Embarazo: Todo comienza antes del parto

Cuando pensamos en el embarazo, nos viene a la mente un periodo de 9 meses en el que una vida comienza a crearse dentro del vientre materno; una vida que comienza siendo unas pequeñas células y que a través de conexiones, mitosis y un sin fin de nombres técnicos van formando la vida de un pequeño ser humano que se va a parecer mucho físicamente y conductualmente a su madre y a su padre.

Este proceso es puramente biológico y a través de los controles médicos y un cuidado en la alimentación y en las costumbres de la madre, se desarrollará con normalidad y sin complicaciones.

 

Zapatitos
Fuente: Pinterest

 

Durante este periodo, nadie nos suele hablar de que también se inicia otro proceso que es tan importante como el biológico, un proceso emocional y vincular con el futuro bebé.

 

En este proceso emocional y vincular, no sólo participa la madre, aunque, sin duda, para ella es más fácil; en este proceso debe estar implicado el padre, para que cuando el bebé nazca ya haya un inicio de vínculo.

 

Este desarrollo puede hacerse de diferentes formas, pero con una serie de rutinas que podemos incluir en nuestro día a día, estaremos potenciando nuestro futuro vínculo con el bebé. Un vínculo que estará ligado a sensaciones compartidas durante pequeñas experiencias que se pueden practicar en casa.

Barrigota embarazada
Fuente: Pinterest

Estas experiencias estarán ligadas a la estimulación de los sentidos de nuestro bebé y nos ayudará a que estrechemos vínculos entre el bebé y sus padres y entre ambos padres que empiezan a ejercer un rol diferente a partir de este momento.

Durante los nueve meses del desarrollo en el vientre materno, el niño se mueve, actúa y responde a ciertos estímulos en función de las semanas de vida (Sarmiento, 1996)

  • A partir de la quinta semana, el niño rota, mueve brazos y piernas, voltea y dobla su cuerpo
  • Entorno a las 17 semanas el niño ya posee el sentido del olfato.
  • Las papilas gustativas se forman a las 20 semanas.
  • Con 24 semanas el sentido del tacto se activa.
  • La luz puede ser percibida a partir de las semana 27.
  • Y sólo una semana después,en la semana 28, el niño escucha.

 

Es por este motivo, que a partir de la quinta semana de embarazo podemos ir usando técnicas de estimulación prenatal (kinestésicas, auditivas y visuales) que nos ayudarán a potenciar los sentidos de nuestro bebé y al mismo tiempo a crear un mayor vínculo entre nosotros, el bebé y el mundo.

¿Os parece positivo utilizar estas técnicas para generar vínculo entre lo padres y el bebé? ¿Qué actividades se os ocurren que se pueden realizar?

 

Fdo: Alejandra F. Aladro de .oO PequeEnFamiliaOo.

10 consejos para viajar en coche durante el embarazo

Si estás embarazada pero no quieres quedarte sin vacaciones no te preocupes, ¿Quién dijo que no se puede viajar en coche estando embarazada? Simplemente hay que extremar las precauciones y tener en cuenta algunos detalles.
Te damos algunos consejos para facilitar tu viaje por carretera y que sea lo más cómodo posible.

embarazada,embarazo,

 

1. Lo primero que deberíamos aplicar incluso sin estar embarazadas, es vestirnos con ropa cómoda que facilite la transpiración y no impida la circulación de la sangre que durante esta etapa es más complicada.

2. La barriga no nos exime de llevar el cinturón de seguridad. Es absolutamente imprescindible, aunque se aconseja que no vaya encima del abdomen. En el mercado hay cinturones de seguridad adaptados a embarazadas.

3. Agua para hidratarte a menudo y algún tentempié para evitar las nauseas.

4. Un cojín para ponerte en la zona lumbar que se resiente también en estos meses, acusándose aún más en el último trimestre.

5. Parar cada dos horas para estirar las piernas y caminar para mejorar la circulación, evita los calambres y la hinchazón de los tobillos.

6. El día antes trata de comer o beber alimentos que eviten los molestos gases que son tan frecuentes durante el embarazo.

7. Siempre que salgas de tu lugar habitual de residencia lleva contigo tu historial del embarazo y la documentación que pudiera ser de utilidad a los médicos en caso de surgir cualquier problema.

8. Si eres tú la conductora valora objetivamente si tu nuevo volumen te permite tener cierta facilidad de movimiento entre el volante y el asiento. Nadie mejor que tú para saber si aún puedes conducir.

9. No vayas a la aventura y márcate una ruta definida donde puedas programar paradas y localizar centros médicos por si tuvieras algún imprevisto.

10. Y el último consejo, y más valioso, mucho cuidado en la carretera.

 

Otros transportes:

Personalmente no viajaría en autobús, porque no puedes parar cuando quieres. Ten en cuenta que las embarazadas van más a menudo al baño, a veces incluso antes de las dos horas en las que se aconseja parar a descansar.

Si el viaje va a ser en avión consulta antes a tu ginecólogo que es el que mejor conoce tu estado (aunque es cierto que cada uno opina aquí de diferente manera) pero por si te sirve de algo las compañías aéreas no recomiendan viajar a partir de la semana 32.
Espero que te sean útiles los consejos y los pongas en práctica.

¿Haces tú algo más aparte de esto para hacer tu viaje más cómodo estando embarazada?

FDO:  Cristina Rodrigo

 

Nueva tienda online

 

Cuidados básicos en época de calor para embarazadas

Cuando el último trimestre del embarazo coincide con los meses de verano es importante tomar las siguientes precauciones para minimizar las molestias de las altas temperaturas:

ROPA Y CALZADO TRANSPIRABLE:

La ropa debe ser de algodón, que es ligero y transpirable, también la interior. Se recomienda que sea amplia y cómoda, para que sea fácil de poner y quitar,  sin pliegues y con las mínimas costuras.

