¿Por qué ocurren las rabietas?

La rabieta es un desbordamiento emocional y en ocasiones violento que produce el niño. La manifestación según los niños y según la situación puede ser muy diferente, pero generalmente va a acompañada de llantos y gritos, otras veces de pataleo, e incluso de daño físico para el niño, cabezazos, golpes, o daño físico hacia el otro, pegan, muerden, si no consiguen lo que quiere.

Rabieta en el tobogánTIPOS:

  • Ante la negativa. En estos casos el niño expresa la frustración que le produce no conseguir lo que quiere, y su manifestación por un lado es la expresión de esa frustración y por otro es una estrategia para conseguir lo que desean y no quedarse en la frustración.
  • Salida de la tensión: Otras veces el niño ha tenido muchas experiencias negativas durante el día y una pequeña cosa rebosa el vaso y le hace montar en cólera, parece desproporcionado, pero no es más que una necesidad del niño de sacar sus emociones, de expresar su angustia o miedo.
  • Cansancio: Como habréis podido observar, a veces son mayores las rabietas al final del día como consecuencia del cansancio de todo el día. No sabe expresar el cansancio y como a los adultos cualquier cosa le molesta y es motivo de enfado.
  • Miedo al abandono: La rabieta se transforma en un dejarle solo, rechazarle, que el niño percibe y su llanto ya no es por frustración sino por ese miedo y angustia al abandono. El niño puede creer que ya no se le quiere, que no es importante, que es malo y eso le hace llorar.
  • Autonomía y Rebeldía: Hay quien dice que la etapa de los dos años es como la “primera adolescencia”, quieren sentirse mayores, hacer las cosas solos, pero no pueden. Con sus rabietas expresan ese deseo de ser autónomos, grandes, decidir por si mismos.
  • Desarrollo de la tolerancia a la frustración: Los niños hacen cosas y no consiguen lo que quieren, tienen que esperar, les sale mal la “torre”. Los fracasos les enfadan, les enseñan sus limitaciones y entran en contacto con sus sensaciones de pequeñez y desvalimiento. De pequeños estos sentimientos son muy frecuentes. Al fin y al cabo están en el proceso de adquirir las destrezas básicas, como andar, hablar, hacer solos ciertas cosas. Es inevitable que ocurra esto: cuanto mas he de aprender, mas a menudo sucede que no acierto a la primera.
  • Cambios: A veces hay niños que si nos salimos de su rutina, se sientes desbordados y descontrolados y montan una rabieta por cualquier cosa. Enseñarles poco a poco a aceptar los cambios es algo positivo para ellos.

Aunque parezca difícil de entender, a mi juicio, los niños no se enrabietan para incordiar a los adultos. Los llantos y las rabietas son exclusivamente, manifestaciones de desesperación, de una situación de desvalimiento. Es que quisieron hacer algo y no pudieron, o no lograron imponerse frente a otros niños, o no consiguieron persuadir a los padres de que les dieran permiso para hacer alguna cosa. La suma de estas derrotas da pie al desespero y entonces lloran, o también puede ocurrir que reaccionen con una rabieta. Con el tiempo y conforme el niño va adquiriendo más confianza en si mismo, no se cede ante sus rabietas si no es oportuno, aprenden a disminuir la frecuencia de sus llantinas y de los pataleos incontrolables.

Si tienes alguna duda sobre este tema u otros que te pueda ayudar, no dudes en contactar conmigo, en

www.ciparhpsicoterapia.com o mandándome un correo a  Sonia Rodriguez Martín

Bibliografía

  • Bacus A. Preguntas al psicólogo.. Edit. Salvat

  • Bowlby, J. (1993). La separación afectiva. Edit Paidós.

  • Caplan M. (2004) Tocar es vivir. Edit La Llave

  • Cubells, J.M y Ricart, S. (1999). ¿Por qué lloras?. Edit. Martínez Roca

  • Garth M. Luz de estrellas y Rayo de luna. Meditaciones para niños. (visualizaciones para ayudar a los niños a dormir bien, a no tener miedos….). Edit. Oniro

  • González C. (2010) ¡Bésame mucho!. Edit. Temas de Hoy

  • Grose M. Niños felices.. Edit. Oniro

  • Harrison S. (2002). La infancia feliz. Edit. La Llave

  • Revistas de “Ser padres”

  • Siegel J. y Hartzell M. (2005). Ser padres conscientes. Edit. La Llave.

