¿Qué puedo hacer si mi hijo presenta los sintomas de la dislalia?

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2013/01/samuel.jpg[/author_image] [author_info]Samuel Arroyo. Diplomado en Logopedia y Psicólogo clínico. Nos ayudará a entender la evolución del aprendizaje del habla de los peques y a entender algunos trastornos del habla.[/author_info] [/author]

 

Como continuación de mi post anterios sobre ¿Qué es la dislalia?, os voy a explicar hoy lo que se puede hacer si tu hijo presenta los sintomas.

En primer lugar, como ya hemos comentado anteriormente, dependerá de la edad del niño. Si tiene más de cuatro años y los errores articulatorios persisten, lo aconsejable será acudir al logopeda, para que realice una evaluación exhaustiva y determine si es necesario seguir un tratamiento logopédico o no, aunque hay que tener en cuenta que hasta los 6 años no se suele alcanzar la madurez articulatoria. De todos modos, siempre hay que tener en cuenta la edad de adquisición de los diferentes fonemas, ya que la no articulación de un fonema a una edad más temprana con significa necesariamente un trastorno, ya que por ejemplo el fonema /r/ doble no se considera que sea necesario intervenir en él hasta los 5 ½ o 6 años, aunque es algo indicativo, y siempre va a depender del niño y su evolución.Dislalia-infantil

Es muy importante la actitud de  los padres ante este tipo de problemas. Por supuesto, es importantísimo estimular correctamente al niño desde su nacimiento para que su adquisición del lenguaje sea la adecuada, y ante los posibles errores que aparecerán tarde o temprano en este proceso, saber cómo corregir al niño sin crearle ansiedad o haciéndole sentir culpable por algo que no puede controlar (os remito a un artículo anterior “Dilo bien”). Y en caso de que necesite tratamiento logopédico si se diagnostica la dislalia, colaborar en todo lo posible con el tratamiento que prescriba logopeda y las tareas que nos mande para hacer en casa con el niño, aspecto éste muy importante y que por experiencia, os puedo decir, que por desgracia, casi ningún padre cumple posteriormente. En mi caso, siempre preparo diferentes tareas para que el niño realice en casa junto con sus padres, ejercicios de praxias bucolinguofaciales delante del espejo, ejercicios de respiración, cuadernos con fichas y ejercicios del fonema que se está tratando, etc. Casi idéntico a lo que se hace con el niño en el gabinete. ¿Pero qué sucede? Que los padres no hacen este trabajo conjunto con el niño, creyendo que lo que hace con el logopeda es suficiente, cuando lo más importante, es lo que se trabaja en casa, ya que es el modo que tiene el niño de generalizar lo que se hace en un contexto muy reducido, como son las sesiones logopédicas, y sobre todo, que lo hace en su ambiente natural y conjuntamente con quienes más le pueden ayudar y son sus modelos de comportamiento, que son sus padres.

 

Espero que este artículo os sirva para conocer un poco más este problema, y que en caso de que vuestros hijos puedan presentarlo, que os aclare qué es y cómo se presenta, y cómo actuar.

Fdo: Samuel Arroyo . Logopeda y Psicólogo Clínico

 

Aprendiendo idiomas de pequeños

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2012/05/AlejadraAlfaro.png[/author_image] [author_info]Alejandra Fernández Aladro. Psicóloga infantil y familiar de orientación sistémica que desde .oO PequeEnFamilia Oo. ofrece apoyo a familias con niños y adolescentes a través de asesoramiento puntual, orientación, talleres familiares, escuelas de familias y terapia individual y familiar, siempre desde la cercanía y para todas aquellas cuestiones que nos generan dudas en el día a día familiar.[/author_info] [/author]

Los niños de hasta tres o cuatro años pueden aprender varios idiomas sin problemas. A partir de esta edad, pueden adquirir nuevos idiomas, pero con menor rapidez y la forma será menos correcta. Entre los ocho y los diez años, es el momento en el que concluye una de las principales del desarrollo humano, por lo que a partir de esta edad los niños pierden la capacidad de aprender un idioma de forma intuitiva, natural, a partir de este momento tienen que esforzarse más por aprenderlo.

