Jugar con un globo simpático

Se acerca el fin de semana y no parece que vaya a hacer muy buen tiempo, así que, os propongo un juego de estimulación para hacer con vuestros bebés a partir de los 7 meses de edad.

Ya os comenté anteriormente lo divertido y entretenido, que es para los peques, jugar con globos, así que hoy os propongo otra idea para hacer con ellos y un rotulador.globo sonriente

Este juego es muy sencillo sólo necesitas inflar un globo de color llamativo. Una vez que esté bien inflado dibuja sobre éste dos ojos y una gran sonrisa con un rotulador que haga contraste. Luego enséñale el globo a tu bebé desde cierta distancia, cuando el peque empiece a mostrar interés en el globo, acércalo hacia él hasta que lo pueda tocar con sus manitas. Después aléjalo despacito y llévalo hacia otro lado para que tu bebé lo busque con la mirada y enseguida se lo  vuelves a acercar otra vez.

No te olvides de hablar a tu peque con voz divertida y animada durante todo el juego de estimulación. También puedes, de vez en cuando girar el globo para esconder la sonrisa y en seguida volver a darle la vuelta, diciéndole algo como, “Cucú, ¿donde está la cara del globo?”. Ya verás cómo se tu bebé se divierte mucho.

Además de divertido, este juego tienen múltiples beneficios para tu peque, porque estimula la observación y la capacidad de fijar la vista, favorece la comunicación social y también aumenta su capacidad sensorial.

¿Qué te parece?¿Te animas a probarlo?

Fdo: @amolleda. La mamá de 5mimitos.

 

 

Pasar un buen rato jugando

Como continuación de mi post anterior, hoy voy a contar la importancia de pasar un buen rato jugando con vuestros hijos.Mama jugando con niño

Jugando aprendemos a tomar las cosas de una forma diferente, alimentando nuestro espíritu lúdico, ese resorte por el que somos capaces de estar horas inmersos en los avatares del juego y abstraídos de casi todo lo que nos rodea, y por supuesto, de las circunstancias que definen la vida rutinaria. En una partida a de ajedrez o en un juego de preguntas y respuestas, nuestros compañeros nos valorarán por nuestra pericia y quizá nos sentiremos juzgados por los demás, pero cuando acabe la partida todo quedará ahí, y cada uno vuelve a ser quien era. Habrá quien quiera siempre ganar, demostrar a los demás que es el que más sabe. Pero también quien adopte una actitud desinteresada, sin inmiscuirse demasiado en el juego.

En cualquier caso, se trata de pasar un buen rato, lo que no es poco. Un elemento presente, y muy positivo, en estas sesiones lúdicas, es la risa. Los roles que cada uno interpreta jugando tienen mucho que ver, lógicamente, con los rasgos de su carácter. Jugando se conoce a la gente de otra manera, y las sorpresas son frecuentes.

La edad de jugar no se acaba nunca, y según los psicólogos, jugar nos retrotrae a nuestra infancia, extrayendo de nosotros ese espíritu lúdico y algo frívolo que la vida adulta se empeña en borrar. Además de los propios elementos del juego, las habilidades y capacidades que se favorecen jugando son muy interesantes. Se ejercita la memoria, la intuición, el estudio de los demás, la experimentación, …. El juego traslada muchas aspectos de nuestra vida a un marco más permisivo, menos rígido y agobiante.

 El juego para padres y madres.

A lo largo de todo lo expuesto hasta aquí se aprecia con facilidad cuán importante es en cualquier actividad del niño/a la relación con el adulto.

Con todas estas consideraciones podemos decir que una primera premisa  consiste en que los adultos sepamos jugar.

No sólo hay que analizar el juego de los niños y las niñas, comprenderlo, saber observarlo y sacar conclusiones, sino que también es necesario que como adultos con otros adultos lo experimentemos, lo vivamos, lo analicemos y saquemos las conclusiones pertinentes que nos servirán, no ya como educadores sino como personas.

