Los sentidos del bebé

 

Cuando nacen nuestros hijos, nos preguntamos ¿qué serán capaces de ver? ¿me distinguirá?¿me oirá? A continuación os comento cómo van desarrollando sus sentidos a medida que van creciendo.

 La vista

Cuando nace nuestro bebé, es capaz de ver de cerca, a una distancia entre 20 a 25 cm, es decir, la distancia que hay entre el bebé y la mamá cuando le da el pecho.

El bebé recién nacido puede ver luces y sombras, contrastes claro-oscuro y formas de grandes dimensiones.

También es muy común observar que el bebé bizquea, no os preocupéis, es normal. Esto es consecuencia de que todavía no controla la musculatura del ojo. Esto puede pasar hasta los nueve meses. Si para entonces sigue ocurriendo es conveniente comentarlo al pediatra.

Entre los tres y cuatro meses, verá con más nitidez a mayor distancia y también empezará a agarrar objetos.

Cuando cumplen entre los seis y siete meses, el bebé es capaz de seguiros con la mirada a una mayor distancia y durante bastante tiempo. Podrá reconocer cosas que estén fuera de su alcance.

Desde el octavo mes y hasta el décimo, ya será capaz de investigar los objetos tanto con las manos, los ojos y la boca.

Al cumplir un año ya coordinará muy bien sus ojos y la vista espacial se habrá desarrollado notablemente.

 El oído

Antes de nacer, nuestros bebés son capaces de desarrollar su oído. Podréis observar cómo reacciona ante los grandes y desconocidos ruidos. Al nacer en el hospital o en la consulta se les hace una prueba de audición, que nos puede confirmar si tiene algún problema o por el contrario tiene una buena audición.

Al principio el bebé reacciona con miedo o asustado ante esos ruidos repentinos de los que hablaba antes.

Cuando tenga entre tres y cinco semanas, el bebé mirará en vuestra dirección cuando habláis. Cuando cumpla entre los dos y tres meses, el bebé será capaz de calmarse cuando oiga vuestra voz, aunque no pueda veros.

Más adelante entre los cinco y siete meses, podrá detectar los ruidos más alejados, como el teléfono, despertador, etc. A veces, puede que llore si no reconoce los ruidos o sonidos. Incluso es capaz de llamaros si os encontráis lejos,  con algunos sonidos repetitivos.

 El Tacto

Nuestros bebés desde muy temprana edad son capaces de distinguir la diferencia entre objetos ásperos, lisos, duros y blandos, así como las temperaturas de los objetos. Los niños prefieren un contacto suave y cálido a uno frío.

 El Olfato

Desde su nacimiento son capaces de reconocer el olor de la madre y distinguirlo de otras mujeres. Debido a que tienen un sentido del olfato muy desarrollado, os recomiendo evitar los olores fuertes, como perfumes, aceites esenciales, etc.

El Gusto

En algunos estudios, se ha comprobado que los bebés prefieren los sabores dulces y que sin embargo reaccionan con un claro rechazo a los alimentos ácidos y/o amargos. Si introducís la naranja en su alimentación, cuando el pediatra os lo sugiera, es muy normal que los bebés, pongan caras raras o incluso lo rechacen al principio.

La elección del carrito

Una de las cosas que nos planteamos los padres es qué carrito escoger y con qué criterios. Al margen del tema económico, que es importante tenerlo en cuenta y más con la situación de crisis económica que nos encontramos, he seleccionado algunos criterios para que los tengáis presentes. Es muy importante valorar el estilo de vida que lleváis habitualmente.

Antes de comprar el carrito debéis fijaros en las ruedas, ya que cuanto más pequeñas mejor funcionará en entornos urbanos y peor en el campo y la playa. El sistema de plegado es importante, hay dos sistemas el de paraguas, y el de libro. Hay que ver cuánto ocupan en el maletero del coche y si es de fácil y rápido plegado.

 

 

El peso es importante tenerle en cuenta, pues puede que viváis en un piso sin ascensor o que no tengáis coche y siempre tengáis que ir en transporte público. Si es de fácil manejo, si los manillares son ajustables, en función de quien lleve el carrito, o si las ruedas son de giro independiente.

