser factible durante un tiempo pero no el que justamente necesitas. A los pequeños les encanta ayudar en las labores así que cuando comiencen los problemas, lo mejor es involucrarle para que te ayude a lavar verduras, hacer la cama o emparejar calcetines entre otras tareas. “Esta técnica te permite seguir prestando atención a tu hijo comentándole lo que estés haciendo en un momento dado. Una parte importante es el elogio. Agradece a tu hijo su esfuerzo y dile lo bien que lo estás haciendo y lo mucho que te está ayudando”, afirma Prost.

Mama regañandoLa técnica del aislamiento consiste en aislar al niño durante unos minutos para que se tranquilice y reflexione sobre su mala conducta. Se trata de enseñar al niño que un comportamiento inadecuado conlleva esa consecuencia, de esta forma, la situación se relaja y tú dispones de un espacio neutral. El lugar puede ser una habitación vacía, un rincón o un peldaño de la escalera, pero nunca su propia habitación. Procura que no se distraiga con nada para que este castigo surta el efecto deseado.

Hay una tercera técnica que según Prost, es la más exitosa y es “a la próxima te vas fuera”. No obstante, en algunos casos, si el niño es mayor o el mal comportamiento está más arraigado, puede que tengas que probar otras opciones. Si la técnica del aislamiento no funciona, “puede ser porque el niño aún esté deleitándose con la atención que recibe, aunque sea negativa”. La técnica “a la próxima te vas fuera” puede romper esta pauta porque le enseña que el mal comportamiento no le garantiza tu atención en absoluto. No la utilices directamente porque si no, tu hijo pensará que lo estarás ignorando y continuará portándose mal para llamar tu atención.

Prost recomienda para la técnica “a la próxima te vas fuera” lo siguiente:

–      No hay advertencias verbales. Cuando el niño se porte mal, sácalo de la habitación. No habitación. No es necesario que lo lleves a ningún sitio especial, simplemente apártalo de ti. Dile que su comportamiento es inaceptable y que vuelva cuando esté preparado para portarse bien.

–      Si vuelve a la habitación para desafiarte, vuélvelo a sacar. No le prestes atención y dile: “No me interesa”. Evita el contacto visual.

–      Usa el control de la voz. Dile: “Por favor, sal de la habitación”, en voz baja y autoritaria, para no tener que sacarlo personalmente de la habitación siempre que vuelva.

–      Continúa con esta actitud hasta que te diga lo que siente. Esto sucederá más a menudo de lo crees. Privar de atención a un niño que está acostumbrado a tenerla por su mal comportamiento siempre es una verdadera sorpresa para él.

–      Cuando se haya disculpado, elógialo y pídele que vuelva a unirse al juego.

 

FDO: Olga Quintanilla, periodista y madre.

La importancia de las actividades extraescolares

Termina el cole, y…. tu peque tiene: ¿Futbol? ¿Ballet? ¿Natación? ¿Inglés? ¿Piano? ¿Karate?  ¿Patinaje? ¿Ajedrez? ¿Pádel? ¿Informática?

Hoy en día los niños cada vez tienen más programado su tiempo libre por numerosas actividades extraescolares.

Desde la Unidad de Pediatría de Hospital Quirón recomiendan que estas actividades no se conviertan en obligaciones en las que exista un nivel importante de exigencia para ser los mejores y tener que esforzarse al máximo.

Deben ser apropiadas para cada grupo de edad y no impedir que los niños tengan tiempo para jugar y descansar, y que no se conviertan en una obligación día tras día.

Como nos aconseja la Dra. Mª Luisa Mompó, especialista en Salud Mental Infantil de la Unidad de Pediatría de Hospital Quirón, “deben de ser motivo de relajación para los pequeños y no una excusa para tenerlos entretenidos los padres; Deben de favorecer las relaciones con otros niños, el ejercicio físico, aprender cosas nuevas y no ser el objetivo ni la intención, conseguir los mejores resultados y competir. Nunca hay que obligarles a ir en contra de su voluntad. Deben de ser una motivación, un divertimento para ellos y no que lo vean como una obligación o castigo.”

musicos

La Dra. Mompó propone qué tipo de actividad es más adecuada para cada edad:

–       Menores de cuatro años: será suficiente con que los llevemos al parque, que pinten en casa, jueguen y dejen libre su imaginación.

–       A partir de los cuatro años la danza para la expresión corporal, la natación que favorece la psicomotricidad, el dibujo o la música para potenciar su creatividad y la comunicación, les ayudará a aumentar la confianza en sí mismos.