  • White Burton L. No lo mimes, quiérelo.. Edit. Aguilar

Ideas para entretener a los bebés en los viajes en coche

El fin de semana pasado nos fuimos de viaje en coche para dejar a mi hija de 6 años (la mayor) en la playa con los abuelos. Con ella no hay problema durante el viaje, porque se pone sus películas o si no, jugamos al “veo veo”, vamos contando coches de algún color, cantamos, planteamos adivinanzas sencillas, jugamos a lBebé en el cocheas palabras encadenadas, a simón dice… Con ella viajar es más entretenido y se nos pasa el tiempo volando, pero con el peque, que sólo tiene 17 meses y aún es un bebé, es algo más complicado, porque se cansa enseguida y no se entretiene mucho tiempo con nada. Y aunque siempre se duerme un rato, el resto del tiempo, se le hace muy pesado. Por eso os comento algunas cosas que me han funcionado en el viaje de vuelta, porque en el de ida no iba tan preparada 😉

 

  • Llevar siempre comida y agua suficiente. Si tienen hambre o sed se ponen más “pesaditos”, y el mío es un tragoncete, así que unas galletas a mano siempre funcionan…
  • Llevar siempre música infantil, que podáis ir cantando todos, y si además se puede ir bailando con ellos, mejor.
  • En las paradas que efectúes, asegúrate que hay un sitio donde tu peque pueda estirar las piernas y correr un poco para que queme las energías acumuladas.
  • Llevar algún juguete pequeño o libros tipo puzzle que le gusten; se entretendrá un rato. Eso sí, procura que no sea un juguete que haga ruidos molestos ni fuertes, para que no desconcentre al conductor. Otra buena opción es una marioneta mientras te inventas un cuento de esos que les encantan.
  • No te digo que te lleves un reproductor de CDs, porque eso seguro que ya lo has probado y además a ciertas edades no les entretiene mucho.

Espero que esto te sirva para que paséis un viaje más ameno, ¿Qué trucos utilizas tú?

Chupete ¿sí o no?

Antes de tener un hijo te planteas algunas cuestiones, en este caso, una de las decisiones que hay que tomar es, si le pondrás chupete a tu pequeño o no.

En esta ocasión voy a plantear los ventajas e inconvenientes del mismo, pero finalmente quien tiene que tomar la decisión sois vosotros, los padres.

El bebé tiene un reflejo de succión que empieza en el útero y suele terminar al año de nacer. Este reflejo, es muy fuerte y le servirá para alimentarse y calmar su ansiedad.

Algunos especialistas no son partidarios del chupete, por varias razones:

  • Si se introduce desde muy temprano, puede interferir en la lactancia materna.
  • Se le crea un dependencia, que luego habrá que eliminar.
  • Puede interferir en el contacto de los padres con el bebé, y también en el acceso al pecho (que es el chupete natural de los bebes)

Sin embargo, cuando se le da el pecho, las madres sufrimos a veces las grietas y si estamos constantemente ofreciéndole el pecho, para que se calme, las grietas pueden no cicatrizar fácilmente.

No es recomendable ofrecer el chupete hasta que el niño no tenga entre quince días y un mes de vida, para evitar esa interferencia a la lactancia materna.

También hay que tener en cuenta que si se decide poner el chupete, debe ser un chupete seguro, para evitar accidentes si se rompe en piezas pequeñas. El chupete debe limpiarse con agua y jabón, evitando hacerse con la boca de un adulto (no os sorprendáis por este punto, que a veces los padres lo hacen sin ningún problema). El chupete nunca debe mojarse en bebidas azucaradas para evitar las futuras caries dentales. Nunca obligarle a que el niño acepte el chupete. Hay muchos tipos de chupetes en el mercado y si a vuestro hijo no le gusta una podéis intentarlo con otros pero sin forzarle.

