¿Ha llegado el momento de quitarle el pañal a tu bebé?

Ya es  primavera y además de la elección de colegio, la compra de ropa para la nueva temporada, algunos padres os tendréis que enfrentar a otro gran dilema ¿ habrá llegado el momento de quitar el pañal a mi pequeño?

En los primeros meses de vida la micción y defecación se realiza de manera automática, sin control voluntario. Entre los 18 meses y los 3 años se produce la maduración de los centros nerviosos correspondientes, de manera que entre los 2 y los 4 años la mayoría de los niños están preparados para controlar ambos esfínteres ( vesical y anal) y por lo tanto pueden ser animados para que comiencen a adquirir la habilidad de retrasar el momento de la micción o defecación, para que avisen y para hacerlo en un lugar determinado.

bebé en orinalLa mejor manera de impulsar hábitos de control en los pequeños es a través de estímulos y recompensa. A partir de los 18 meses se debe sentar al niño en un orinal a la misma hora todos los días durante unos minutos y animarle  .Con el tiempo ocurrirá la defecación o la micción espontánea. Este momento debe ser celebrado con cariño, aprobación e incluso con regalos para que el niño perciba la alegría que este comportamiento suscita en sus padres. Poco a poco dicho evento se repetirá y se transformara en rutina, se puede ayudar a los peques a entender mejor este proceso , si además, por las noches se les lee un cuento relacionado con dejar el pañal el niño entenderá mejor el proceso.orinal lulu

Estos “pequeños” avances también pueden originar en algunos padres un sentimiento emocional de perdida: “mi adorable pequeño se esta haciendo mayor, se hace independiente y se aleja de mi”; en otros casos, un instinto de sobreprotección puede entorpecer el desarrollo normal de cualidades psicológicas tan importantes como la responsabilidad y la estabilidad emocional.

Tanto en este como en otros aspectos es muy importante seguir unas sencillas pautas concertadas tanto en la familia como en el Centro Educativo para fomentar en el niño la adquisición de hábitos de trabajo y de responsabilidad que le ayuden a afrontar los nuevos retos escolares y sociales que con toda seguridad se le presentaran en un futuro. La regla de oro es paciencia y respeto. Es absolutamente contraproducente enfadarse , regañarle o ridiculizarle, así como compararle con otros niños. Cada niño tiene su ritmo de desarrollo y carece de importancia que consiga sus “objetivos” unos meses antes o después.

Aunque quitarle el pañal suponga dejar de ver a vuestro pequeño como ese bebe precioso y dependiente de vosotros, a cambio, veréis a vuestro hijo crecer siendo una persona cada vez mas independiente, madurando y siendo feliz por tener unos papas que entienden sus necesidades, le facilitan su vida y le ayudan a seguir creciendo.

Fdo: Escuela infantil Pluto. Método educativo trabajando: grafo-motricidad y lecto-escritura

 

¿Cómo abrigar a un bebé?

Esto es una de las cosas que nos preocupa a las madres y padres. A veces llevamos a nuestros hijos con muchas capas pensando que así les protegemos del frío, sin embargo, tantas capas de ropa a veces provoca que los niños suden y se acatarren, ¿o eso no lo habías pensado nunca?

¿Cómo abrigar al bebé?
babynameslog

Es cierto que los bebés sobre todo, los recién nacidos pierden el calor por la cabeza, ya que tiene una gran superficie, pero no hace falta exagerar.

A veces he visto en la consulta del pediatra, traer a bebés, con muchas capas. Yo misma, llevé a mi hija con las siguientes capas un día de marzo cuando nació hace ya casi dos años, valorar vosotros si me pasé:

  • Body de algodón de manga larga.
  • Camiseta de algodón de manga larga
  • Jersey de lana
  • Polainas
  • Buzo
  • Saco del capazo del cochecito

Fue la pediatra cuando me dijo que era una exagerada y me hizo una reflexión, que en realidad no necesitan más capas que nosotros. Y además a veces se da el caso de que cuando abrigamos mucho a nuestros bebés, puede existir una subida de temperatura, ocasionando febrículas, llegando a alcanzar incluso temperaturas de 37,5 a 38. Incluso madres llevan a sus hijos asustadas a urgencias cuando es bastante frecuente que la temperatura les haya subido por llevar demasiada ropa de abrigo.