–       En la etapa escolar, mayores de seis años, son beneficiosos los deportes en grupo para que aprendan normas, a trabajar en equipo, al mismo tiempo que favorezcamos la coordinación y la psicomotricidad: fútbol, ballet, gimnasia rítmica, baloncesto…”

 

FDO: Unidad de Pediatría de Hospital Quirón

 

 

Cómo establecer límites con los hijos

La disciplina es esencial para desenvolvernos adecuadamente en las distintas parcelas que rigen nuestra vida, pero esta habilidad debe aprenderse desde pequeño. De ahí, la importancia que supone plantearnos en qué medida somos estrictos con nuestros hijos. Hay una afirmación en la que muchos psicólogos infantiles están conformes y es que los padres pierden la autoridad cuando ceden para convertirse en colegas de sus hijos. Así que lo correcto será encontrar el punto de equilibrio para ser cariñosos con ellos pero también firmes cuando la situación lo exija.

Según la especialista en educación infantil, Jo Frost, es erróneo pensar que nuestro hijo nos querrá menos porque le impongamos una disciplina: “Quienes piensen que la disciplina es sinónimo de castigos severos se equivocan. La disciplina consiste en enseñar a tu hijo cómo comportarse y ponerle límites. Conlleva elogios y palabras de ánimo como firmeza y control”.

limites a los niños

 

Uno de las primeras normas a considerar es la forma de hablar con nuestros hijos. Y lo recomendable es generalizar, no utilizar frases largas o complicadas, y ante todo, exagerar los gestos. Los niños asimilan el conjunto que implica el tono de voz, el lenguaje corporal y la inseguridad o angustia que expresemos en el momento de la riña. La voz de la autoridad como lo denomina Frost, se exhibe acercándote a tu hijo cuando no esté junto a ti para evitar gritos desde otra habitación; situarnos a su altura para mantener un contacto visual con él; sujetarlo por los brazos para evitar que salga corriendo y si nos da la espalda, pedirle que nos mire; no utilizar un tono amenazador sino grave, firme y autoritario que no muestre enfado ni menosprecio ni negociación. Y por supuesto, decirle lo que ha hecho mal con calma y firmeza como por ejemplo: “Pegar no está bien. No se pega a la gente. No quiero que vuelvas a hacerlo, por favor”. Es importante dejar claro que “lo que está mal es el comportamiento, no que el niño sea malo”, apunta Frost.

Y, ¿qué dice la voz de la aprobación? Los elogios también forman buena parte de la disciplina. “Cuando el buen comportamiento no recibe la atención debida, el niño prueba con lo que sabe que seguro que si da resultado”, dice Frost así que no escatiméis elogios y emplear un tono elevado para expresar vuestra alegría por ese buen comportamiento.

A la hora de reprender, la expresión verbal debe ajustarse a unos parámetros como no chillar y utilizar la voz de la autoridad para el mal comportamiento; hablar en positivo; no ser bruscos ni dar órdenes a destajo pues la resistencia estará asegurada; no aplicar etiquetas a nuestro hijo; ser atentos y hablar con educación; no responderle con gritos; no recurrir a los tratos cuando existan rabietas y huir de las comparaciones con los hermanos ni hablar de él desfavorablemente delante de otras personas. Así qué, ¡mucho ánimo!

Próximamente os contaré algunas técnicas disuasivas para corregir el mal comportamiento recomendadas por la “supernanny” Frost.

poner limites

 

A continuación, os expongo 10 consejos de Charles E. Shaefer Ph. D., profesor de Psicología y director del Centro de Servicios Psicológicos en la Universidad de Fairleigh Dickinson:

–          Ser objetivos a la hora de solicitar algo a los niños. Frases cortas y órdenes precisas.

–          Facilitar opciones ante situaciones de rutina.

–          Aplicar firmeza en las órdenes que les impongamos. Ej.: “Vete a tu habitación ahora” y no “¿por qué no te llevas los juguetes fuera de aquí?”

–          Acentuar lo positivo.

–          Guardar distancias. Ej.: “Son las nueve, hora de acostarse” y no decir, “quiero que te vayas a la cama”. Así el conflicto será entre el niño y el reloj.

–          Explicar el por qué de los malos comportamientos.

–          Sugerir alternativas. Ej.: “No te doy una galleta antes de cenar. Te puedo dar un helado después de la cena”.

–          Firmeza en el cumplimiento de las rutinas.

–          Desaprueba la conducta, no al niño.

–          Controlar nuestras emociones.