Si finalmente acepta un chupete, tendréis que tener varios iguales, por si se pierde, se rompe o se ensucia. A veces no toleran chupetes diferentes.

Es cierto que quizás, sea difícil quitarle la dependencia, pero más complicado es evitar que se chupen el dedo, los dedos o el puño. Esto último puede incluso provocar problemas en el paladar.

Así que después de todos los pros y contras, vosotros decidís.

Cuidarse el pecho durante la lactancia materna

 

Es muy importante cuidarse el pecho, durante la lactancia materna, para evitar problemas tanto para la madre como para el bebé.

Durante la lactancia materna, casi todas las mujeres, sufrimos las grietas. Dicen que es por las malas posturas durante el amamantamiento, sin embargo, cuando nace tu bebé, nuestra ansiedad, sólo nos hace pensar en que el bebé se capaz de “engancharse” y cuando te quieres dar cuenta, ya han empezado, las molestias de las grietas. En los hospitales, no suelen dedicarnos tiempo a las recientes mamás para explicarnos cómo hay que hacerlo. Así que al final nos vemos solas ante esta nueva situación.

Por mi experiencia, puedo decir, que las grietas llegan a desaparecer, pero tiene que haber un cuidado para ello.

Hay otras cosas que hay que tener en cuenta, para cuidarse el pecho durante la lactancia materna.

En primer lugar, es importante el sujetador. Los sujetadores deben ser sin aros y de la talla adecuada. Mi consejo es que antes de dar a luz, os compréis un par de ellos y una vez os haya subido la leche, y apreciéis bien la talla, adquiráis algunos más. El que sea de la talla adecuada, evitará que hay mucha presión en los pechos, evitando que se acumule la leche y de esta manera la aparición de mastitis.

Es aconsejable lavar los sujetadores con un jabón ecológico, evitando aquellos que puedan afectarte o irritarte. Podéis incluso fabricar vuestro propio jabón para lavarlos.

No es necesario tener una limpieza extrema, sino lavar los pechos, con agua, y sin jabón, para evitar que se resequen. En estos tiempos de calor, aconsejo lavar los pezones con suero fisiológico, para evitar sabores y que el bebé pueda rechazar el pecho. Siempre dejar secar al aire, para prevenir la aparición de hongos.

Os aconsejo, que cuando notéis la subida de la leche, os masajeéis de forma intensa, para eliminar los nódulos o bultos, producto de la acumulación de la leche y que puede evolucionar a una mastitis. Así mismo, si tenéis ciertas molestias, se puede colocar sobre el pecho, paños secos calientes.

Después de cada toma, o cada vez que os saquéis leche con un extractor, es importante que os extendáis por los pezones, unas gotas de vuestra propia leche, para la cicatrización de las grietas, o para la hidratación de los mismos.

Si tenéis grietas, además de aplicaros la leche, como acabo de comentar, es importante que os pongáis crema de Lanolina sobre la leche que os habéis extendido para fijarla . En las oficinas de farmacia, podréis encontrar marcas, que os permiten extender dicha crema, sin necesidad de quitarla antes de la toma, lo que simplifica mucho.

Además de estos consejillos, os quería comentar que para evitar la mastitis, los probióticos, pueden ayudar a que no aparezca.

Los discos de lactancia, pueden irritar, por ello al elegirlos en la farmacia, seleccionar aquellos que sean de algodón puro. Cuando a veces se mojan los discos, por una gran subida de leche, es conveniente cambiar los discos, evitando así la aparición de hongos.

Así mismo, para una buena lactancia materna, es necesario una buena alimentación e hidratación.

Cambios durante el embarazo

Tripita embarazadaEl periodo del embarazo es, sin duda alguna, uno de los momentos más importantes para la mujer, debido a los cambios físicos y psicológicos que va a experimentar, así como por la implicación emocional que conlleva el ser madre. Hoy en día, es un proceso muy controlado y cuidado, en el que se han minimizado tanto las complicaciones durante la gestación como las que rodean al momento del parto. Además, en las sociedades como la nuestra, la figura paterna va teniendo una influencia cada vez mayor, con una implicación directa en las pruebas médicas que se le harán a la madre, asistencia al parto, cuidados del bebé, etc.