Pero ¿en qué consiste el juego del adulto? Un adulto cada vez más absorbido por el trabajo o por la necesidad de encontrarlo, por las obligaciones de la vida cotidiana, por las imposiciones familiares y sociales es una persona que difícilmente encuentra resquicio para jugar. Para él permitirse el juego, como dice Wallon, «¿no es acaso reconocerse merecedor de una tregua durante la cual quedan suspendidas las sujeciones, las obligaciones, las necesidades y las disciplinas habituales?» Se hace necesario, en la sociedad que vivimos, concederse esa tregua, esa porción de tiempo, dedicada a sí mismo, en la que el adulto «no tiene deberes»: en ese momento es cuando se puede decir que juega.

La semana que viene os explicaré que para cada edad hay un juguete y cómo deben ser.

 

Fdo: Sonia Rodriguez. Psicologa Gestalt en www.ciparhpsicoterapia.com
   

BIBLIOGRAFÍA.-

ANDRÉS TRIPERO, T. (Comp.) (1991): Juegos, juguetes y ludotecas. Madrid:

Pablo Montesino.

BERRUEZO, P. P. (1989): “La importancia de jugar a la pelota”.

Psicomotricidad. Revista de estudios y experiencias. nº 33: 85-92. Madrid:

CITAP.

BERRUEZO, P. P. (1990): La pelota en el desarrollo psicomotor. Madrid:

CEPE-G.Núñez.

BRUNER, J. (1989): Acción, pensamiento y lenguaje. Compilación de José

Luis Linaza. Madrid: Alianza.

COLL, C. (1987): Psicología y curriculum. Barcelona: Paidós.

CRATTY, B. (1984): Desarrollo intelectual. Juegos activos que lo fomentan.

México: Pax.

DECROLY, O. y MONCHAMP, E. (1986): El juego educativo. Madrid: Morata. 2ª

ed.

ELKONIN, D. B. (1980): Psicología del juego. Madrid: Pablo del Río.

GARCÍA NÚÑEZ, J. A. y FERNÁNDEZ VIDAL, F. (1994): Juego y Psicomotricidad.

Madrid: CEPE.

GARVEY, C. (1985): El juego infantil. Madrid: Morata. 4ª edición.

GRUPO DE ADARRA: En busca del juego perdido. Cuadernos de Adarra, nº 9.

GUITART ACED, R. M. (1990): 101 juegos no competitivos. Barcelona: Grao.

HARRIS, P. L. (1992): Los niños y las emociones. Madrid: Alianza.

HERNÁNDEZ, M. (1991): El pom-pon. Madrid: Quinta Alternativa.

HUIZINGA, J. (1968) Homo ludens. Madrid: Alianza.

KAMII,C. Y DE VRIES, R. (1988): Juegos colectivos en la primera enseñanza.

Madrid: Visor.

LÁZARO LÁZARO, A. (1990): “El juego en el desarrollo del niño”.

Psicomotricidad. Revista de estudios y experiencias. nº 35: 83-92. Madrid:

CITAP.

LEIF, J. Y BRUNELLE, L. (1978): La verdadera naturaleza del juego. Buenos

Aires: Kapelusz.

 

 

 

Jugando con la pintura de manos

niños pintandoHoy queremos contaros los beneficios de jugar con la pintura de manos, es una manera muy fácil de entretener a vuestros peques, además de estimular su creatividadcoordinación. Por lo general, de los 6 hasta los 36 meses, los bebés ya se encuentran preparados para disfrutar de esta pringosa y divertida actividad. Es importante que estén siempre vigilados  por papá, mamá o  alguna persona adulta, porque a estas edades se lo llevan todo a la boca y no todas las pinturas están libres de tóxicos.

Con la pintura de manos los bebés pueden introducirse dentro del mundo del arte. Pintar con las manos, les divertirá y también les ayudará a estimular también su sensibilidad táctil y su fantasía. Además, les ayudará a evitar que se chupe los dedos o que se lleven todo lo que encuentren a la boca.

Para jugar con la pintura de manos con vuestro bebé te recomendamos que la pintura sea la apropiada, dermatológicamente testada y no tóxica, para que podáis jugar con seguridad. Además, si la pintura es de las que se limpia fácilmente, mucho mejor.