“Cuanto más expertos nos hacemos en fijar los límites, mayor es la cooperación que recibiremos de nuestros niños y menor la necesidad de aplicar consecuencias desagradables para que se cumplan los límites. El resultado es una atmósfera casera más agradable para los padres y los hijos”, afirma Shaefer.

 

FDO: Olga Quintanilla, periodista y madre.

 

 

Juegos de estimulación para compartir con tu hijo (1-3 años)

A veces los padres, cuando llega la época de vacaciones y nos enfrentamos al tiempo libre que habitualmente no tenemos, nos encontramos con un tiempo que hay que llenar y que en ocasiones no sabemos cómo.
Os voy a proponer una serie de juegos para compartir con vuestros hijos y en los que no hace falta más que voluntad y ganas. Algunos sirven para estimular a los más pequeños y en en otro post que publicaremos más adelante hablaremos de cómo entretener a los más grandes. Se lo podéis proponer a modo de ginkana :

Juego, estimulación, jugar

 

Juegos con bebés de 1 a 3 años:

– Si el niño aún está empezando a decir sus primeras palabras dedicad tiempo a hablarles repitiendo frases y dejando que la última palabra la pronuncie él. Funciona estupendamente con canciones. A veces sólo pronuncian la última silaba pero es más que suficiente.

– Juegos en los que el niño tenga que tener control espacial y psicomotricidad manual, meter palitos en un bote por ejemplo o pelotas de tenis en un calcetín.

– Reconocer objetos con los ojos cerrados, una cuchara, una esponja, un trozo de cartón e intentar adivinar el objeto. Si es muy pequeño, simplemente la estimulación táctil es suficiente.

– Caminar sobre una línea trazada en el suelo o intentar poner sus pies uno detrás de otro, y repetir esta operación hacia delante y hacia atrás. Los juegos psicomotrices son básicos en esta etapa del desarrollo.

– Gatear empujando una pelota con la nariz y llevarla hasta un lugar concreto. Hacerlo con el niño para mostrarle cómo.

Todos estos juegos desarrollan su aparato locomotor y estimulan sus sentidos al tiempo que se divierte. Es una manera fácil de compartir el tiempo con él mientras le ayudamos a crecer.

 

 

jugar estimulando
Y tú, ¿Cuál es el juego que más practicas con tu peque?

Fdo. Cristina Rodrigo

 

 

Nueva tienda online

 

El juguete educativo y la importancia del juego

El juego tiene tanta importancia en la vida del niño que los padres debemos intentar que sea lo más educativo y estimulante posible.

Un  niño juega desde los primeros  meses de vida. Lo hace con sus pies, el chupete y todo lo que tiene al alcance. (Recuerdo a mi hija con apenas cinco meses doblando la colcha de la cuna para formar picos y rozarlos con sus dedos).

Jugar es algo necesario para la correcta evolución emocional, intelectual y física del niño.

A medida que crecen necesitan una estimulación mayor, juguetes que fomenten la creatividad, la imaginación,  que les motive lo suficiente como para explorarlos durante un tiempo antes de abandonarlos, de ahí la importancia de un juguete que divierta y eduque.

 

juguete educativo, niño

Un juguete educativo debe ser  capaz de entretener sin aburrir, enseñar a crear, desarrollar la psicomotricidad, ayudar a socializar y fomentar su madurez. EL juguete es el elemento a través del cual el niño va  descubriendo el mundo que le rodea y con el juego aprenderá a exteriorizar y gestionar sus emociones.

Es por eso que como padres y educadores debemos darle la importancia que tiene, aprendiendo a escogerlos en función de la edad que tienen los niños y  no corriendo más de la cuenta porque nuestros hijos sean muy listos. Un juguete que no es  adecuado para la edad del niño bien puede no estimularle lo suficiente o frustrarle como para que lo abandone.

Para que un juguete sea entretenido y desarrolle la capacidad intelectual del niño  tampoco  tiene porqué ser un juguete complicado, todo lo contrario, la sencillez debe ser la base de cualquier elemento lúdico. Cuantas veces nos ha pasado que tardamos en escoger un juguete y el niño termina entreteniéndose con el  envoltorio  en el que viene protegido.

 

taller del juego de 5mimitos en abc serrano

 

Y a pesar de la importancia del juguete, y del fin educativo y estimulante que debe tener, no olvidemos que lo principal es el juego en sí mismo,  que por muy educativo y estupendo que sea un juguete, lo mejor para tu hijo es que compartas el tiempo jugando con él. Así que relájate, disfruta y no quieras acabar el puzzle antes que él, y lo digo por experiencia propia.

¿Cómo te gustan a ti los juguetes para tu hijo?

FDO: Cristina Rodrigo