Podemos decir que la mujer va a experimentar unos grandes cambios, que los dividimos en conscientes e inconscientes. Los primeros son los que corresponden a lo que llamamos “hacer nido”, y es la preparación de la ropa del futuro bebé, preparar la habitación con la cuna, el cambiado, la bañera, asesorarse en la compra de un buen carro (tarea nada fácil, por cierto), aprovisionarse de pañales y toallitas deshechables…Y todo esto, como decíamos, se realiza conscientemente. Estos “cambios” implican directamente otros inconscientes, que son los psicológicos; esto es: los procesos de pensamiento comienzan a modificarse, de manera que la prioridad pasa a otra persona que la mujer lleva dentro, y eso hace que cambie la forma de verse a ella misma (antes como mujer, ahora como madre), la percepción del entorno (ahora es más inseguro que antes), y una numerosa lista de ejemplos.

Con todo ello, todavía no hemos abordado los cambios más importantes que se van a producir durante el embarazo, y son los cambios físicos. El cuerpo, de manera inconsciente, va a prepararse para gestar a un nuevo ser humano, y todo ello sin la participación activo de la mujer. Pero la pregunta es: ¿seguro que es sin su participación?. Claramente: no. La mujer no tiene que pensar en: tengo que generar una placenta, tengo que ayudar a la división celular para pasar de un cigoto a un embrión, voy a concentrarme en mover mis vísceras para dejar más espacio para el feto… No, nada de esto es necesario, pero sí tiene que pensar en: tengo que alimentarme bien para que le falte ningún nutriente a mi bebé, tengo que moverme para mejorar mi circulación, tengo que respetar las recomendaciones del médico (no puedo beber alcohol, no comer jamón si he dado negativo en toxoplasmosis..). Es decir, que en los cambios inconscientes que su cuerpo realizará, hay una parte consciente muy importante. Y ya no solo de cara al bebé, sino de cara a ella misma, para minimizar tanto las complicaciones del proceso de la gestación . Y ¿cuáles son estas complicaciones?: sobre todo, la retención de líquidos y las varices, los dolores de espalda y ataques de ciática a medida que crece la tripa, el debilitamiento del suelo pélvico (cosa de la que hablaremos largo y tendido), la dilatación de la musculatura abdominal y su posterior debilitamiento, las fascitis plantares (patología que produce mucho dolor en las plantas de los pies)… Es decir, que hay que cuidarse porque, aunque sea una etapa maravillosa de la vida, no todo es un camino de rosas.

El resumen de toda esta parte es muy sencillo: mi cuerpo lo va a hacer todo por mi bebé, pero: ¿qué puedo hacer yo por mi cuerpo?; es decir: ¿qué puedo hacer yo por mí?.

Jugando con pompas de jabón

Como estamos en verano y hace calor, un buen juego para entretener a nuestro peque de cualquier edad son las pompas de jabón.

Bebé haciendo burbujasCuando empieces a hacer pompas de jabón, (mejor en el exterior que dentro de casa) verás como tu niño se quedará como hipnotizado, luego pondrá esa carita de asombro que tanto te gusta y por fin se reirá a carcajadas. Las burbujas son mágicas para los peques, porque flotan en el aire, no se sabe hacia donde irán, ni tampoco cuanto tiempo pasará hasta que exploten y desaparezcan.

Con este juego mantendrás a tu bebé entretenido mientras se divierte estimularás su curiosidad. Si además él quiere hacerlo solito, mucho mejor, porque así desarrollará la capacidad de soplar, que le ayudará a perfeccionar el control de la respiración, también la capacidad de percepción, y desarrollará la coordinación entre la vista y los movimientos de las manos, al intentar cogerlas, ya que esto le ayudan a trabajar el sentido de la anticipación y a coordinar mejor sus movimientos.

Como puedes ver con este juego son todo ventajas que ayudan positivamente a tu bebé, además puedes comprar el pompero en un montón de sitios o si lo prefieres fabricártelo tu mismo.Pompero burbujas

Aquí te doy la receta, para que tus pompas sean resistentes:

  • Mezcla 2 partes de agua
  • Con una de detergente líquido (el que usas para fregar los platos, sirve perfectamente)
  • Añade además una cuchara de glicerina o azúcar glace.
  • Coge 3 pajitas de refrescos, córtalas por la mitad y pégalas con celo.

