El huerto como recurso educativo

¿Os habéis dado cuenta el florecimiento de los huertos? en casa, en el medio urbano, en la escuela, empieza a haber un efecto contagio positivo, por el que la gente desea tener un huerto.

Pero ¿por qué? quizás por la necesidad del contacto con la naturaleza. En la ciudad lo necesitamos. Así que por qué no aprovecharlo para que sea una herramienta educativa, tanto en casa como en la escuela.

El huerto ofrece un abanico de posibilidades, es un medio de juego y de aprendizaje así como puede ser un espacio lleno de belleza si se gestiona bien. Si os animáis a tener un huerto, no os desesperéis se aprende con la experiencia, es un laboratorio, que permite hacer ensayos y confundirse.

5mimitos_huertoseducativos

¿Qué se puede aprender en un huerto?

  • Es un laboratorio vivo, por lo que se harán experimentos, unas veces funcionarán y otros no, tolerar así la frustración.
  • El origen de los alimentos, y su evolución. Las verduras, no aparecen por arte de magia en los supermercados, sino que lleva su tiempo producirlos y hay que cuidarlos, por lo que hay que responsabilizarse de ellas, para poder disfrutarlas más tarde.
  • Las plantas tienen su ciclo por lo que se puede aprender a tener paciencia.
  • Se puede establecer vínculos con el medio ambiente y de esta manera aprender a respetarlo.
  • El huerto es un espacio de trabajo en equipo, por lo que esta cuestión ayuda a enseñar la importancia de trabajar con los demás y respetarlos.
  • Refuerza la autoestima.
  • Además es un espacio de encuentro entre personas de diferentes generaciones, los padres, abuelos, profesores e hijos pueden intercambiar experiencias.
  • Mejora del desarrollo psicomotriz, coordinación de movimientos, desarrollo sensorial, disfrutar con todos los sentidos.
  • Puede ser un espacio, no sólo para trabajar, sino también para jugar, con actividades más distendidas.
  • Se ponen en práctica, los contenidos aprendidos en otra asignaturas, como matemáticas, ciencias naturales, etc…
  • Se valora el trabajo y esfuerzo de los agricultores, de las personas que trabajan en el campo.
  • Se conoce cómo es necesario que haya un equilibrio en el ecosistema.
  • Y además se aprende cómo funciona la agricultura ecológica. En este caso es necesario que se practica este tipo de agricultura, porque al estar en contacto con niños, los productos fitosanitarios, deben ser respetuosos con el medio ambiente y nada tóxicos para la salud humana.

¿Alguno de vosotros tiene huerto? ¿Qué experiencia tenéis con ellos?

Fuente imagen: pinterest

Fdo: Pilar de Espacios vivos

¿Por qué es importante la estimulación?

La estimulación es importante porque ayuda al desarrollo creativo de nuestros bebés, y con ello, su autoestima, personalidad y la capacidad para solucionar situaciones relevantes. Para favorecer la estimulación conviene que trabajemos aspectos tan importante como la cognición, la motricidad, el lenguaje, la creatividad y lo socioemocional.

La cognición engloba la capacidad de pensar, relacionar, comprender, razonar, relacionarse con el entorno y adaptarse a nuevas situaciones. Cuando desarrollas este área buscas mejorar la capacidad de tu niño para fijar su atención, seguir instrucciones y tener capacidad de reacción ante determinadas circunstancias.

Bebé jugandoLa motricidad es la capacidad para el movimiento y el desplazamiento, además de la facultad para establecer una coordinación entre lo que observa y lo que toca. Ayuda al niño a descubrir su cuerpo y sus habilidades para establecer un contacto físico con su entorno. En las primeras etapas, su desarrollo favorece la motricidad fina del bebé, que utilizará al utilizar sus dedos para dibujar, recortar, vestirse, etc.

El lenguaje permite a tu niño tener las habilidades necesarias para comunicarse y manifestar sus ideas. En esta área es muy importante que trabajemos con ellos la capacidad de escuchar, la comprensión, la expresividad, el empleo de los gestos o la imitación.

La creatividad tiene en la imaginación, la curiosidad, la experimentación o la investigación, las principales cualidades que favorecen su desarrollo. Para nuestros hijos es un elemento clave a la hora de expresar y manifestar su mundo interior.

Por último, la parte socioemocional comprende las pautas de conducta, la experimentación e investigación, y la expresión de los sentimientos de una forma sana.

Si trabajamos la estimulación a través de todos estos aspectos, podremos nutrir a nuestros bebés de ricas y variadas experiencias que le ayudarán a aprender lo necesario para alcanzar un desarrollo y crecimiento saludables. Pero debemos hacerlo de una forma consciente y tener en cuenta que todos los niños son diferentes, y tienen también distintos entornos.

Por una parte, cada familia tiene sus propias experiencias que condicionan el desarrollo del bebé. Los niños tienen distintos ritmos y tiempos de reacción, y conviene incluir la estimulación dentro de una rutina que permita dedicarse al bebé con el tiempo y la tranquilidad que necesita. Además, si tu hijo está cansado, no hay que agobiarle, pero hay que evitar un exceso de novedades, porque se sentirá más cómodo si está rodeado de elementos conocidos y familiares.

Si queréis más información la podéis encontrar en libros como “Cómo estimular al bebé”.