Algunos consejos de nutrición para estas Navidades

Navidad, Nochevieja, año nuevo, reyes es sinónimo de fiestas, reuniones familiares, con amigos… Casi todo gira en torno a la mesa, comidas, cenas especiales, hay cierta gastronomía que prevalece en estas fechas y que no quisiéramos perdernos de ella por nada del mundo.

kid-eating-cookie
Fuente: http://www.vegfamily.com

Sólo quiero que tengas presente que sí se puede disfrutar de ella sin tener que dejar de un lado los buenos hábitos de alimentación que hemos aprendido a lo largo del año, principalmente: el no picar entre horas, no abusar de la comida rápida, bebidas alcohólicas, gaseosas, embutidos, patés, quesos calóricos, respetar los horarios de comidas, llevar una alimentación variada y a probar “un poco de todo”. Si nos excedemos con la cantidad de las calorías que ingerimos, nuestra digestión y salud en general se va a resentir. Las calorías de los menús navideños no vienen solas: les acompaña una alta cantidad de grasas saturadas, grasas trans, azúcares y sal. Y si todo esto lo concentramos en unos días o 1-2 semanas de fiestas pues verdaderamente nuestra salud se podrá ver afectada.

Algunos consejillos:

No vale saltarse comidas porque hemos tenido el día anterior excesos. Si haces esto lo que ocurrirá es que lo próximo que comas será con más apetito y ansiedad.

Que no falten en tu mesa además de los pescados, alimentos depurativos como las verduras, hortalizas y frutas, en especial estas que te digo a continuación: escarola, endibias, alcachofa, cardo, berenjena, apio, espárragos, borraja, manzana y pera.

Repartir las sobras. Compartir los restos de las comidas con amigos y familiares es un truco para no comer de más el resto de días.

La regla de oro: Caminar una hora al día, como mínimo, ayuda a mejorar la digestión y a que las calorías no se acumulen en el organismo.  Puedes hacer 30 min. en la mañana y otros 30 min. en la tarde.

No nos podemos olvidar de los más peques de la casa, cada vez hay más dulces navideños específicos para los niños, más próximos al chocolate y menos cercanos a la tradición, es decir, al turrón clásico, los polvorones y el mazapán. Las navidades no deben ser excusa para olvidarnos de la educación nutricional de los niños.

¿Cómo reducir el consumo de dulces de los niños?

Esconder los dulces y sacarlos solo en las ocasiones señaladas.

Fomentar los postres a base de fruta fresca todos los días y siempre antes de ofrecerles los dulces.

Llevarles con nosotros a hacer las compras de los menús de navidad y dejarles elegir uno o dos dulces para estas fechas, pero no más.

Fomentar el agua como bebida frente a los refrescos y los zumos.

Darles ejemplo con nuestros buenos hábitos y poner las mismas normas para todos. Lo que no es bueno para ellos, tampoco lo es para nosotros.

Fdo: Dayana Gomes. Nutricionista

¡A Comer!

La hora de la comida, a veces, es una lucha, en la no hay un claro ganador. Pues papás, estad atentos porque aquí van algunos DOs y DONTs a seguir cuando nos mandan ¡A comer!

Bebe comiendo con la mano

 

A los peques les encanta comer con las manos, es una manera más de aprender y desarrollar el sentido del tacto. El niño, a partir de los 18 meses, disfruta tocando la comida, ya que su sentido del tacto está muy desarrollado. Si le dejas tocarla a sus anchas, será un niño que probará con gusto nuevos alimentos y no será difícil para comer. Si le permites comer él solo, a su manera, en el segundo año de vida le gustará imitar a mamá o papá en su forma de comer.
En caso contrario, el niño podría tener una rabieta y se opondrá a todos tus deseos. Babeará, escupirá, cerrará la boca, tirará la comida y lo utilizará para chantajearte, ya que se habrá dado cuenta de cuál es tu punto débil.

Tampoco insistas en las cantidades. Ellos saben muy bien la cantidad que necesitan y suelen autorregularse solos.

A muchos niños les gusta jugar mientras comen, con cosas como “Esta cucharada por mamá….” O que les cuenten con cuentos y canciones, utilízalo sólo como recurso para hacerle la comida más divertida y animarle a comer.  Aunque hay veces, que este tipo de cosas les distrae demasiado y no comen, así que si lo pruebas, observa a tu hijo y si come mejor, adelante.

 

Baby licking bowl

Ten en cuenta, que todos los conflictos que en el futuro tengan con la comida, se establecen en esta etapa, pero aparecen a largo plazo. Deja que el niño siga su desarrollo natural antes de imponerle una “educación” que no es la correcta para su edad.  Ya habrá tiempo para enseñarles cómo debe uno sentarse en la mesa.

Y tu, ¿Qué trucos usas para que tu peque coma?

 

FDO: Ana Molleda, La mamá de 5mimitos

 

 

¿Comer por dos?

En el momento que nos enteramos que estamos embarazadas todos nos aconsejan que cuidemos nuestra alimentación porque ahora debemos “alimentar a dos”, pero esto no es más que un mito.

Embarazada con 2 platos de comidaDurante el embarazo, al igual que en la lactancia, tenemos que seguir una dieta equilibrada. En esta dieta será muy importante el aporte de fibra (verduras de hoja verde), para evitar el estreñimiento; cocinar bien los pescados y las carnes, para evitar la toxoplasmosis; e ingerir alrededor de cinco piezas de fruta al día, evitando que sea después de las comidas, para asimilar mejor todas sus vitaminas.

¿Existen los antojos?

Aunque hay momentos puntuales en el embarazo en los que nos apetece mucho comer cierto tipo de alimentos, como pueden ser los que llevan mucho vinagre o los dulces. Este tipo de “deseos culinarios”, que normalmente llamamos antojos, son simples carencias de nuestro organismo o del bebé y nuestro cuerpo los pide porque los necesita.

¿Cómo evitar la toxoplasmosis?

Podemos contraer la toxoplasmosis a través de la verdura de hoja o las carnes, pero estos dos alimentos son muy importantes en nuestra dieta, por lo que tendremos que tener ciertos cuidados a la hora de ingerirlos.
Debemos lavar cuidadosamente las verduras (acelgas, espinacas, lechuga,…), existe un producto llamado amunika, que nos asegurará que estén libres de bichitos.

Por otro lado tenemos que cocinar muy bien la carne y evitar ingerir embutidos que no sean cocidos.
Si no puedes pasar sin un poquito de jamón serrano o lomo, congélalos al menos veinticuatro horas y ya no habrá problemas.

Siguiendo todos estos consejos y realizando un ejercicio físico moderado (caminar, natación…), conseguirás llegar al final de tu embarazo con 9 ú 11 kilos más, que es lo que recomiendan. Siempre y cuando estuvieras en tu peso ideal antes de quedarte embarazada, porque de no ser así, si estabas por debajo de tu peso engordarás algo más y si estabas por debajo algo menos; pero no os obsesionéis mucho con los kilos y disfrutad de vuestro embarazo.