 

Si sigues la receta mágica, cuando soples verás como las pompas salen en todas las direcciones y eso divertirá mucho a tu hijo.

Para unas pompas enormes, también puedes utilizar un colador o embudo, si usas el colador no te olvides de quitar la rejilla, o si prefieres usar una percha de alambre y darle forma de raqueta también funcionará, y con todos conseguirás en mismo resultado, cuando lo mojes en el cubo con la mezcla de jabón y sacudas la mano, tu peque se quedará impresionado con la súper burbuja que conseguirás hacer.

 

Grupos de Preparación al Parto

 

Os voy a contar un programa muy particular que el Ayuntamiento de Madrid tiene en marcha para la preparación al parto.

Se trata del programa de salud materno-infantil, que se ofrece en algunos de los Centros de Madrid Salud.

Es un programa muy completo, puesto que se ofrece apoyo a los futuros padres y resuelve muchas dudas y cuestiones.

El equipo de personas que está implicado en este programa está formado por muchos profesionales, aportando cada uno de ellos su particular visión de la futura maternidad-paternidad. El equipo está formado por:

  • Matrona
  • Trabajador Social
  • Psicólogo
  • Pediatra

Las sesiones del programa son muy intensas, pero muy claras y resuelve las dudas que tenemos antes de dar a luz.

La matrona explica los cambios corporales que se producen durante la gestación, la dinámica del parto, la alimentación, gimnasia que como mujer embarazada podemos hacer para sentirnos mejor, las famosas respiraciones para el parto, lo que nos espera después, cuando nazca nuestro hijo o hija.

El pediatra habla sobre los cuidados y características del recién nacido, para darnos unas pequeñas nociones y sentirnos más seguros.

El psicólogo trata nuestras inseguridades, tanto de cada mamá, como la de la pareja.

El trabajador social, comenta las ayudas que tienen las madres y los padres, cómo hay que solicitar la guardería, o cómo acudir a los servicios sociales.

Es un programa muy completo, donde los profesionales hacen un seguimiento de las madres, de las parejas y posteriormente de los bebes. Por eso una vez pasado un tiempo, el programa da la posibilidad de acceder a unas sesiones post-parto donde estos mismos profesionales completan el programa.

Se habla sobre la alimentación, los cuidados, la higiene del bebé, la fiebre, las vacunas, etc.

El psicólogo apoya a las parejas, escuchando las inquietudes de todos, de la madre y del padre, los miedos y nueva situación.

Lo bueno de este programa es que los grupos que se forman son muy reducidos, por lo que el diálogo es fácil y rápido, resolviendo muchas dudas y problemas a cada una de las mamás.

Si estáis embarazadas y residís en Madrid, os recomiendo asistir a este programa, os ayudará a afrontar la nueva situación y a cuidaros.

Para ello podéis llamar al 010 y preguntar por el Programa Materno-Infantil de vuestro distrito.

¿Qué hacer ante las rabietas de tu peque?

Somos muchos los padres y madres que estamos preocupados por esa capacidad de nuestro hijo de montar en cólera por cualquier cosa, llorar, patalear, darse cabezazos, romper cosas, es como si nuestro hijo o hija, dulce, cariñoso, niña llorando tranquilo, se transformara en un ser terrible tan solo ante una palabra “no”, y otras veces sin ni siquiera la palabra, nadie sabe porque de repente se pone a llorar y claro está, nos desespera, no sabemos que hacer, unas veces nos “pilla más relajados” y lo manejamos, otras no lo soportamos y le chillamos, probamos de todo pero no funciona, el niño sigue transformándose. Y lo que más nos preocupa a los padres es que en ocasiones esa transformación del niño hace que como padre yo también me transforme y monte casi una rabieta, gritos, desesperación……etc. ¡que hacemos!

