Juego y estimulación en el agua: Beneficios de la matronatación

Ya os hemos contado en más ocasiones qué es la matronación y sus beneficios, pero hoy nos los vuelve a recordar la fisioterapeuta de iQtra.

Uno de los principales beneficios de la matronatación es que ayuda al desarrollo psicomotor y cognitivo del bebé  y además, resulta especialmente beneficiosa para bebés y niños prematuros.

Como ya os hemos contando anteriormente, el agua es un entorno perfecto para la estimulación infantil, y  ya sabéis que en 5mimitos nos encanta daros consejos sobre juegos y estimulación con los peques, por eso hoy hemos hecho un hueco en el blog a Estela Pérez,  fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada y experta en terapia acuática.

Estela Pérez, fisoterapeuta de iQtra[1]

Ella nos cuenta cómo la natación para bebés potencia y mejora su desarrollo psicomotor, cognitivo y sensorial, les aporta confianza y enriquece la relación entre el bebé y sus padres. Todo ello mientras ambos juegan y se divierten en la piscina,  “El agua es un entorno idóneo para la estimulación infantil, facilita ciertos movimientos, relaja las articulaciones, despierta el equilibrio… Y el bebé se siente cómodo, libre y ágil y se divierte”, cuenta Estela Pérez. Además, “El medio acuático le aporta autonomía y confianza: en la piscina, junto a su padre o a su madre, amplía su seguridad física, disfruta y se relaja”, nos añade, “a la vez que se habitúan al medio y aprenden a manejarse en él, algo que también supone una gran tranquilidad para los padres”.

También nos recuerda que “Si la terapia en el agua es beneficiosa para todos los niños en general, mucho más en aquellos que sufren algún tipo de patología como hipotonías de cualquier origen, grandes prematuros, parálisis cerebral infantil, enfermedades neuromusculares, etc.”

Sesión matronatación 2

¿Y desde cuándo puede los bebés pueden disfrutar de esta experiencia y sus beneficios? Pues desde los cuatro meses. Normalmente en los sitios en los que se imparten clases de matronatación los profesionales suelen adaptar las clases a las necesidades de los peques, como es el caso de iQtra.

Las clases suelen estar centradas en:

  • Que el bebé adquiera tono muscular en la espalda, sujete la cabeza, se mantenga boca abajo y en esta postura empiece a hacer reacciones de equilibrio.
  • En medio de juego y chapoteos se fomenta que el peque aprenda a agarrar objetos, traspase con ellos la línea media, encaje piezas, barquitos
  • Cuando ya tienen tono muscular suficiente se comienza a trabajar con los peques sentados. Suelen usar  flotadores y otros materiales de la piscina y también las manos de sus padres, lo que fomenta el vínculo y el apego entre padre e hijo.
  • A partir del año se comienza a trabajar ya con posturas con el peque de pie y con la preparación para la marcha. A través de los ejercicios en el agua se va ayudando al niño a que desarrolle el equilibrio para permanecer de pie a la vez que vamos aumentando la fuerza de sus piernas y de su espalda.
  • A los 2 años el niño ya empieza lo que propiamente serían las habilidades para la natación. Ya es capaz de mantenerse en el agua él sólo con pequeñas ayudas y se  va introduciendo la patada natatoria y el movimiento de los brazos. A los dos años o dos años y medio llega el momento en el que el peque ya puede zambullirse en piscinas más grandes.

Mis peques fueron los 2 a matronatación y la verdad es que les vino fenomenal, ¿Y los tuyos?

Fdo: Ana Molleda. La mamá de 5mimitos.

Matronatación

La natación para bebés conocida como “matronatación” es una práctica novedosa de la actividad física orientada a que nuestros bebes tomen contacto y experimenten en el medio acuático.

Además de que nuestros más pequeños disfruten esta práctica tiene muchos beneficios como paliar trastornos y patologías, mejorar la adaptación a la escuela, prevenir accidentes en este medio, y hasta lograr un vínculo afectivo con los padres.

matronatacion

 

¿Cuando debe ir nuestro bebé a matronatación?

Nuestro bebé puede ir a matronatación desde el tercer mes (algunos antes) hasta los 3 años, en el transcurso de este tiempo, como cualquier otra actividad la dificultad y complejidad de las sesiones debe aumentar progresivamente a medida que este va creciendo.

 

Los beneficios que esta actividad pueden tener en el bebé son:

  1. Desarrollo psicomotor: Conocimiento de su esquema corporal, capacidad perceptiva, equilibrio, movilidad y orientación.
  2. Conocimiento del medio y autonomía del niño en el agua.
  3. Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio.
  4. Ayuda al sistema inmunológico.
  5. Aumenta el coeficiente intelectual.
  6. Iniciación al ambiente social en un ambiente lúdico y arropado por los padres.
  7. Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.
  8. Ayuda al bebé a sentirse mas seguro y a relajarse.

Las sesiones deben ser en grupos muy reducidos, lo normal es ver grupos de 3-4 bebés y comenzar con un tiempo de 15 o 20 minutos, e ir incrementando la duración de la sesión 5 minutos cada día. Se recomienda que la sesión sea 2 veces a la semana y pudiendo alternar el padre y la madre. Y hay que tener en cuenta la hora de estas clases, pensando en los pequeños ya que no podrán realizarse a primera hora de la mañana o después de comer o a ultima hora de la tarde, ya que este no estará en condiciones de realizar la sesión correctamente. Hay que respetar su ciclo vital.

Los contenidos principales a desempeñar en los cursos serán:

  1. Contenidos motores como la flotación dorsal y ventral.
  2. Movimientos de miembros inferiores y superiores.
  3. Respiración: ritmo respiratorio y pausa respiratoria.
  4. Coordinación brazos-piernas.
  5. Orientación.
  6. Comprensión de tareas.

En mi caso, como padre,  esta experiencia me ha servido  para estar más en contacto con mis hijos y aprovechar esta etapa ya que nunca mas se volverá a repetir. Muchas veces meterse en la piscina en los meses de invierno no apetecía  pero me sacrificaba por ellos. Luego cuando ves los avances te sientes  muy reconfortado al verlos como van evolucionando.

FDO: el papá de 5mimitos