Los materiales de los que se compone el carrito y sus accesorios, deben ser fáciles de limpiar y reponer, si son de calidad y evitan el calor o el frío para el niño.

Los carritos suelen estar compuestos por dos piezas:

1. El cuco o capazo: Donde el bebé puede ir tumbado y donde se recomienda que esté durante los cuatro a cinco primeros meses, aunque a veces los propios fabricantes indican el tiempo que deben permanecer en el cuco. Este debe ser firme, el bebé debe quedar bien protegido dentro de él y los materiales deben ser transpirables y debe ser de fácil manejo para cuando desenganchéis la estructura. Para vestir el cuco, os aconsejo cubrir el pequeño colchón con una sábana bajera, una sábana encimera y una manta si es invierno.

2. La silla de paseo o hamaca: Se recomienda su uso a partir del quinto al sexto mes. Algo que yo valoré fue que pudiera tumbarse completamente para que cuando mi hija se quedara dormida pudiera colocarla completamente horizontal. También me parecía importante que la silla al principio mirara hacia mí, para tenerlo todo controlado.

En el mercado, hoy en día hay muchos modelos diferentes de carrito, que se pueden ajustar a vuestras necesidades y gustos, pero es imprescindible que penséis en vuestros pequeños y creo que estos criterios pueden daros una idea de cómo elegirlo. De todas formas si aún no sois capaces de decidiros, fijaros en la calle o dejaros aconsejar por otros padres. Por cierto, si cuando vayáis a comprar el carrito, la dependienta no es capaz de plegarlo no elijáis ese.

Lactancia materna, fuente de salud para tu bebé

La lactancia es la alimentación con leche del seno materno. La OMS y UNICEF señalan asimismo que la lactancia “es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños” y lo recomiendan como imprescindible los seis primeros meses de vida del bebé.

Se trata de un hecho biológico que sin embargo a lo largo de la historia ha estado influenciado por cuestiones culturales, sociales y económicas.  El abandono de la cultura del amamantamiento conlleva importantes implicaciones personales, sociales y sanitarias. Por todo ello estamos ante un asunto muy importante para la madre y para el bebé y al que queremos dedicarle hoy un poco de atención.

La alimentación de tu bebé con leche materna va a aportar beneficios netos a vosotros dos, pero también a la familia y a la sociedad.

La leche materna es una sustancia viva, contiene tantas células como la propia sangre. No solo es un buén alimento sino que además es una buena medicina. Parásitos, hongos, bacterias pueden ser destruidos por estas células. Inmunizan mejor a tu bebé. En la leche materna los gérmenes se reproducen con menos rapidez y en menor cantidad. En países como la India la leche materna es considerada como la sangre blanca. Tu bebé obtiene ventajas nutritivas, protección contra infecciones, alergias y multitud de ayudas mas en su crecimiento como mejorar su desarrollo, menor producción de caries futuras o reducción de riesgo de diabetes, hipertensión o miopía por mencionar algunas.

En tu caso como mamá mejoras tu autoestima, reduces el riesgo de cáncer de útero, pecho y ovarios. reduces el riesgo de depresión postparto. Mejoras la afectividad hacia tu bebé y tu recuperación será más rápida. Debes asombrarte además sabiendo que es un buen anticonceptivo natural pues retrasa la vuelta de la menstruación, corres menor riesgo de artritis y de diabetes tipo 2. Por no hablar de lo practico que es salir andando y solo estar pendiente de los pañales.

Para tu familia obtendrás un gran beneficio en el ahorro por compra de leche preparada, que se puede disparar si tienes más de un bebé. Ahorras en gastos por enfermedades, tantos los tuyos como los del sistema sanitario. Evitas el consumo energético de la preparación de biberones. ¿Sabes que cada año mueren 1.500.000 niños por causa de enfermedades evitables con lactancia materna?.

Si, dar de mamar a tu hijo ayuda a luchar contra la deforestación, no se incrementa el uso intensivo del ganado y la erosión del suelo que provoca, no hay envases que fabricar ni que reciclar, ni gasto energético por fabricación. Cuanto más das mas tienes… es un recurso renovable.