Mirar cómo quedó el agua del baño cuando metí a mi peque después de una tarde jugando con la pintura de manos.

Agua de bañera de color

¿Os animáis a probarlo?

 

Beneficios de la música durante el embarazo

De todos es sabido que la música tiene muchos beneficios para los niños, y como no, también cuando están dentro del vientre materno.

Hoy queremos recordaros algunos de los beneficios que tiene escuchar música en el embarazo.

Embarazada escuchando musica

Durante la primera fase del embarazo escuchar música es muy importante para nosotras, ya que nos ayuda a relajarnos y trasmitir paz y tranquilidad a nuestro bebé.

Además, a partir de las 16 semanas de embarazo, el bebé ya reacciona a estímulos sonoros y es bueno que pongamos un poco de música a diario, lo que nos ayudará a ir estableciendo ese vínculo especial con nuestro bebé que todas tenemos desde tan pronto.

Durante la segunda fase del embarazo, nuestro bebé puede comenzar a captar el estímulo de la música debido a que ya tendrá varios de sus sentidos desarrollados. Uno de los mayores beneficios para nuestro bebé es que este proceso contribuye en gran manera al desarrollo del lenguaje porque desde el momento del embarazo se le está enseñando a escuchar.

Esto lleva a pensar que la música beneficiará no sólo al vínculo madre-hijo, sino que también puede llegar a marcar su desarrollo, su inteligencia o incluso su creatividad.

Estos momentos de relax entre mamá y  bebé estarán mucho más enriquecidos cuando papá  interviene acariciando tu tripita o hablando con frases afectuosas a vuestro bebé, así cuando nazca será capaz de reconocer el sonido de la voz de su papá.

Además, alrededor de la semana 33 de embarazo, el bebé puede reconocer una canción en concreto e incluso seguirá su ritmo. Según un estudio, si se repite mucho una canción o melodía durante el embarazo, una vez que vuestro bebé nazca puede escuchar con atención y calmarse al oírla.

Los efectos positivos dependen mucho de cuanto nos relajemos las mamás mientras oímos las melodías. Si nosotras disfrutamos de las canciones, nuestros bebés también lo harán.  Se cree que solo funciona con música clásica, sin embargo otros géneros como el rock o la salsa pueden tener el mismo efecto relajante, mientras nosotras nos sintamos a gusto escuchándolos.

Finalmente, se cree que escuchar música durante el embarazo  ejercita tempranamente las neuronas y fortalece los circuitos de comunicación que hay entre ellas, por lo que nuestro niño será  más inteligente, sobre todo con las materias relacionadas con los números, haciendo que además desarrolle su capacidad de razonamiento.

¿Y vosotras escuchasteis música durante el embarazo? ¿Cual os relajaba? ¿Notasteis que relajaba a vuestro bebé después de nacer?

 

¿Habéis probado alguna vez jugar con globos y vuestros bebés?

Teniendo a una hermana mayor, mi hijo tiene a su alcance muchas cosas divertidas, que a lo mejor si estuviera él sólo, no se me ocurriría  darle o dejarle jugar con ellas.

El otro día se le ocurrió a mi hija mayor coger un globo y no os podéis imaginar lo bien que nos lo pasamos jugando todos juntos.bebé con globos

Primero jugamos a inflar el globo y soltarlo, disfrutaron muchísimo intentando coger el globo antes de caer al suelo. Además, este juego hace que los niño desarrollen  ciertas habilidades como la coordinación óculo manual y el sentido de causa efecto.

Hay que tener también mucho cuidado si tu bebé coge el globo desinflado, porque si se lo mete en la boca se puede asfixiar.

Después inflamos el globo y lo atamos, empezamos a jugar a darle al globo para que se elevara e intentar que no tocara el suelo. Mi peque se moría de la risa. Además si tocaba el suelo podía darle una patada y ¡volvía a subir!

