La importancia de enseñar a signar a tus hijos

Los bebés tienen la capacidad de comunicarse desde que nacen. A través de sus sentidos nos muestran sus necesidades. Somos las personas adultas las que normalmente no sabemos distinguir si un llanto determinado es por una cosa u otra, o si con una mirada, un roce o un manotazo nos quieren decir algo.
A los pocos meses empiezan a comunicarse con sus pequeñas manos; dando palmas, diciendo adiós, señalando, haciendo caricias, tirando besos, pidiendo ¡aúpa!… Son signos que aprenden sin esfuerzo, puesto que pertecenen a su entorno social.

Bebe Signando
Lo que se pretende con el uso de los signos de la lengua de signos es ofrecerles una herramienta comunicativa para que puedan expresar todo tipo de conceptos, de ahí la importancia de enseñar a signar a los niños. Por ejemplo, en vez de señalar una manzana cuando la tienen delante, pueden decir “manzana” si quieren una, aunque no la tengan a la vista.

El uso de la lengua de signos en nuestro día a día fortalece el vínculo emocional entre el bebé y la persona adulta. Al haber un mayor entendimiento se incrementan los momentos buenos y disminuyen las situaciones estresantes que se generan al no comprendernos en determinadas situaciones. Se reduce considerablemente la frustración, tanto del bebé como de la persona adulta. Se aumenta la autoestima del bebé, que se siente comprendido en sus necesidades y peticiones. En definitiva, la comunicación mejora en ambos sentidos.Niño Signando

También se estimula el aprendizaje de la lengua hablada, a pesar de lo que podamos pensar la primera vez que oímos esto de los signos para bebés, puesto que siempre que hacemos el signo lo acompañamos de la palabra. Se favorece el desarrollo intelectual y la coordinación visual y muscular.

Es increíble ver la mirada de un niño que se siente comprendido después de hacer un signo. Es fascinante todo lo que tienen que comunicar, simplemente por el placer de contarnos. Ayer estaba cocinando con mi hija. Tiene 14 meses. Cogió una de las coles de Bruselas, la exploró con la boca, la volvió a dejar y me hizo el signo de “piedra”. La miré y le dije “¡es verdad que se parecen a las piedras!”. Me miró y sonrió. ¡¡Estábamos teniendo una conversación!!. Fue increíble. Con el uso de los signos este tipo de situaciones se dan habitualmente porque lxs peques asocian los signos a las palabras y a las imágenes. Es alucinante todas las conexiones que pueden realizar.

Otra de las ventajas del uso de los signos es que es divertido para todos. Es un juego. Así lo aprenden.

Espero que disfrutéis con vuestros peques y que aprendan muchos signos para que puedan contaros grandes cosas a través de sus pequeñas manos.

Fdo: Ruth Cañadas Cuadrado de Otanana.com – Lengua de signos para bebés

Los bebés hacen algo más que jugar

Ver a un bebé jugar es una de las cosas más bonitas que hay. Se divierten con sus dedos de las manos, con sus dedos de los pies o con cualquier cosa que encuentran o les dejan al alcance. Pero, ¿están jugando realmente?

El juego es una de las actividades más importantes de los niños. Es una forma de aprender sin darse cuenta de que están aprendiendo.

Bebe jugando

Es una actividad que realizan desde que nacen, mediante ensayo y error aprenden a realizar los movimientos básicos, descubren sus manos, descubren sus pies, aprenden a girarse sobre sí mismos.

Todas estas actividades están teñidas de un tinte lúdico, ya que de esta forma, el esfuerzo que requieren será llevado mejor y además de la satisfacción del logro cumplido, van disfrutando en cada intento, en cada descubrimiento.

Como es natural, cuando nuestros hijos se dedican a jugar no se lo impedimos, sobretodo durante el primer año y medio de vida; pero entorno a los 2 años, intentamos que también realicen otras actividades, más normativas.

Estas actividades más normativas son positivas para su desarrollo y evolución, pero debemos potenciar que estas actividades sean amenas y divertidas para que puedan incluirse dentro de su vida.

Bebe subiendo a un columpioEl juego no es únicamente una actividad lúdica, es la forma básica de aprendizaje de los niños.

En los dos primeros años de vida, a través de las actividades lúdicas, estimulan sus sentidos usando su propio cuerpo como herramienta para descubrir el mundo y su lugar en él.

Es por este motivo, por lo que debemos permitir que los niños exploren, prueben, toquen, se lleven las cosas a la boca, por supuesto, siempre con nuestra supervisión y cercanía, pero sin coartar sus movimientos.

Para ello no es necesario que les llenemos de juguetes y objetos caros, simplemente, dejemos a su alcance objetos cotidianos y seguros.

¿De qué forma potencias las actividades lúdicas en el día a día de tu bebé?

Fdo: Alejandra F. Aladro. Psicóloga en PequeEnFamilia.com

Juegos para compartir con tu hijo (3-6 años)

Ya hablamos en un post anterior sobre cómo podías jugar con tu hijo más pequeño (1-3 años) y estimularlo al tiempo que se divierte  y comparte tiempo contigo. Ahora vamos a darte ideas de cómo puedes  hacer lo mismo con el primogénito de la familia  o si tu hijo es más mayor y quieres jugar con él.

niño, jugar,estimulación

Cambio de roles

El niño pasa a ser el educador y éste puede comportarse por un rato como le venga en gana. Es curiosos observar la conducta del niño en este cambio de papel porque casi siempre actúa de forma protectora o de manera autoritaria. ¿Por qué será?