La lactancia materna tiene beneficios por todos los lados, se mire por donde se mire. Es natural inherente a la vida misma que traes al mundo. Apuesta por ella, vamos a practicarla y a recomendarla.  Te recomendamos que visites en nuestro blog unos consejos sobre como cuidarse el pecho durante la lactancia materna.

De paseo con la familia por el Retiro en Madrid

Cuando te conviertes en madre, algo que empieza a formar parte de tu vida, son los paseos con tus hijos.

Buscas lugares y jardines donde pasear y donde poder dejar que los más peques se diviertan.

Un magnífico lugar para esto y una de mis  favoritos es el parque del Retiro en Madrid. Es un parque con una gran historia detrás, con una superficie de 118 hectáreas, para que os hagáis una idea, 118 campos de fútbol. Un parque lleno de sorpresas, de lugares para jugar, largos caminos para pasear, en fin un espacio con muchas atracciones para ir con los más peques y compartir con la familia.

Folleto de Retiro

Es tan grande, que puedes pasar horas en familia, sin necesidad de escuchar ruidos de coches, ni tener que cruzar calles. Es un parque que cuenta con un montón de lugares para disfrutar.

Por supuesto en el Retiro, hay los juegos infantiles, desde los más fáciles y más complicados para diferentes edades, los juegos están sobre una base de arena, con la que también pueden jugar los más chiquitines.
Las clásicas barcas del estanque, que son muy entretenidas y una actividad muy diferente y que sugiero lo probéis con los niños. Es una experiencia nueva para ellos y divertida.

El estanque es un paseo obligado, cuando no hace mucho calor, porque es un lugar muy expuesto. Durante la primavera, otoño e invierno, cuando no hace mucho calor, es un lugar imprescindible de paseo. Se suelen colocar improvisados músicos, títeres, cantantes, vendedores, etc, por lo que por las tardes y los fines de semana está de lo más animado. 

El paseo de coches, es un paseo de lo más amplio, donde suelen reunirse, los patinadores y los usuarios de las bicicletas y patinetes. Es el típico lugar donde enseñar a los niños a conducir sus bicicletas. Es un auténtico espectáculo los fines de semana.

Otro de los atractivos del Retiro, es la fauna, a los niños les encanta ver los animales y observar su comportamiento. Cerca de la antigua casa de fieras, hay un pequeño estanque con patos.
En los jardines de Cecilio Rodriguez, que se encuentran en el interior del Retiro, hay una cantidad de pavos reales machos y hembras, que además acostumbrados a los curiosos, se pasean por los caminos, sin problema. Por lo que una escena que se repite, y que veo muy a menudo cuando paseo por allí, es la de los niños corriendo tras de ellos. Si tenéis suerte podréis ver cómo abre su plumaje llamativo. Os recuerdo que el macho que es el más pintoresco y el que abre sus plumas.
Si tenéis suerte, también podréis ver corriendo a algunas ardillas.
Os animo a que visitéis este lugar, donde podréis disfrutar de muchas experiencias y de la felicidad de vuestros niños.

Chupete ¿sí o no?

Antes de tener un hijo te planteas algunas cuestiones, en este caso, una de las decisiones que hay que tomar es, si le pondrás chupete a tu pequeño o no.

En esta ocasión voy a plantear los ventajas e inconvenientes del mismo, pero finalmente quien tiene que tomar la decisión sois vosotros, los padres.

El bebé tiene un reflejo de succión que empieza en el útero y suele terminar al año de nacer. Este reflejo, es muy fuerte y le servirá para alimentarse y calmar su ansiedad.

Algunos especialistas no son partidarios del chupete, por varias razones:

  • Si se introduce desde muy temprano, puede interferir en la lactancia materna.
  • Se le crea un dependencia, que luego habrá que eliminar.
  • Puede interferir en el contacto de los padres con el bebé, y también en el acceso al pecho (que es el chupete natural de los bebes)

Sin embargo, cuando se le da el pecho, las madres sufrimos a veces las grietas y si estamos constantemente ofreciéndole el pecho, para que se calme, las grietas pueden no cicatrizar fácilmente.