La verdad es que entiendo que esto siga pasando, yo lo sigo viendo, llevar a los bebés tapados y muy abrigados, pensando que así, les protegerán de un catarro.

Además si a todas las capas que les ponemos, añadimos en esos días de lluvia, el plástico o burbuja al cochecito, tendréis un niño sudando. Yo a veces llevo a mi hija en la burbuja sin abrigo, porque la pobre suda mucho.

Hay que utilizar el sentido común para esto. Quizás es mejor llevar menos capas y si notáis que su naricilla y manitas, se quedan frías, pues le ponéis una capa más. Para mí es indispensable que mi hija lleve la barriguilla tapada, así que creo que el body es una prenda indispensable. Siempre se puede llevar una pequeña mantita en el bolso del carro, por si vemos que pasan frío.

De todas formas, siempre que hace frío, me queda la duda de si lo estaré haciendo bien. ¿Y a vosotros os pasa?

Fdo: Pilar, de aprendiendo a ser madre

Embarazo: Todo comienza antes del parto

Cuando pensamos en el embarazo, nos viene a la mente un periodo de 9 meses en el que una vida comienza a crearse dentro del vientre materno; una vida que comienza siendo unas pequeñas células y que a través de conexiones, mitosis y un sin fin de nombres técnicos van formando la vida de un pequeño ser humano que se va a parecer mucho físicamente y conductualmente a su madre y a su padre.

Este proceso es puramente biológico y a través de los controles médicos y un cuidado en la alimentación y en las costumbres de la madre, se desarrollará con normalidad y sin complicaciones.

 

Zapatitos
Fuente: Pinterest

 

Durante este periodo, nadie nos suele hablar de que también se inicia otro proceso que es tan importante como el biológico, un proceso emocional y vincular con el futuro bebé.

 

En este proceso emocional y vincular, no sólo participa la madre, aunque, sin duda, para ella es más fácil; en este proceso debe estar implicado el padre, para que cuando el bebé nazca ya haya un inicio de vínculo.

 

Este desarrollo puede hacerse de diferentes formas, pero con una serie de rutinas que podemos incluir en nuestro día a día, estaremos potenciando nuestro futuro vínculo con el bebé. Un vínculo que estará ligado a sensaciones compartidas durante pequeñas experiencias que se pueden practicar en casa.

Barrigota embarazada
Fuente: Pinterest

Estas experiencias estarán ligadas a la estimulación de los sentidos de nuestro bebé y nos ayudará a que estrechemos vínculos entre el bebé y sus padres y entre ambos padres que empiezan a ejercer un rol diferente a partir de este momento.

Durante los nueve meses del desarrollo en el vientre materno, el niño se mueve, actúa y responde a ciertos estímulos en función de las semanas de vida (Sarmiento, 1996)

  • A partir de la quinta semana, el niño rota, mueve brazos y piernas, voltea y dobla su cuerpo
  • Entorno a las 17 semanas el niño ya posee el sentido del olfato.
  • Las papilas gustativas se forman a las 20 semanas.
  • Con 24 semanas el sentido del tacto se activa.
  • La luz puede ser percibida a partir de las semana 27.
  • Y sólo una semana después,en la semana 28, el niño escucha.

 

Es por este motivo, que a partir de la quinta semana de embarazo podemos ir usando técnicas de estimulación prenatal (kinestésicas, auditivas y visuales) que nos ayudarán a potenciar los sentidos de nuestro bebé y al mismo tiempo a crear un mayor vínculo entre nosotros, el bebé y el mundo.

¿Os parece positivo utilizar estas técnicas para generar vínculo entre lo padres y el bebé? ¿Qué actividades se os ocurren que se pueden realizar?

 

Fdo: Alejandra F. Aladro de .oO PequeEnFamiliaOo.