Límites y autoridad

Entre el año y medio y los dos años, el niño quiere decidirlo todo, se opone fácilmente y se niega a obedecer. No soporta la frustración. Corre por todas partes, lo toca todo, se muestra fácilmente provocador y desencadena así toda clase de situaciones difíciles de manejar para nosotros los padres. Ellos que soñaban con tener relaciones pacificas y razonables con su niño, se encuentran arrastrados a esta relación de fuerza, en la que tratan de evitar los escollos de la permisividad o los excesos de autoridad.

Los meses pasan. El niño continúa chillando cuando se le pide que deje sus juegos, subiéndose a la mesa o negándose a coger la mano para atravesar la calle. ¿Cómo hacer para que el niño obedezca sin pasarse de autoritarios y sin dejar que el niño decida todo?

Padres que saben lo que quieren

Es normal que el niño se oponga y saque de sus casillas al padre, pero es deseable que encuentre frente a el una voluntad superior a la suya que de pruebas de la firmeza necesaria. Aun cuando el niño proteste enérgicamente, el niño que tiene normas y limites se siente mas seguro y querido. La disciplina es completamente necesaria.

Pocas reglas, pero coherentes.

Las reglas son difíciles de aplicar, por tanto más vale atenerse a lo esencial. Exigencias razonables, respetuosas y de acuerdo con la edad del niño es garantía de éxito.
Poner muchas normas y saltárselas con frecuencia es peor que tener unas claras y siempre cumplirlas, salvo excepciones.

Explicar sin justificarse

Una vez definidas las reglas hay que aplicarlas. Primero explicarlas con palabras simples (“no se cruza sin dar la mano a mama, porque te puede pillar un coche. Es peligroso)
Repetirlas cuantas veces sea necesario. (recuerda, no se cruza sin dar la mano a mama) A esta edad la prohibición no admite discusión.
Aplicar las consecuencias. Felicitar y animar si obedece, reprobar si no lo hace (si tiras agua fuera de la bañera, te sales) y cumplirlo.
La calma es importante. Tener claro el limite o norma, la consecuencia y cumplirla sin gritos. A veces descontrolar hace que nos sintamos tan culpables que premiemos al niño por lo que nosotros hemos hecho y olvidemos lo que sucedió. (le gritamos y como nos pasamos y nos sentimos culpables, le comemos a besos y nos olvidamos porque gritamos: porque tiró el puré al suelo)

Sentirse queridos

Cuando nos enfadamos el niño a veces se siente no querido, es importante que el niño sepa que se le quiere pero que no nos gustan sus rabietas. El niño debe ser totalmente aceptado y respetado en sus deseos y emociones. Tiene el derecho de montar en cólera pero no de golpear a su hermana pequeña. Tiene derecho a que le apetezca comer un pastel pero no a chillar en la pastelería. Es esencial hacerle apreciar bien esta diferencia: a él se le quiere, pero no a sus caprichos.

Para saber por qué ocurren las rabietas echa un vistazo a este enlace http://5mimitos.com/por-que-ocurren-las-rabietas/

Si quieres consultarme algo, me puedes encontrar en: Ciparh San Gregorio

 

Bibliografía:

  • Bacus A. Preguntas al psicólogo. Edit. Salvat

  • Bowlby, J. (1993). La separación afectiva. Edit Paidós.

  • Caplan M. (2004) Tocar es vivir. Edit La Llave

  • Cubells, J.M y Ricart, S. (1999). ¿Por qué lloras?. Edit. Martínez Roca

  • Garth M. Luz de estrellas y Rayo de luna. Meditaciones para niños. (visualizaciones para ayudar a los niños a dormir bien, a no tener miedos….). Edit. Oniro

  • González C. (2010) ¡Bésame mucho!. Edit. Temas de Hoy

  • Grose M. Niños felices.. Edit. Oniro

  • Harrison S. (2002). La infancia feliz. Edit. La Llave

  • Revistas de “Ser padres”

  • Siegel J. y Hartzell M. (2005). Ser padres conscientes. Edit. La Llave.

  • White Burton L. No lo mimes, quiérelo. Edit. Aguilar

Niños felices

 

¡Qué emocionante es cuando tu bebé, empieza a sonreir! Y no digamos cuando se ríe.

