Beneficios de la terapia con perros aplicada a niños

El temido trastorno por déficit de atención, la depresión infantil, la falta de empatía, la estimulación mental, el autismo y un largo etc., de trastornos y otras patologías tienen una solución que quizás muchos padres desconozcan y que hoy pretendo daros a conocer.

La terapia asistida con perros quizás no esté muy extendida en nuestro país pero son muchos los beneficios psicológicos que su práctica puede aportar a los niños, si bien también se aplican en menores con riesgo social, adolescentes y adultos con múltiples discapacidades físicas, mentales o sensoriales, en la tercera edad, en personas afectadas por drogodependencias y violencia de género, entre otros.

NIñoyperro

En los casos diagnosticados de trastorno por déficit de atención, se trabaja la concentración guiada por los perros. Así en la medida en que un niño, afectado por dicho trastorno, preste atención al can durante periodos de tiempo cada vez más prolongados en las sesiones, podrá generalizar la capacidad de concentración hacia otras parcelas de su vida.

Está demostrado que la presencia de un perro que ha sido adiestrado para mejorar el estado de ánimo en un niño que tiende a mostrar una tristeza permanente, puede conseguir resultados excepcionales. Lo mismo se puede decir si hablamos de antídoto contra la depresión. “Los perros fomentan el contacto social, incitan a la conversación y facilitan las relaciones interpersonales  -según fuentes del Centro Canino Terapéutico Lincoln, “los niños con parálisis cerebral realizan más relajados sus ejercicios de rehabilitación ante la presencia de un perro”.

La estimulación mental con un perro de terapia se incrementa, según los especialistas de este centro canino,  como consecuencia de “las oportunidades que los animales proporcionan para comunicar con otras personas, evocando recuerdos del pasado y como entretenimiento. Así en situaciones tristes, la presencia de un animal sirve para alegrar el ambiente, aumentar la diversión, la risa y el juego. Estas distracciones positivas, sirven para alejar las sensaciones de aislamiento”.

Pero los beneficios de los animales domésticos no quedan tan sólo en una posible rehabilitación física o cognitiva, apunta la psicóloga clínica y social Vanessa Fuentes: “Pueden favorecer la autonomía de los niños con alguna discapacidad física ya sea cerebral o neuromuscular, ejerciendo un perro de asistente personal, realizando actividades básicas como abrir una puerta o coger una llave, las cuales no son operables por el niño con dependencia. De esa manera el perro, aparte de un agente rehabilitador, también se convierte en el amigo asistente del niño, mejorando una vez más, la calidad de vida de los niños con discapacidad”.

Los beneficios que aporta la terapia con perros son las siguientes:

  • Orientación en la realidad
  • Colaboración.
  • Estímulo social
  • Necesidad de contacto físico
  • Un aliciente para ilusionarse
  • Establecimiento de vínculos
  • Aceptación personal e incondicional
  • Promover el crecimiento y desarrollo de un ser vivo

Puedes encontrar más información sobre este tipo de terapias en:

http://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/aprendizaje/beneficios-de-las-terapias-con-animales-para-ninos-discapacitados/

http://www.dogtoranimal.es/

http://www.terapiaconperros.com/?webpage=Beneficios2

http://www.aetana.es/

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/4212/Articulos-archivo/Terapia-asistida-con-animales-en-ninos-con-trastornos-de-deficit-de-atencion-e-hiperactividad.html

 

Fdo: Olga Quintanilla Marful. Periodista y madre

 

Consejos para superar las manías infantiles

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2013/01/olga-perfil-OK.jpg [/author_image]  [author_info] Periodista de vocación desde hace más de veinte años, saemás es Mamá, volcada en sus dos niños de 7 y 10 años, y tía olga perfil de nueve sobrinos con edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años.[/author_info] [/author]