Este juego también tiene muchos beneficios para el desarrollo de tu bebé, ya que ayuda a desarrollar la coordinación motriz y aprende a tener paciencia. Hay que esperar que el globo caiga de nuevo 😉

Otro día, en un restaurante nos dieron un globo de los que están inflados con Elio, imaginaos la carita cuando vio que el globo volaba, y que si tiraba de la cuerdecita bajaba y luego volvía a subir, la verdad que ese día no hubo niño en la comida, estuvo de lo más entretenido.

¿Lo habéis probado?¿Cómo jugáis vosotros con los globos y vuestros niños?

Fdo: Ana Molleda – La mamá de 5mimitos

Beneficios de la música en los niños

Desde hace tiempo varios estudios han demostrado el poder de que tiene la música en el desarrollo cerebral y psicomotriz de los bebés y futuros bebés, ya que les relaja y crea armonía en su vida.

Bebé escuchando música

Como seguramente sabréis, a partir de las 20 semanas de embarazo el bebé es capaz de oir. Desde ese momento comienza a captar el tono, la musicalidad y la intención de las frases como un reflejo de las emociones, y por eso se recomienda que las mamás y los papás le empiecen a hablar. Después de nacer, y hasta el primer año de vida, los bebés recuerdan las melodías que han escuchado en el vientre materno y las asocian con períodos de paz y tranquilidad, por lo que se puede utilizar la música que escuchó durante el embarazo para tranquilizarle durante sus primeros meses.

Por otra parte, diversos estudios también demuestran que un niño estimulado musicalmente se expresa de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad. En ellos se recomienda de forma general ponerles música clásica mientras juegan o realizan actividades, porque les ayuda a desarrollar la concentración, y también mientras concilian el sueño, ya que les ayuda a relajarse.

Debemos tener en cuenta que se debe diferenciar entre música para bebés y música para niños. Mientras la música para bebés será generalmente música clásica, la música para niños contiene letras y ritmos vocálicos, que ayudan a mejorar la memoria, la expresión corporal y la pronunciación, sin mencionar los beneficios de interrelación con su entorno.

En resumen, la música puede jugar un papel muy importante en el desarrollo de nuestros bebés desde el mismo embarazo. Cuando son más mayores, disfrutan mucho cuando les cantamos las típicas canciones “de niños” y se sienten importantes cuando empiezan a ser capaces de cantarlas ellos mismos. Además, como dicen, la música amansa a las fieras

¡Al agua patos! Beneficios de la matronatación

Con el calor del verano una ya no sabe qué hacer para que los peques estén fresquitos. Pero aunque sean pequeños a ellos también les gusta hacer “cosas de mayores”, como bañarse en la piscina. A mi peque le encanta y si encima está su hermana también bañándose, pues mucho mejor.

Mamá enseñando a su bebé nadarAunque ahora no puedo con mi hija mayor, estuve yendo a matronatación, y la verdad es que fue genial para las 2, ya que tiene muchos beneficios para los más pequeños, como por ejemplo para:

  • Desarrollo psicomotor: Cuando tu peque aún no anda encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, sintiendo mucha mayor la libertad y continuidad de movimientos. Aún siendo tan pequeños, comienzan a tener ciertas nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que le ayudará a tener  una mayor coordinación motriz, por ejemplo, al gatear o comenzar a andar.
  • Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio: La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.
  • Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño, lo que le ayudará mucho para otros aprendizajes.
  • Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: el poder jugar en la piscina con sus papás le llevará a compartir situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma, pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.
  • Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, y además aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El bebé adquiere más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con otras personas.
  • Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. Un ejemplo de ello es que aprenden a girarse sobre su espalda y flotar ante una caída al agua.
  • Ayuda al bebé a relajarse: Los ejercicios suaves, combinados con el agua a una temperatura agradable, relajarán al bebé y estimularán su apetito, con lo que comerá y dormirá mejor.
  • Ayuda al bebé a sentirse más seguro: Ya que disfruta mucho aprendiendo a nadar al sentir que sus padres tienen su atención concentrada en él.

Y además termina agotado, así que después de un rato jugando en el agua, seguro que se dormirá una buena siesta.