El sentimiento de culpa al comenzar la guardería.

Comienza el curso escolar y a muchas madres nos preocupa la adaptación que tendrán los hijos en el colegio o guardería  deseando que  para nuestros retoños sea un camino de rosas y  no les cueste en absoluto comenzar el curso.

Lo que genera más quebraderos de cabeza en la mayor parte de los casos  es la incorporación de la madre al mundo laboral tras la baja maternal,  ese momento en el que hay que separarse por primera vez del bebé después de cuatro meses y dejar a nuestro pequeño en unas manos que no son las nuestras.

Aparece un  sentimiento de culpa al comenzar la guardería o cole que nos hace creer que somos malas madres, que podríamos hacer mucho más de lo que estamos haciendo, o hacerlo de forma diferente  y mejor.

 

sentimiento de culpa

 

Vamos a daros unas pautas para hacer esa separación lo más llevadera posible:

 

–           Es importante estar plenamente convencidas de la opción que se ha tomado para suplir nuestros cuidados, tener absoluta confianza en el centro  o la persona que hemos elegido.

–          ¿Conoces alguna superwoman? Pues es porque no existen. Al final todas necesitamos ayuda, del papá,  los abuelos,  la guardería o de una cuidadora.

–          Si el tema de la alimentación es algo que te agobia porque le das el pecho, piensa que ahora  existen medios que hacen que el bebé pueda seguir recibiendo  la leche  materna. Al final hay soluciones para todo.

–          Piensa en los beneficios para el niño. Está claro que todo tiene su cara y su cruz pero centrémonos en el lado positivo  y pensemos que la guardería le hará más independiente, sociable, adaptativo y  muchas cosas más.  Además, ellos siempre se adaptan mejor que nosotros a todo y sino, ayúdales con unas pautas sencillas.

 

sentimiento de culpa

 

 

–          Algo útil es recordar los motivos por los que te incorporas de nuevo al mercado laboral, mira los consejos que te da Alejandra Vallejo Nájera, psicóloga,  sobre cómo evitar el sentimiento de culpa.

–          Y sobre todo piensa que una mamá feliz cría niños felices.  No lo olvides.

¿Tuviste tú ese sentimiento también? ¿Cómo lo afrontaste?

 

Cristina Rodrigo.

Cuidados básicos en época de calor para embarazadas

Cuando el último trimestre del embarazo coincide con los meses de verano es importante tomar las siguientes precauciones para minimizar las molestias de las altas temperaturas:

ROPA Y CALZADO TRANSPIRABLE:

La ropa debe ser de algodón, que es ligero y transpirable, también la interior. Se recomienda que sea amplia y cómoda, para que sea fácil de poner y quitar,  sin pliegues y con las mínimas costuras.

El calzado también tiene que ser cómodo y  transpirable, recomendando especialmente el uso de sandalias, ya que la vasodilatación, un mecanismo físico natural del embarazo, puede afectar especialmente a pies y tobillos. Si los edemas en esta zona son importantes, se pueden reducir manteniendo los pies en alto o sumergiéndolos en agua fría durante los momentos de más calor.

EVITAR EL SOL:

Las salidas se deben limitar a las horas de menor intensidad solar, es decir, a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Cuando no se pueda evitar el sol, la cabeza debe protegerse con un sombrero, y no olvidar  aplicarse crema con protección solar total tanto en la cara como en el cuerpo y usar gafas de sol, ya que durante el embarazo aumenta la foto sensibilidad tanto de la piel como de los ojos. No se recomienda tomar el sol durante el embarazo porque pueden aparecer manchas en la piel, debido a los cambios hormonales,  llamadas cloasmas gravídicos y que en ocasiones permanecen durante años.

Gisele Bündchen embarazada en la playa

ACTIVIDAD FÍSICA:

Siempre se recomienda realizar ejercicio ajustado a cada fase del embarazo, y durante el verano, se pueden sustituir los paseos por el ejercicio en el agua, tanto en playas como piscinas. La natación y la gimnasia en el agua se pueden realizar hasta el día antes del parto, y los baños con agua fresa, también en casa, son la mejor manera de combatir el calor.