Hace escasas semanas os hablaba de las manías infantiles más comunes que suelen acusar los niños a partir de los tres años, entendiendo tales como esas conductas que se mantienen en el tiempo y de manera recurrente ante determinadas situaciones. Conviene recordar que las manías tienen su origen en momentos de gran ansiedad para el niño porque carecen de mecanismos para reducir el estrés, así que es por ello por lo que se recomienda a los padres grandes dosis de paciencia.  Un cambio de domicilio o colegio, excesivos deberes, una ruptura matrimonial o tensiones familiares pueden desencadenar el inicio de una manía

La mayoría de las veces este tipo de conductas reiteradas suelen ser pasajeras pero si se prolongan en el tiempo, la visita al especialista es obligada. La exclusión de un caso de trastorno obsesivo compulsivo se hace en el momento si la cita es con el neurólogo.

Según los expertos, nunca hay que regañar a los niños delante de otras personas o familia ya sea porque se come las uñas, se chupa el dedo, se tira del pelo, o repite la misma palabra o frase, etc. Los padres deben buscar una señal específica que conozca el niño para que de manera disimulada y respetuosa, pueda corregirlo sin que otros lo noten. Dejarle en ridículo o tratarlo con dureza, producirá un efecto contrario y el niño podría acentuar más esta conducta. Debéis saber que lo hace de forma inconsciente y que en ese momento hay que realzar sus actitudes más positivas.NiñoChupandodedo

Otra posibilidad de reducir la ansiedad es ofrecer al niño la alternativa de volcar esa ansiedad a través de actividades lúdicas, la práctica de un deporte o juguetes entretenidos. Debemos ayudarle a enfrentarse a este tipo de nerviosismo como parte de su desarrollo haciéndole ver que esa conducta es propia de niños pequeños y no de mayores.

Pero hay un momento en el que los padres se percatarán de que las manías han traspasado el límite y ese será cuando la conducta reiterada del niño interfiera tanto en su vida como en la de la familia. Según la psicóloga Alejandra García, se trata de “enseñar a los niños estrategias y herramientas para ayudarle a superar y eliminar estas conductas. Lo primero que observo es que está generando ansiedad en el niño que le lleva a manifestar manías para reducirla. No nos olvidemos que las emociones en los niños son diferentes a los adultos, y en ocasiones se sienten perdidos porque no saben gestionar sus emociones ni entienden qué les pasa”.

Según expone García, a través de técnicas de relajación, cognitivo-conductuales y de autocontrol se trabajará con el niño para ayudarle a superar su dificultad. “Es necesaria también la inclusión de los padres en la terapia para entender el problema de su hijo y poderle ayudar. Las pautas para los padres y los consejos son fundamentales para que el beneficio de la terapia sea mayor y, el niños se sienta apoyado y comprendido”.

Conviene que tengáis presente estas nociones básicas ante las diferentes manías:

–        Dale un toque de atención pero nunca le riñas.

–        Establece rutinas ante los momentos de transición. Hazlos divertidos, predecibles y tranquilos. Evitar la incertidumbre, le ayudará a sentirse menos ansioso.

–        Permanecer atento a señales de nerviosismo o incomodidad de nuestros hijos ante eventos rutinarios como la asistencia a clases determinadas.

–        Ensalza sus progresos y mantén la calma. Así será más sencillo.

 

Puedes encontrar más información sobre este tema en Centro Psicologia Infantil o en Todo papás por ejemplo.

Fdo: Olga Quintanilla. Periodista y madre.

 

Fomenta su creatividad con los juguetes de madera

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2013/01/olga-perfil-OK.jpg [/author_image] [author_info] Periodista de vocación desde hace más de veinte años, saemás es Mamá, volcada en sus dos niños de 7 y 10 años, y tía olga perfil de nueve sobrinos con edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años.[/author_info] [/author]

¡Qué bonitos recuerdos me traen a la mente los trenes de madera! Y es que los juguetes de este material tan preciado, muchas veces pasan desapercibidos entre tanta tecnología electrónica y digital y sin embargo, perduran en el tiempo lo que no está escrito.

