La importancia de leerle cuentos.

Niños leyendo

Como ya sabes, leerle cuentos a tus hijos en muy beneficioso para los dos en un montón de sentidos. ¡Qué pena que esto a veces se nos olvide por la falta de tiempo y el cansancio!

Pero, para ayudaros a que el cansancio no os venza y os animéis a leerle un cuento a vuestro niño antes de dormir, os voy a comentar algunas cosas que seguro os van a resultar interesantes.

¿Sabías que al leerle estimulas su lenguaje e imaginación? ¿y que además consigues relajarte y relajarlo creando unos lazos más fuertes entre ambos? Es vuestro momento de relax, porque en ese momento el niño está tranquilo y relajado y tu también, no tienes que andar corriendo detrás de él. 😉

Y éstos son sólo algunos de los beneficios que puedes tener al leerle cuentos a tus niños, porque también es bueno para muchas otras cosas. Por ejemplo, escuchar cuentos hace a los niños más reflexivos, ya que siempre contienen algún mensaje o moraleja que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.

Además, les ayuda a combatir sus propios temores. En muchos de los cuentos infantiles el niño se puede identificar con las emociones de los protagonistas, y conocer lo que le va ocurriendo a lo largo de la historia y el desenlace final, supone tener argumentos para afrontar sus propios miedos, con una sensación de mayor control.

Leyéndole cuentos empiezas a asentar las bases para el desarrollo intelectual de tu hijo. Al contarle una historia podemos lograr que entienda las cosas con más rapidez, que su cerebro trabaje con mayor certeza, pero también se estimula su memoria y sus ganas de expresarse.

De igual manera, se fomenta la lectura y el amor por los libros en nuestros hijos, ya que el interés que les despiertan las historias mágicas y llenas de aventura plasmadas en esas páginas, aumentan sus ganas de conocer más relatos. Con el tiempo, esto hace más fácil que acaben amando la lectura.

Además, el niño amplía su vocabulario, y esto le ayudará muchísimo posteriormente para tener un mejor rendimiento escolar. Eso sí, a veces a los padres esto nos vuelve un poco locos: mi hija tiene un vocabulario muy amplio y no calla nunca….salvo cuando le leemos un cuento y sólo durante un rato, porque no puede evitar dar su opinión… 😉

Afortunadamente, también es una medida muy efectiva para tranquilizar a los niños, sobre todo cuando los vemos muy inquietos y/o ansiosos, también les ayuda a conciliar el sueño y les prepara para que descansen como es debido.

Pero lo más importante de todo, en ese momento el niño se siente feliz porque su padres están con él, dedicándole un tiempo para atenderlo y mimarlo en exclusiva.