DIETA:

La importancia de hidratarse adecuadamente durante los días de calor es de sobra conocida por todos y, las mujeres en la última fase de embarazo es uno de los sectores de la población más sensibles a los efectos de la deshidratación. Por ello deben tomar al menos dos litros de líquido al día, en forma de agua, zumos naturales, y a través de alimentos que, a la vez, sean fáciles de digerir, como  fruta, verdura y pescado. Deben evitar el consumo de carne, puesto que su digestión es más pesada.

SUEÑO:

Siempre que sea posible se recomienda dormir en una habitación con aire acondicionado, y si no, mantener la habitación lo más fresca posible, bajando las persianas durante el día para que no suba la temperatura.

 

FDO: Dr. Felipe Atutxa, Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia,
Jefe de Obstetricia de Hospital Quirón Donostia

 

 

Consejos para la llegada del bebé

Cuando nos enteramos de que estamos embarazadas, sólo pensamos en que todo vaya bien, y que pase el primer trimestre para empezar a preparar las cositas de nuestro bebé.

Si ya tienes más hijos eres una experta y aunque la llegada de un nuevo miembro es un acontecimiento importante en la familia, al tener más hijos, pasa un poco a un segundo plano. Ya tienes casi todo lo necesario para su llegada, porque heredará de sus hermanos.

Si tienes un embarazo normal, aproximadamente cuando ya estás de 36 semanas es un buen momento para terminar de preparar la llegada de tu bebé, comprobar qué nos falta en la habitación de nuestro bebé, su ropita, pañales, cremitas, etc…

Si tienes más peques, es importante que los impliques en los preparativos para que no se sientan excluidos de todo lo que ocurre a su alrededor, y posteriormente acepten a su nuevo hermanito un poco mejor.

 

habitacion bebe
Fuente pinterest: http://pinterest.com/pin/279434351851850741/

Algo a tener en cuenta, es que con la llegada de un nuevo miembro, la rutina familiar cambia y es bueno ser práctico y dejar algunas cosas  organizadas con antelación, para que cuando llegue el bebé, la vida familiar sea más sencilla.

Por ejemplo:

  • Si no la tienes ya, compra una secadora, que te ahorrará mucho trabajo y tiempo.
  • Tendrás que dejar de realizar algunas tareas domésticas que supongan un gran esfuerzo físico, con el tripón ya no se puede hacer lo mismo que antes ;-).
  • Es importante que todos en casa entiendan que ya no vas a poder seguir con el mismo ritmo durante un tiempo y que tienen que ayudar más.
  • Intenta no preocuparte por cosas poco importantes, ahora lo más importante eres tú y tu bebé. Sigue tu ritmo, no quieras hacer más de lo que puedes, aprovecha que tienes una buena excusa para que te mimen, cuando nazca el peque la cosa cambiará.
  • Si tienes un buen congelador, aprovecha para llenarlo, porque después encontrar un rato para ir a comprar es más difícil.

Otro día os cuento más cositas de cómo ir preparándonos para la llegado de un bebé a casa.

¿Cuales son vuestros trucos?

Fdo: @amolleda. La mamá de 5mimitos.

 

 

Introducción al masaje vaginal

En las próximas semanas hablaremos sobre el masaje vaginal, para qué sirve, técnicas y beneficios. Hoy vamos a comenzar por una pequeña introducción general a este tema, a veces tabú pero muy importante en la etapa del embarazo y parto.¡Comencemos!

Si quisiéramos hacer una clasificación sobre cómo una mujer embarazada puede afrontar un parto saldrían, a mi juicio, dos formas: pasiva o activa.