No es recomendable ofrecer el chupete hasta que el niño no tenga entre quince días y un mes de vida, para evitar esa interferencia a la lactancia materna.

También hay que tener en cuenta que si se decide poner el chupete, debe ser un chupete seguro, para evitar accidentes si se rompe en piezas pequeñas. El chupete debe limpiarse con agua y jabón, evitando hacerse con la boca de un adulto (no os sorprendáis por este punto, que a veces los padres lo hacen sin ningún problema). El chupete nunca debe mojarse en bebidas azucaradas para evitar las futuras caries dentales. Nunca obligarle a que el niño acepte el chupete. Hay muchos tipos de chupetes en el mercado y si a vuestro hijo no le gusta una podéis intentarlo con otros pero sin forzarle.

Si finalmente acepta un chupete, tendréis que tener varios iguales, por si se pierde, se rompe o se ensucia. A veces no toleran chupetes diferentes.

Es cierto que quizás, sea difícil quitarle la dependencia, pero más complicado es evitar que se chupen el dedo, los dedos o el puño. Esto último puede incluso provocar problemas en el paladar.

Así que después de todos los pros y contras, vosotros decidís.

Las molestias durante el embarazo

 

Durante el embarazo sufrimos cambios fisiológicos que vienen acompañados de diversas molestias. No todas sufrimos igual, cada embarazo es diferente y la forma de llevarlo también.

Las estrías, que son roturas de la piel debido a la distensión tanto del abdomen como del pecho y que si se alcanza un exceso de peso, son más numerosas. Aconsejo aplicar durante todo el embarazo una crema antiestrias y aceite rosa de mosqueta, para aquellas que ya han aparecido. Cuidado con las cremas, que tienen que ser aptas para el período de embarazo, por ello es recomendable consultar al médico.

Se producen ardores de estómago, en diferentes momentos del embarazo, pero sobretodo en el tercer trimestre. Es recomendable hacer cinco comidas al día, en pocas cantidades, evitar alimentos de difícil digestión y dormir con la cabeza un poco más levantada para evitar los reflujos. Cuidado con tomar antiácidos, no todos están recomendados para el embarazo, por la posible toxicidad que se puede producir al bebé.

Las manchas en la piel, son bastante habituales y pueden aparecer en la cara, abdomen y pechos. Recomiendo una buena crema protectora de factor muy alto.

Debido al sobrepeso y el crecimiento del bebé, nuestro centro de gravedad cambia y se pueden producir dolores lumbares e incluso ciática. Para evitarlo es conveniente llevar una dieta sana para no tener una gran subida de peso y en caso de que aparezcan dichos dolores, la natación (evitando el estilo braza), mejora y disminuye el dolor. También existen fisioterapeutas especializados en embarazadas que pueden ayudar a reducir los dolores de espalda.

Es muy frecuente la hinchazón de pies, debido a la acumulación de agua contenida en el cuerpo. Da muy buen resultado poner los pies en alto, evitar cruzarse de piernas, beber mucho líquido, hacer una dieta sana, llevar un zapato cómodo ni muy plano, ni con mucho tacón y dar paseos cortos evitando las horas de más calor.

Las varices suelen aparecer por el aumento de peso que afecta a las articulaciones inferiores. No todas las mujeres las desarrollamos, tienen un componente genético que favorece su aparición.

Para prevenirlas, es conveniente dormir con las piernas más altas que el tronco, evitar los baños demasiado calientes, la exposición prolongada al sol y el uso de cera caliente para la depilación.

Nuestras encías son más sensibles debido al incremento de hormonas y se producen mayor número de infecciones. Así mismo la saliva lleva una sustancia rica en azúcar que produce el deterioro del esmalte dental. Los dientes se resienten y es necesario hacer revisiones dentales, para que el dentista valore dichos problemas.

Las uñas durante los meses del embarazo tienden a romperse debido a falta de ciertos nutrientes, por ello es necesario hacer una dieta variada y saludable.

No siempre se sienten todas estas molestias a la vez, depende de cada mujer y de cada embarazo. Es necesario cuidarse para evitar algunas o llevarlas mejor.