 

Niños Leyendo

Para que los niños aprendan un segundo idioma con mayor facilidad debemos tener en cuenta:

  • Cuanto antes mejor: como hemos explicado anteriormente, cuanto más pequeño sea el niño, su cerebro está más preparado para adquirir idiomas de forma natural e intuitiva, con menos esfuerzo.
  • Cantidad: Muchas horas. Para alcanzar niveles nativos, el niño debe escuchar ambos idiomas muchas horas, como parte de su rutina.
  • Intensidad: El contacto con la otra lengua es eficaz cuando impregna la vida del niño. Por eso, cuando no se aprende en el hogar, son muy eficaces los programas de inmersión.
  • Necesidad o deseo de establecer comunicación:  Los niños aprenden a hablar una lengua para comunicarse con sus iguales.
  • Cada uno, uno: Es importante que cada idioma sea focalizado en una persona, para que el niño pueda diferenciar los dos idiomas. Cuando los padres tienen un idioma diferente, lo adecuado es que cada padre enseñe su idioma. Si es a través de un programa de inmersión o colegio biligüe, que sea en ese espacio donde se ocupen de enseñarles el segundo idioma.

Aprender un segundo idioma tiene muchas ventajas:

  • Favorece la atención. Ayuda  a que la capacidad de atención del niño se potencie, tiene consecuencias positivas en las capacidades cognitivas del niño.
  • Favorece la apertura mental. Potencia la capacidad del niño para adquirir más informaciones y mayor variedad.
  • Mayor facilidad para los idiomas. Un niño bilingüe aprende con más facilidad un tercer idioma. Si el motivo de la introducción de un tercer idioma es porque el padre habla un idioma, la madre otra y viven en un país donde se habla un tercer idioma, el niño estará expuesto al contexto de los tres idiomas y le será fácil adquirilo, si no es así, es conveniente que se planifique de forma adecuada la forma en la que se va a introducir ese tercer idioma.
  • No entorpece el aprendizaje de ninguna lengua. El desarrollo del habla de un niño bilingüe será normal. Al principio puede que mezcle algún sonido, pero poco a poco diferenciará adecuadamente los dos idiomas y será capaz de utilizar cada uno en su contexto. De ahí la importancia, de diferenciar muy bien los contextos en los que aprende cada uno de los idiomas.

 Fdo:  Alejandra F. Aladro. Psicóloga. Peque en Familia

Enseña a pensar a tu hijo

No hay nada más gratificante para unos padres que enseñar a sus hijos a manejarse en un mundo donde el contraste de ideas en sus diferentes formas de expresión, y siempre desde el respeto, les haga sentirse parte de una sociedad avanzada en busca de un futuro ilusionante. Os comento esto porque os quiero exponer el proyecto de un investigador norteamericano empeñado en fomentar el pensamiento crítico y creativo de los niños que ha recogido un medio digital nacional. Me refiero a David Perkins quien considera que “en la actualidad no hay ningún compromiso más importante que educar a la próxima generación para este mundo tan complejo”. Y razón no le falta.Baby with microscope, isolated on a white background.

Perkins, doctor en Matemáticas e Inteligencia Artificial por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), estudia cómo funciona la mente humana y busca estrategias con el objeto de “desarrollar el pensamiento crítico y creativo de los alumnos y lograr un aprendizaje más rápido con una comprensión completa”. Por este motivo, Perkins fundó junto a su compañero Howard Garner “el Proyecto Cero” que integraron en la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard. “Los niños tienen que enfrentarse a lo desconocido y a lo inesperado para acostumbrarse a manejarse en un mundo que cambia constantemente”, señala Perkins muy comprometido con su proyecto, a pesar de haberse jubilado recientemente.

Este investigador considera que en la escuela se cometen muchos errores ya que a menudo, “se aprenden hechos o procedimientos aislados sin comprender el contexto general. Y sin pensar”. Perkins señala que un error típico en las escuelas es “enseñar a los niños cosas que no importan mucho en la vida pero que probablemente van a vivir”. En su opinión, se dedica “muy poco tiempo” a la comprensión de la probabilidad y la estadística, que se utilizan habitualmente en los periódicos, para entender las políticas de los Gobiernos, etc. “En lugar de restar tiempo a los temas que menos se van a utilizar, se suele añadir más currículo, de modo que el programa se vuelve demasiado amplio. Y este es otro error”. Perkins no apunta que sólo importe el conocimiento práctico, las habilidades, también “hay mucho conocimiento abstracto que es muy importante para entender el mundo”.

Para el investigador, la mayor influencia en la educación global de un niño, es la sociedad. Y así sostiene que “la mayor influencia no creo que sea ni la de los padres, ni la escuela, sino una cultura mayor. Cuando ves cómo pasan los niños su jornada, te das cuenta de que con los padres están algo de tiempo, pasan más en el colegio y el resto en Facebook o con sus amigos. Creo que los padres tienen la posición más débil”. Sobre el uso de las nuevas tecnologías en el aula, el profesor considera que es “una herramienta poderosa pero hay que usarla con una gran visión del aprendizaje. No es una varita mágica, como la gente cree”. Y así añade que en lugar de innovar, “la tecnología se usa de una forma muy tradicional y por eso no cambia la forma de aprendizaje”.