Esto significa que se puede optar por dejar que la naturaleza siga su curso, hacer los controles adecuados y, finalmente, alumbrar un bebé, que es como se ha hecho desde el principio de la humanidad (excepto por lo de los controles…) o bien cuidarse un poco más, es decir, haciendo ejercicio durante el embarazo, no fumando, cuidando la alimentación, realizando los ejercicios de suelo pélvico, aplicándose crema para evitar las estrías… Personalmente, recomiendo la segunda, está claro.Silueta embarazada

Dentro de esto, existe algo que nos puede beneficiar en el momento del parto, y es el masaje vaginal. En la actualidad, cada vez se va hablando más acerca de este tema, y ya podemos encontrar estudios que apoyan su eficacia, pero también otros que parecen contrarios debido a la ausencia de pruebas que confirmen su utilidad. Creo que en este segundo caso no es que se dude de si realmente es positivo el masaje vaginal de cara al parto, sino que no hay datos suficientes para poder realizar un estudio en profundidad, puesto que todavía son pocas las mujeres que se lo aplican, y eso lleva a manejar unos datos poco relevantes.

Si os hablo de mi experiencia práctica, sólo puedo decir que es positivo, y ahora veremos por qué, y que, sobre todo, no es negativo, es decir, que en el peor de los casos, aunque no le hubiera servido de nada a la embarazada, no estaría haciendo nada dañino ni peligroso.

Veamos en qué consiste: como su propio nombre indica, es un masaje en la vagina. Con esto nos referimos, sobre todo, a la entrada de la vagina. Lo que pretendemos es facilitar a nuestro cuerpo la dilatación de la entrada vaginal en el momento del parto.

Anteriormente hemos hablado de la importancia de trabajar la musculatura del suelo pélvico antes del parto, para que dichos músculos sean más fuertes y más elásticos, y puedan así distenderse mejor para permitir la salida del bebé. Pues si a estos ejercicios les añadimos un masaje que dé elasticidad a los tejidos, favorezca el riego sanguíneo a la zona e hidrate la piel, pues sólo podemos encontrar una respuesta beneficiosa.

En mi próximo post, os contaré en más detalle en qué consiste el masaje vaginal.

Fdo: Sergio de Magallanes.  www.centrophysios.com

 

¿Qué lleva una madre desastre en la bolsa del carrito?

En este post quería hablaros de lo que suelo llevar en la bolsa del carrito. Soy un desastre lo reconozco y a veces se me olvidan las cosas y revisar la bolsa es fundamental puede que se acaben los pañales, las toallitas o que se te haya olvidado el cambiador.

Os voy a nombrar los objetos que llevo en la bolsa del carrito, para que hagáis vuestra propia revisión y quizás también me podéis ayudar a recordar que algo se me ha olvidado.

  1. Toallitas para el culete, ahora también llevo además de las que aparecen en la imagen unas de celulosa secas, porque a veces le irritan las que son húmedas.
  2. Cambiador, que luega pueda lavarse facilmente porque también se manchan. Os recuerdo que es muy útil porque las superficies donde limpiaréis a vuestros hijos pueden estar sucias. Mejor usar el cambiador propio.
  3. Chupete de recambio, ya sabemos que  a ciertas edades tienden a tirarlo todo y por si las moscas llevar uno de más. (a lo mejor me quedo corta y debería meter alguno más)
  4. Un paquete de pañuelos, para esos momentos de mocos, para los míos propios, para limpiarle o limpiarme en cualquier moment0.
  5. Un juguete, para cuando se aburra, en mi caso un mordedor, sonajero con texturas diferentes, que está en la edad en que todo se lo mete en la boca. Si estáis en la misma situación que yo (que todo va a la boca y lo tiran al suelo), elegir un juguete que se pueda limpiar o lavar.
  6. Pañales, suelo llevar unas 6 unidades, aunque suelo tener en cuenta cuánto tiempo voy a estar fuera de casa, para llevar más o menos.
  7. Babero, por si tiene que comer o merendar.
  8. Crema del pañal, para las irritaciones. Esto quizás no sea necesario, en mi caso la llevo porque mi hija es propensa a la irritación del culete.
  9. Alcohol en gel. La llevo para lavarme las manos por si no tengo ningún lavabo cerca. Procuro lavarme las manos cuando tengo que limpiarla o después de hacerlo.
  10. Ropa de cambio, por si se hace pis o se mancha llevo un body, pantalón, camiseta y calcetines.