El calzado también tiene que ser cómodo y  transpirable, recomendando especialmente el uso de sandalias, ya que la vasodilatación, un mecanismo físico natural del embarazo, puede afectar especialmente a pies y tobillos. Si los edemas en esta zona son importantes, se pueden reducir manteniendo los pies en alto o sumergiéndolos en agua fría durante los momentos de más calor.

EVITAR EL SOL:

Las salidas se deben limitar a las horas de menor intensidad solar, es decir, a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Cuando no se pueda evitar el sol, la cabeza debe protegerse con un sombrero, y no olvidar  aplicarse crema con protección solar total tanto en la cara como en el cuerpo y usar gafas de sol, ya que durante el embarazo aumenta la foto sensibilidad tanto de la piel como de los ojos. No se recomienda tomar el sol durante el embarazo porque pueden aparecer manchas en la piel, debido a los cambios hormonales,  llamadas cloasmas gravídicos y que en ocasiones permanecen durante años.

Gisele Bündchen embarazada en la playa

ACTIVIDAD FÍSICA:

Siempre se recomienda realizar ejercicio ajustado a cada fase del embarazo, y durante el verano, se pueden sustituir los paseos por el ejercicio en el agua, tanto en playas como piscinas. La natación y la gimnasia en el agua se pueden realizar hasta el día antes del parto, y los baños con agua fresa, también en casa, son la mejor manera de combatir el calor.

DIETA:

La importancia de hidratarse adecuadamente durante los días de calor es de sobra conocida por todos y, las mujeres en la última fase de embarazo es uno de los sectores de la población más sensibles a los efectos de la deshidratación. Por ello deben tomar al menos dos litros de líquido al día, en forma de agua, zumos naturales, y a través de alimentos que, a la vez, sean fáciles de digerir, como  fruta, verdura y pescado. Deben evitar el consumo de carne, puesto que su digestión es más pesada.

SUEÑO:

Siempre que sea posible se recomienda dormir en una habitación con aire acondicionado, y si no, mantener la habitación lo más fresca posible, bajando las persianas durante el día para que no suba la temperatura.

 

FDO: Dr. Felipe Atutxa, Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia,
Jefe de Obstetricia de Hospital Quirón Donostia

 

 

Más consejos sobre el ejercicio durante el embarzo

Como os comentaba en mi post anterior, hay ciertos ejercicios que si se pueden hacer durante el embarazo y no son un riesgo para la salud del bebé.

Embarazada en chandal

Como la natación, el pilates y el yoga. En cuanto a la natación, es cierto que se comenta muchas veces que no es recomendable por las posibles infecciones que se pudieran coger. Pues bien, no hay que tenerlo en cuenta; es decir, sí se puede practicar la natación durante el embarazo, ya que el útero se encuentra protegido por el tapón mucoso, que es una barrera que se encarga de no dejar pasar a “nadie” hacia el interior del útero durante el embarazo. Obviamente, la higiene es muy importante, pero no por ir a una piscina pública va a ocurrirle nada al bebé. De hecho, cada vez son más las piscinas que ofrecen clases de natación para embarazadas. Y aquí hay que puntualizar un dato importante: no se debe nada al estilo “braza”, porque es un estilo que aumenta la curvatura lumbar, ya de por sí aumentado en el caso de las embarazadas, con lo que hay que optar por estilos de elongación de la columna, esto es, a crol o a espalda.
En cuanto al pilates, como no hay impactos y el ejercicio se fundamenta en la elongación de la columna, la movilización y la tonificación de la musculatura abdominal y de la espalda, pues se convierte en uno de los mejores amigos del embarazo, sin duda alguna, y se puede realizar durante todo el proceso, aunque llegará un momento, alrededor del 8º mes, en el que la tripa impedirá hacer la mayoría de los ejercicios, con los que será el momento de hacer una pausa.
En cuanto al yoga, ocurre algo muy similar, aunque es cierto que las posiciones adoptadas suelen ser más forzadas, y debe prestarse más atención durante el primer trimestre. Esto no significa que se deba dejar de hacer yoga en esa parte del embarazo, pero sí que no se realicen posturas muy forzadas y que compriman el abdomen, por la precaución de la que hablábamos anteriormente. Es decir, que con cuidado se pueden hacer muchas cosas, siempre atendiendo a que no debe producirse dolor realizando ningún ejercicio de ningún tipo. Si es así, hay que consultarlo con el ginecólogo.
Otra opción que tenemos es ir al gimnasio, donde lo mejor que podemos hacer para el ejercicio cardiovascular es correr en las bicicletas elípticas, ya que movilizamos todo el cuerpo pero no hay impacto contra el suelo, nuestros pies están siempre apoyados sobre las plataformas. Además, cuando una mujer está en su 5º o 6º mes, no se sentirá muy cómoda saltando y rebotando al correr, y ella misma se dará cuenta de que prefiere alternativas sin esos impactos del pie contra el suelo

En definitiva, se puede y se debe hacer deporte durante el embarazo, y a lo largo de los días iremos viendo que éste nos va a ayudar a sentirnos mejor, a estar más preparados físicamente para el parto, a facilitar la recuperación posterior, etc. Y hay un apartado que lo desarrollaremos por separado y ampliamente, y es el suelo pélvico, que necesitará de un entrenamiento exclusivo durante muchos meses por muchos y muy importantes motivos.