 

Cuenta cuentos

En esta etapa el niño ya maneja mejor el lenguaje por lo que se puede jugar a inventar cuentos. Uno empieza y el otro tiene que continuar la historia. Estimulas la imaginación y desarrollas el lenguaje.

 

Manualidades

Cualquier tipo de manualidad en esta etapa les encanta. La plastilina, pintar con los dedos, colorear sal con tizas de colores, recortar o doblar papel. Recuerda lo que aprendiste en el cole y ponlo en práctica con tu hijo.

pintor

 

Los juegos que impliquen movimiento

Por ejemplo, hacer de estatuas (bailar y quedarse como una estatua cuando pare la música), el escondite inglés, carreras a la pata coja, saltar a la cuerda, el corro de la patata… Moverse es bueno.

 

Adivinar objetos

Con los ojos cerrados, pedirle que lo describa, que nos cuente si tiene sonido, si huele a algo o tiene sabor. Que adivine lo que es.

 

Espero que os sirvan estas pequeñas ideas para pasar un rato agradable y estimulante con los peques de la casa.

¿Tienes tú algún juego favorito que quieras compartir?

 

FDO: Cristina Rodrigo

 

Nueva tienda online

 

 

Juegos de estimulación para compartir con tu hijo (1-3 años)

A veces los padres, cuando llega la época de vacaciones y nos enfrentamos al tiempo libre que habitualmente no tenemos, nos encontramos con un tiempo que hay que llenar y que en ocasiones no sabemos cómo.
Os voy a proponer una serie de juegos para compartir con vuestros hijos y en los que no hace falta más que voluntad y ganas. Algunos sirven para estimular a los más pequeños y en en otro post que publicaremos más adelante hablaremos de cómo entretener a los más grandes. Se lo podéis proponer a modo de ginkana :

Juego, estimulación, jugar

 

Juegos con bebés de 1 a 3 años:

– Si el niño aún está empezando a decir sus primeras palabras dedicad tiempo a hablarles repitiendo frases y dejando que la última palabra la pronuncie él. Funciona estupendamente con canciones. A veces sólo pronuncian la última silaba pero es más que suficiente.

– Juegos en los que el niño tenga que tener control espacial y psicomotricidad manual, meter palitos en un bote por ejemplo o pelotas de tenis en un calcetín.

– Reconocer objetos con los ojos cerrados, una cuchara, una esponja, un trozo de cartón e intentar adivinar el objeto. Si es muy pequeño, simplemente la estimulación táctil es suficiente.

– Caminar sobre una línea trazada en el suelo o intentar poner sus pies uno detrás de otro, y repetir esta operación hacia delante y hacia atrás. Los juegos psicomotrices son básicos en esta etapa del desarrollo.

– Gatear empujando una pelota con la nariz y llevarla hasta un lugar concreto. Hacerlo con el niño para mostrarle cómo.

Todos estos juegos desarrollan su aparato locomotor y estimulan sus sentidos al tiempo que se divierte. Es una manera fácil de compartir el tiempo con él mientras le ayudamos a crecer.

 

 

jugar estimulando
Y tú, ¿Cuál es el juego que más practicas con tu peque?

Fdo. Cristina Rodrigo

 

 

Nueva tienda online

 

El juguete educativo y la importancia del juego

El juego tiene tanta importancia en la vida del niño que los padres debemos intentar que sea lo más educativo y estimulante posible.

Un  niño juega desde los primeros  meses de vida. Lo hace con sus pies, el chupete y todo lo que tiene al alcance. (Recuerdo a mi hija con apenas cinco meses doblando la colcha de la cuna para formar picos y rozarlos con sus dedos).

Jugar es algo necesario para la correcta evolución emocional, intelectual y física del niño.

A medida que crecen necesitan una estimulación mayor, juguetes que fomenten la creatividad, la imaginación,  que les motive lo suficiente como para explorarlos durante un tiempo antes de abandonarlos, de ahí la importancia de un juguete que divierta y eduque.

 

juguete educativo, niño

Un juguete educativo debe ser  capaz de entretener sin aburrir, enseñar a crear, desarrollar la psicomotricidad, ayudar a socializar y fomentar su madurez. EL juguete es el elemento a través del cual el niño va  descubriendo el mundo que le rodea y con el juego aprenderá a exteriorizar y gestionar sus emociones.

Es por eso que como padres y educadores debemos darle la importancia que tiene, aprendiendo a escogerlos en función de la edad que tienen los niños y  no corriendo más de la cuenta porque nuestros hijos sean muy listos. Un juguete que no es  adecuado para la edad del niño bien puede no estimularle lo suficiente o frustrarle como para que lo abandone.

Para que un juguete sea entretenido y desarrolle la capacidad intelectual del niño  tampoco  tiene porqué ser un juguete complicado, todo lo contrario, la sencillez debe ser la base de cualquier elemento lúdico. Cuantas veces nos ha pasado que tardamos en escoger un juguete y el niño termina entreteniéndose con el  envoltorio  en el que viene protegido.

 

taller del juego de 5mimitos en abc serrano

 

Y a pesar de la importancia del juguete, y del fin educativo y estimulante que debe tener, no olvidemos que lo principal es el juego en sí mismo,  que por muy educativo y estupendo que sea un juguete, lo mejor para tu hijo es que compartas el tiempo jugando con él. Así que relájate, disfruta y no quieras acabar el puzzle antes que él, y lo digo por experiencia propia.

¿Cómo te gustan a ti los juguetes para tu hijo?

FDO: Cristina Rodrigo