Además de todo esto, os recomiendo llevar siempre siempre el plástico del carro para la lluvia, en varias ocasiones me he visto agobiada por mi despiste. Para los que sois padres de bebés de poco tiempo, os recomiendo que llevéis un arrullo, manta, con lo que se les pueda envolver. Es muy socorrido.

Algo que nunca podéis olvidaros es la tarjeta sanitaria de vuestros hijos. Fundamental llevarla encima.

Yo también suelo llevar, un potito de fruta o verdura, y unas galletitas. Pero también es cierto, que si estás en una ciudad si te pilla la hora de la comida puedes acercarte a un súper o farmacia y comprarlo. Así que sin agobios.

 

¿ creéis que se me ha olvidado algo importante?

Cuidar la relación de pareja

cuidar la relación de pareja

En un post que escribimos hace unas semanas, se hablaba de que papá también cuenta, es fundamental que el padre esté presente en la crianza, que ayude a la madre y que la apoye.

Hablando con mi pareja y con otros padres, coinciden sus experiencias. Al nacer el bebé se sintieron en cierta manera un poco en un segundo plano. Es verdad que te pasas los primeros meses, con el bebé prácticamente pegado a ti, porque te necesita. Y el papá está para hacer la compra, limpiar, recibir visitas, hacer recados, etc. La lactancia materna hace que esta situación sea más intensa, por un lado la madre con el bebé y por otro el padre.

La pareja, una vez nace un hijo, cambia completamente. La relación entre padre y madre como hombre y mujer cambia también. Es necesario cuidar a la pareja y cuidar la relación, pero tanto el padre a la madre, como la madre al padre.

Las hormonas de la mujer se ven alteradas, así como el cansancio propio de los horarios descontrolados, las molestias propias del postparto y de la lactancia materna conlleva a que  las relaciones sexuales se vean interrumpidas por un tiempo. Esto quizás no ayuda a la relación de pareja. Pero no debéis olvidaros del cariño, del amor que aunque haya cambiado con respecto al momento anterior de convertiros en padres, sigue estando ahí y hay que cuidarlo. Para ello os aconsejo que de vez en cuando pidáis ayuda a familiares para que cuiden a vuestro bebé durante unas horas y podáis disfrutar de un rato para estar juntos, para hablar de la nueva experiencia y de cómo afrontarla.

Al principio sobretodo los 3 primeros meses, alejarse de tu recién nacido es muy difícil, yo lo comprendo, yo también pasé por eso. Os recomiendo si estáis intranquilos, que simplemente salgáis a comer cerca de casa, pero sin bebé, sólo os supondrá un par de horas como mucho.  Más adelante cuando ya estéis hechos a la nueva situación y confíes más en la persona con la que dejéis a vuestro bebé, pues os podéis ir al cine a ver una película y luego a tomar algo.

Es necesario pasar ciertos momentos juntos y solos. Volver a compartir esos ratitos. Se trata de cuidar la relación de pareja.

¿qué hacéis para cuidar la relación?

¿Qué puedo hacer para que no se lesione el suelo pélvico?

Embarazada comprobando relojUna vez visto todo lo que hemos contado acerca de lo “terrible” del suelo pélvico, parece que lo que podemos hacer para evitarlo roza lo imposible, lo complejo, lo desconocido. Pues bien, todo lo contrario, porque el arma de la que disponemos para evitar todas las patologías de las que hemos hablado está totalmente a nuestro alcance, es simple tanto de aprendizaje como de ejecución y sus resultados son claros. ¿Cuál es este remedio tan maravilloso?: el ejercicio. Pero no hablamos de cualquier ejercicio sino de un dirigido especialmente a esa área, y son los conocidos como ejercicios de Kegel.

