Aprender a identificar las emociones

Algo que no me había planteado jamás, antes de ser madre, era el tema de las emociones.

Como adultos, tenemos ciertos problemas, muchos de nosotros, en identificar las emociones, ¿no creéis? Creo que en la escuela, en los colegios vuelcan muchas energías en las matemáticas, ciencias, literatura, pero ¿y las emociones? Si pudiéramos identificarlas, podríamos poner remedio a muchas situaciones y malas experiencia.

Mi hija tiene una edad en el que las rabietas ya están presentes, por lo que estar enfadada, contenta, rabiosa o triste, ya sabe lo qué es. No es que sepa lo que significa estar enfadada, o triste, pero ya ha sentido esas emociones, aunque de momento no las sabe identificar.

Desde hace ya tiempo, cuando mi hija empezó a intentar expresarse verbalmente, empecé a jugar con ella, aprovechando el momento del cambio del pañal, a contarle con la expresión de mi cara, cuando estoy enfadada, triste, o alegre.

Y es curioso, porque la primera vez que hice este juego, al preguntarla cuando ella estaba contenta, empezó a dar patadas en el aire y poner una sonrisa enorme. Luego le contaba cuando podría ella saber que mamá estaba enfadada y yo fruncía el ceño. O cuando le decía cómo identificar la tristeza, me encogía e intentaba poner una cara que lo expresara.

Esto se lo repito de vez en cuando para que vaya conociendo un poco más acerca de las emociones.

Hace unos días, me enfadé con ella, y además de un grito que le di, lo cual me arrepiento mucho, le expliqué que estaba enfadada. Cuál fue mi sorpresa, que ella vino y me dio un abrazo. Creo que además debemos explicarles cómo nos sentimos nosotros.

Además en casa tenemos un refuerzo acerca de las emociones, un libro cuyas ilustraciones son una manera de mostrar de manera muy visual, ciertas situaciones por las que un niño puede estar enfadado, contento o triste. Os lo recomiendo, se llama las emociones de Nacho.

Las emociones de nacho

Es un libro para que los niños vayan descubriendo a través de las viñetas, de las rimas, y las solapas, cuando Nacho está contento, asustado, enfadado o triste.

identificar emociones

 

¿Os habéis planteado enseñar a vuestros hijos a identificar las emociones? ¿las sabéis identificar vosotros?

Fdo: Pilar TA de aprendiendo-asermadre

Debería estar muy content@ y no me siento bien

embarazada con ecografía

 Acabo de saber que estoy embarazada, acabo de saber que mi pareja está embarazada, acabo de tener un bebé…y no me siento bien. En la intimidad de la consulta de matrona me encuentro, en numerosas ocasiones, con mujeres o con sus parejas que me preguntan por sus emociones en situaciones vitales en las que socialmente tenemos interiorizado que la mujer o la pareja deberían sentirse bien. Ell@s me preguntan ¿es normal? ¿por qué me pasa esto? ¿qué significa?…Entonces intento explicarles que las emociones, los sentimientos, se originaron en los seres vivos como mecanismos para facilitar la toma de decisiones ante los estímulos que se presentaban en su entorno vital.

¿Qué hacer? ¿Acercarse o huir? ¿Amar u odiar?… y que de esta decisión dependía muchas veces la supervivencia (Allman, 2000). Esto hace que las emociones no sean positivas o negativas, sino activaciones de nuestro sistema nervioso que nos predisponen a la acción, por lo que lo importante es pararse a identificarlas. ¿Cómo me siento?…content@, optimist@, ilusionad@, preocupad@, nervios@, enfadad@, etc. Una vez que las identificamos conseguimos valorarlas con cierta distancia, dejamos de ser la emoción y percibimos a la persona que somos con un sentimiento. Esta distancia nos permite dar el siguiente paso ¿comprender por qué me siento así?.

Estoy feliz porque deseaba mucho ser madre/padre, estoy preocupada porque el saber que voy a ser o que soy madre/padre me hace sentir responsabilidad, etc. Y una vez que empiezo a entender el porqué de mi sentimiento puedo cuidarme y dejar fluir e irse al sentimiento intenso que me invadió. Y en los casos en los que sea preciso tomar la decisión más adecuada. No me siento bien… porque estoy muy preocupada, puedo consultar con un profesional; porque estoy muy cansada, porque no me encuentro con tanto cambio…puedo hablar con mi pareja y con mi entorno para organizarme mejor. También puedo ver que es posible tener sentimientos contradictorios, estar feliz e infeliz por una misma circunstancia. Esto se conoce como “ambivalencia” y en el embarazo y el puerperio es muy frecuente que se dé. Si sientes algo de esto es bueno que sepas que es normal en estas etapas de la vida y no sólo por los cambios hormonales, sino también por los cambios de estilo de vida y por el significado que cada uno le da al hecho de tener un hijo. Por hoy recuerda que las emociones pueden ser nuestras aliadas si las identificamos bien y si quisierais saber más de ellas podremos plantear más aspectos concretos a través del Blog.


Matilde Fernández y Fernández-Arroyo. Matrona