 La risa es muy beneficiosa y favorece una serie de cuestiones como:

  • la digestión
  • Activa la respiración
  • Favorece el  buen funcionamiento del hígado
  • Estimula la secreción de inmunoglobulina, para mejorar las defensas del cuerpo.
  • Fortalece el sistema cardiovascular
  • Estimula la comunicación
  • Favorece la autoestima

Para favorecer esa risa, mi consejo es jugar con tu hijo a esos juegos que le gustan, le resulten agradables y entretenidos. No hay que forzarle a actividades que notéis que no le gustan.

Es importante darles caricias, masajes, cantarles, contarles cuentos, susurrarles, bailarles, dedicarles miradas de cariño, sonreírles y reírse con ellos y para ellos. Todo esto repercutirá en nuestros hijos en la edad adulta, su desarrollo humano, social, emocional se verá favorecido o empobrecido en función de la dedicación que hagamos sobre ellos.

Es importante que nosotros los padres, estemos contentos, alegres y podamos transmitírselo a ellos. De esta manera se incrementará la producción de endorfinas que alivian los dolores y se encargan de luchas contra los virus.

Osea que después de todo esto, la conclusión es que cuánto más alegres y felices sean nuestros hijos, y nosotros con ellos, más sanos estarán.

 Habrá que eliminar ciertas situaciones que son negativas y que disminuyen todo lo que he comentado anteriormente. Estas situaciones pueden ser las siguientes:

  • Estar de mal humor en presencia del niño.
  • Evitar cogerles cuando estéis nerviosos o estresados, todo eso se transmite.
  • No discutir, gritar en presencia del niño.
  • Hacer ruidos excesivos.
  • Irse de viaje dejándolos a cuidados de otros.
  • Estar ausente durante un largo tiempo.

 Mi recomendación es que desde que nazcan le dediquéis sonrisas, cariños, y muy buen humor, para que crezca con una buena autoestima y haga de ellos niños seguros de sí mismos.

A veces es difícil hacerlo, pero compensa. Todo para tener niños muy felices.

¿Comer por dos?

En el momento que nos enteramos que estamos embarazadas todos nos aconsejan que cuidemos nuestra alimentación porque ahora debemos “alimentar a dos”, pero esto no es más que un mito.

Embarazada con 2 platos de comidaDurante el embarazo, al igual que en la lactancia, tenemos que seguir una dieta equilibrada. En esta dieta será muy importante el aporte de fibra (verduras de hoja verde), para evitar el estreñimiento; cocinar bien los pescados y las carnes, para evitar la toxoplasmosis; e ingerir alrededor de cinco piezas de fruta al día, evitando que sea después de las comidas, para asimilar mejor todas sus vitaminas.

¿Existen los antojos?

Aunque hay momentos puntuales en el embarazo en los que nos apetece mucho comer cierto tipo de alimentos, como pueden ser los que llevan mucho vinagre o los dulces. Este tipo de “deseos culinarios”, que normalmente llamamos antojos, son simples carencias de nuestro organismo o del bebé y nuestro cuerpo los pide porque los necesita.

¿Cómo evitar la toxoplasmosis?

Podemos contraer la toxoplasmosis a través de la verdura de hoja o las carnes, pero estos dos alimentos son muy importantes en nuestra dieta, por lo que tendremos que tener ciertos cuidados a la hora de ingerirlos.
Debemos lavar cuidadosamente las verduras (acelgas, espinacas, lechuga,…), existe un producto llamado amunika, que nos asegurará que estén libres de bichitos.

Por otro lado tenemos que cocinar muy bien la carne y evitar ingerir embutidos que no sean cocidos.
Si no puedes pasar sin un poquito de jamón serrano o lomo, congélalos al menos veinticuatro horas y ya no habrá problemas.

Siguiendo todos estos consejos y realizando un ejercicio físico moderado (caminar, natación…), conseguirás llegar al final de tu embarazo con 9 ú 11 kilos más, que es lo que recomiendan. Siempre y cuando estuvieras en tu peso ideal antes de quedarte embarazada, porque de no ser así, si estabas por debajo de tu peso engordarás algo más y si estabas por debajo algo menos; pero no os obsesionéis mucho con los kilos y disfrutad de vuestro embarazo.