Estos son una serie de contracciones de la musculatura del suelo pélvico, sobre todo del ya conocido músculo pubo-cocígeo. Mediante unos minutos al día, y pasadas unas semanas, podremos observar una clara mejoría en nuestro tono muscular. Para que nos hagamos una idea, los datos que manejamos hablan de que en un 80% de los casos de patología del suelo pélvico desaparecen los síntomas o remiten cuantitativamente. Cuando esta terapia la combinamos con la de conos vaginales o con las bolas chinas, que más adelante hablaremos de ello, entonces ese porcentaje se está elevando a un 90%. Eso sí, estamos hablando de patologías no quirúrgicas, ya que hay casos en los que la cirugía es el único remedio.

  • Ejercicios de Kegel: veréis muchos textos al respecto, con numerosos ejercicios, simples o combinados, lentos, rápidos, en diferentes posturas… Sí, es cierto que se puede trabajar de muchas maneras, pero a mí me gusta insistir en la sencillez y en la rutina, más que en la complejidad de las muchas posibilidades. Estos ejercicios consisten en realizar una contracción voluntaria del músculo pubo-coccígeo, y para saber cómo hay que hacerlo pensaremos que estamos orinando y “cortamos el chorro”. He dicho “pensaremos” porque podemos hacerlo una vez o dos para coger la sensación, pero NO debemos realizar estos ejercicios mientras orinamos, porque podríamos provocar infecciones, así como alteraciones en la función miccional. Entonces, consiste en contraer y relajar, así de simple. Vamos a ver de qué forma, ya que con 4 ejercicios es más que suficiente:
  1. contracciones lentas: contraemos todo el suelo pélvico durante unos 6 segundos, y descansamos los mismos 6 segundos. Repetimos esto muchas veces (digo muchas porque a medida que vayamos cogiendo fuerza, podremos ir incrementando el número). Es importante relajar entre contracciones, ya que un exceso de ejercicio sin relajación podría llevarnos a provocar vaginismo, entre otras cosas. No hay que ir todo el día contrayendo el suelo pélvico, hay que aprender a relajarlo.
  2. contracciones rápidas: hacemos lo mismo que antes, pero de forma rápida y rítmica, no manteniendo el suelo contraído sino buscando rapidez. Después de unas 20 contracciones, descansamos unos segundos.

En estos dos ejercicios, cuando ya llevemos un mes, mínimo, haciéndolos, podemos añadir un movimiento más, y es el de “empujar” el suelo pélvica hacia abajo, es decir, que contraemos y al relajar intentamos empujarlo al contrario, lo que nos llevará a ganar más elasticidad muscular. Pero esta modalidad no la haremos nunca desde el principio, porque si a un suelo pélvico débil lo empujamos, lo estaremos debilitando más.

  1. movimiento de ola: nuestro suelo pélvico no se mueve en bloque, debemos distinguir tres zonas de contracción: anterior (uretral), media (vaginal) y posterior (anal). El ejercicio consiste en empezar contrayendo la zona uretral, mantenerla así y contraer la vaginal, mantener las dos y contraer la anal, para proceder a relajar solo, la anal, luego la vaginal y, por último, la uretral. Así, haremos un movimiento como de ola, de adelante a atrás. Claro está, se puede invertir la dirección y, cuando estemos más experimentados, combinar las zonas, aprendiendo a notar cada parte por separado.
  2. movimiento de ascensor: este ejercicio, a diferencia de todos los demás, no lo podemos realizar los hombres, porque consiste en contraer los músculos de la vagina. Hay que imaginar un ascensor dentro de la vagina, de tal modo que vayamos contrayendo primero una zona, luego otra, luego otra… en sentido ascendente, y luego descendente. La mejor forma de llevar a cabo este ejercicio es introduciendo un dedo en la vagina para notar las diferentes zonas de contracción vertical. Además, en caso de no notar mucho, con el dedo podréis estimular las distintas alturas de la pared vaginal, de tal modo que os ayudará en la percepción de la contracción.

Con estos 4 ejercicios podemos conseguir mejorar, prevenir, aliviar, fortalecer… es decir, actuar sobre nuestro suelo pélvico. Podrán desaparecer las incontinencias, las evitaremos si no han llegado, mejoraremos las cicatrices de episiotomías, evitaremos disfunciones sexuales y mejorará la calidad de nuestra vida sexual… En definitiva, si todo es positivo…¿a qué estamos esperando?