Son muchas las ventajas que ofrecen al niño en su etapa infantil frente a los juguetes de plástico que además, muchos llevan incorporadas una o varias pilas. El primer beneficio de adquirir un juguete de madera es que despertará en su hijo la imaginación, un bien de lo más preciado hoy en día. Estimulará su creatividad y siempre es buen momento para jugar ya que no requiere de un acondicionamiento especial. Desde los seis meses podemos tratar de introducirle en el juego para que luego, él solo continúe jugando.

bebe jugando con sonajero de madera

La salud mental también es positiva con la introducción de este tipo de juguetes ya que al carecer de luces y música, otorga al niño el papel protagonista. El sólo controla sus acciones ya que no debe pulsar teclas de forma automatizada. Tampoco son peligrosos porque su tamaño varía en función de la edad por lo que no existe riesgo de asfixia, ni contienen sustancias  químicas nocivas. La madera es biodegradable y renovable, y por lo tanto, segura 100% para sus hijos.

Hay muchas empresas internacionales cuya actividad se centra en la fabricación y venta del juguete de madera, pero también las hay españolas. Otra posibilidad es fabricar tu mismo juguete con el que podrán disfrutar tus hijos. Es una buena opción si quieres que tus hijos aprendan el proceso de fabricación del juguete, desde ver la madera en bruto hasta poder disfrutar del mismo. En países como Nueva Zelanda, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Japón, Checoslovaquia, Canadá y Australia tienen implementadas numerosas actividades infantiles que se centran en torno al juguete de madera.Vehiculos apilables de madera

Aquí os señalo la dirección de un video donde se aprecia el trabajo de un grupo de artesanos de juguetes infantiles en un pueblo de Croacia donde los siguen creando como antaño. Espero que os guste. http://www.youtube.com/watch?v=kwozInrGog0#t=122

No olvidéis que en para la fabricación de los primeros juguetes se emplearon sólo materias primas que provenían de la naturaleza. Aquí os adjunto otras características a considerar:

–        Su durabilidad. Todos sabemos la poca vida útil que tienen algunos juguetes en mano de los niños. Los juguetes de madera, aunque se deterioran, si están hechos de buena madera pueden llegar a trascender generaciones.

–        Si está bien construido y pegado no hay peligro que al tirar un juguete de madera pierda alguna de sus partes. Esto depende, obviamente, de la calidad de la madera que se utilice para su construcción. Hay que prestar especial atención al riesgo que se generen astillas que podrían terminar haciendo daño al niño.

–        Los juguetes, aparte de entretener, cumplen otras funciones tales como fomentar el desarrollo manual y mental de los niños y contribuir al desarrollo de sus sentidos. Los juguetes de madera transmiten una gran riqueza natural que es perceptible a través del tacto, la vista e incluso a veces a través del aroma.

–        La madera ofrece infinitas posibilidades de construcción y de combinación con otras técnicas. Y esto hace posible que los juguetes de madera no hayan perdido su vigencia con el paso del tiempo. A partir de la madera se pueden construir los juegos tradicionales (como el yo-yo, el trompo, los carritos de arrastre) hasta los juegos más modernos (puzzles con los motivos de los personajes animados de moda).

–        En la construcción de juguetes las maderas más utilizadas desde siempre han sido las de: pino, aliso, haya y chopo. Los juguetes de madera se fabrican tanto a nivel industrial como artesanal. Para este último caso tienen la ventaja que se pueden mandar hacer a medida o personalizados de acuerdo a las características del niño o niña.

–        Los juguetes de madera constituyen entonces una buena opción si lo que deseas es hacer un regalo que perdure en el tiempo y que contenga cierto valor agregado. Son una buena alternativa para salir de la rutina de regalar los clásicos juguetes de plástico fabricados en serie. (Fuente: www.parabebes.com)

 

Fdo: Olga Quintanilla Marful. Periodista y madre.