 

Aquí van unas recomendaciones importantes de Perkins para aplicar en casa:

–        “La interacción entre padres e hijos es importante. Converse sobre cualquier cosa. Hay que tocar todos los aspectos de la vida de los niños y del mundo en general”. Política, deportes, y todo tipo de arte, aunque sea “callejero”.

–        Hay muchas formas de usar la tecnología. Si quieres construir experiencias en las que los niños participen, la tecnología te permite hacer cosas que antes no eran posibles: composiciones en power point, componer música en el ordenador, simulaciones de fenómenos físicos que te permiten mostrar lo que ocurre y manipularlo, de manera que “puedan explorar y desarrollar hipótesis”, dice Perkins.

Conferencia de Perkins: “Qué cosas vale la pena enseñar y aprender hoy”

Conferencia Perkings

 

Tres rutinas de pensamiento

–        Cuando los niños estén mirando un cuadro, leyendo una historia o visualizando un fenómeno científico, pregúntele: ¿Qué está ocurriendo aquí? ¿Qué te hace decir eso? ¿En qué te basas?

–        Solía pensar. Y ahora pienso. Al final de cada lección ya sea de historia o de ciencia, pregúnteles: ¿Qué pensabas antes y qué piensas ahora? Perkins apunta que “esto refleja su reflexión sobre lo que han aprendido y cómo sus mentes han cambiado”.

–        Círculo de perspectivas. Elegir un tema controvertido en función de la edad de los niños. Por ejemplo, Perkins sugiere el colonialismo. Divida el grupo en diferentes protagonistas. Un niño podría ser el colono, otro el comerciante y otro, un nativo de un país. “Es una forma maravillosa de ofrecer a los niños diferentes perspectivas en situaciones complejas y de estructurar conversaciones que incitan a los niños a pensar. Les ayuda a cultivar sus mentes y a una comprensión profunda de los contenidos”, afirma Perkins.

 

Fdo: Olga Quintanilla Marful. Periodista y madre.

 

El huerto como recurso educativo

¿Os habéis dado cuenta el florecimiento de los huertos? en casa, en el medio urbano, en la escuela, empieza a haber un efecto contagio positivo, por el que la gente desea tener un huerto.

Pero ¿por qué? quizás por la necesidad del contacto con la naturaleza. En la ciudad lo necesitamos. Así que por qué no aprovecharlo para que sea una herramienta educativa, tanto en casa como en la escuela.

El huerto ofrece un abanico de posibilidades, es un medio de juego y de aprendizaje así como puede ser un espacio lleno de belleza si se gestiona bien. Si os animáis a tener un huerto, no os desesperéis se aprende con la experiencia, es un laboratorio, que permite hacer ensayos y confundirse.

5mimitos_huertoseducativos

¿Qué se puede aprender en un huerto?

  • Es un laboratorio vivo, por lo que se harán experimentos, unas veces funcionarán y otros no, tolerar así la frustración.
  • El origen de los alimentos, y su evolución. Las verduras, no aparecen por arte de magia en los supermercados, sino que lleva su tiempo producirlos y hay que cuidarlos, por lo que hay que responsabilizarse de ellas, para poder disfrutarlas más tarde.
  • Las plantas tienen su ciclo por lo que se puede aprender a tener paciencia.
  • Se puede establecer vínculos con el medio ambiente y de esta manera aprender a respetarlo.
  • El huerto es un espacio de trabajo en equipo, por lo que esta cuestión ayuda a enseñar la importancia de trabajar con los demás y respetarlos.
  • Refuerza la autoestima.
  • Además es un espacio de encuentro entre personas de diferentes generaciones, los padres, abuelos, profesores e hijos pueden intercambiar experiencias.
  • Mejora del desarrollo psicomotriz, coordinación de movimientos, desarrollo sensorial, disfrutar con todos los sentidos.
  • Puede ser un espacio, no sólo para trabajar, sino también para jugar, con actividades más distendidas.
  • Se ponen en práctica, los contenidos aprendidos en otra asignaturas, como matemáticas, ciencias naturales, etc…
  • Se valora el trabajo y esfuerzo de los agricultores, de las personas que trabajan en el campo.
  • Se conoce cómo es necesario que haya un equilibrio en el ecosistema.
  • Y además se aprende cómo funciona la agricultura ecológica. En este caso es necesario que se practica este tipo de agricultura, porque al estar en contacto con niños, los productos fitosanitarios, deben ser respetuosos con el medio ambiente y nada tóxicos para la salud humana.

¿Alguno de vosotros tiene huerto? ¿Qué experiencia tenéis con ellos?

Fuente imagen: pinterest

Fdo: Pilar de Espacios vivos