Otra pregunta frecuente es: ¿durante cuánto tiempo tengo que hacerlos? La respuesta es simple: toda la vida. Hombre, dicho así, asusta, pero si pensáis en que debemos caminar, ir al gimnasio, nadar, hacer pilates, hacer estiramientos, etc, siempre, para estar sanos, y si lo dejamos de hacer nos vamos estropeando, pues lo mismo ocurre con los ejercicios de Kegel y el suelo pélvico. Eso sí, no es lo mismo al principio que cuando llevamos meses haciéndolos. El protocolo sería comenzar con unas 200 contracciones diarias (no, no es tanto, son unos 5 minutos), durante un mes, para pasar a 300 ó 400 al segundo mes (esto depende siempre del estado de la persona), y seguir así durante unos 6 meses. Cuando ya llevemos este tiempo, no será necesario hacerlo todos los días, sino que con dos o tres sesiones a la semana, será suficiente para mantener esa musculatura.

Y ahora viene lo mejor: no hay excusa para no hacerlos. Se pueden hacer de pie, sentados, tumbados, en casa, en el trabajo, todos juntos o a ratitos… Yo suelo recomendar coger rutinas como, por ejemplo, cuando enciendo el ordenador de la oficina hago 50 contracciones, o cuando caliento el café en el micro, o cuando me paro en un semáforo en rojo… Consiste en crear unas rutinas inconscientes, cómodas y, sobre todo, muy beneficiosas. Además, nadie tiene que notar que estamos haciendo esos ejercicios, porque no se mueve ninguna otra parte del cuerpo. Si movéis las piernas, glúteos, abdomen, etc… eso no es lo correcto.

  • Terapia de conos vaginales o de bolas chinas: los conos vaginales son, como su nombre indica, un surtido de conos de diferentes pesos, destinados a introducirlos en la vagina y que por un reflejo involuntario de la musculatura, se estimule la contracción muscular para evitar que el cono se caiga, con lo que estaremos fortaleciendo nuestro suelo pélvico. Son muchos los estudios que avalan su eficacia. Primero se comienza con los menos pesados, para ir aumentando de peso, lo mismo que con el tiempo, primero 5 minutos para llevarlos durante una hora o más, posteriormente.

Ahora bien, tenemos otra opción similar en eficacia y algo más económica, que son las bolas chinas, cuya función es la misma: introducirlas en la vagina para provocar esa contracción refleja. Son muchas las dudas que surgen sobre las bolas chinas: ¿no son un juguete sexual?, ¿no se venden en los sex-shops? Sí, ahí se venden, y en otros lugares, pero son un instrumento muy antiguo destinado a esa función, y que con el tiempo han caído dentro del mundo del juego sexual, lo cual no tiene nada de malo, pero su función principal es la que hemos comentado.

Por tanto, una buena terapia de ejercicios de Kegel y el uso de unas bolas chinas o conos vaginales significa un éxito seguro, aunque no sea con la desaparición total del problema, pero seguro que la mejoría es muy grande, y en el campo de la prevención es indudable su eficacia.

Deberíamos hacer también un inciso para comentar la Gimnasia Abdominal Hipopresiva, que también la utilizamos para fortalecer esta musculatura, pero hay que conocerla bien para aplicarla en casa, ya que es mejor que nos enseñe un profesional, inicialmente al menos. Por eso, hablaremos de este campo más detenidamente más adelante.

Con todo esto, podemos decir que hemos hablado de todo lo relativo al suelo pélvico que está a nuestro alcance, es decir, el conocer su funcionamiento y sus lesiones y, lo que es más importante, lo que podemos hacer para evitar las alteraciones del mismo. Aplicarlo es fácil, sólo requiere de un poco de dedicación por nuestra parte hasta coger el hábito. Si 10 minutos al día pueden solucionarme muchos problemas tan íntimos e incómodos…¿no merece la pena hacerlo?

FALDON PHYSIOS