Las manías infantiles

[author] [author_image timthumb=’on’]http://5mimitos.com/wp-content/uploads/2013/01/olga-perfil-OK.jpg [/author_image]  [author_info] Periodista de vocación desde hace más de veinte años, saemás es Mamá, volcada en sus dos niños de 7 y 10 años, y tía olga perfil de nueve sobrinos con edades comprendidas entre los 11 meses y los 15 años.[/author_info] [/author]

 

¿Cuántas mamás se desesperan porque su hijo repite incesantemente una frase, palabra, una actitud o actividad? Estamos ante las temidas manías que forman parte de los trastornos del ánimo infantil que suelen desarrollarse en los niños con edades comprendidas entre los tres y cuatro años y cuyo origen reside en la descarga de emociones que no pueden expresar o por imitación a los adultos. Desde pequeños, los padres y la familia más cercana enseñan a los hijos una serie de costumbres diarias que debemos adoptar para incorporar a nuestra rutina familiar que, a veces, adquieren la connotación de manía.

autism-signs-graphic2
Fuente: http://www.cdc.gov

Son hábitos y conductas transitorias que suelen hacerse de manera inconsciente y sin control. En definitiva, recursos a los que los niños suelen recurrir y se justifican esencialmente en encontrar “su propia seguridad”, para salir airosos de esa situación en la que se encuentran incómodos. Así, suelen acontecer con independencia de que estén presentes personas conocidas o desconocidas o con la familia. Les importa la valoración que puedan tener de ellos y su obsesión se centra en causar buena impresión.

Suelen producirse especialmente en momentos en los que el niño experimenta una cierta fatiga, irritabilidad o cuando afronta estados de tensión.

Con el crecimiento, las manías del niño pueden llegar a erradicarse ya que adquiere habilidades para evadirlas pero en otras ocasiones, tienden a asentarse y prolongarse durante un espacio de tiempo prolongado por lo que las manías se convierten en un obstáculo en el normal funcionamiento de la familia y de la jornada diaria del niño cuando es más mayor. Es entonces cuando se denomina “Trastorno obsesivo – compulsivo” (TOC) o “Trastorno de Tourette”. Se trata de casos menos comunes, pero requieren la consulta de un especialista con mayor motivo.

Según la Dra. Orlanda Varela, Psiquiatra del Departamento Infantil de SINEWS Multilingual Therapy Center, existen pistas para detectar la existencia de un TOC. Así por ejemplo:

-Pasar demasiado tiempo haciendo los deberes por un excesivo perfeccionismo: necesidad de repetir un ejercicio entero por un error sin importancia, tendencia a arrancar y repetir hojas completas del cuaderno, borrar continuamente, repasar con el lápiz o el boli letras o palabras…

-Tener una preocupación excesiva con los gérmenes o la limpieza: incapacidad para ir al aseo en ningún lugar público, tener kilos de colada porque el niño no quiere ponerse la ropa dos veces o usar la toalla una segunda vez, gastar demasiado papel higiénico para limpiarse compulsivamente…

-Necesitar rituales larguísimos y complicados a la hora de irse a la cama: el pis (incluso necesitando ir de nuevo si se levanta para cualquier cosa), el agua, el beso a mamá y papá, los muñecos en una posición exacta, las mantas… Con frecuencia cualquier “fallo” hace necesario volver a empezar desde el principio otra vez.

-Necesidad excesiva de ser tranquilizado, comprobando varias veces que todo está bien, demandando continuamente a papá y mamá que repitan determinadas frases tranquilizadoras o respondan a preguntas sobre miedos.

A continuación os expongo unas manías habituales y próximamente unas recomendaciones de los psicólogos sobre cómo afrontarlas.

 

1.    Querer comer siempre en el mismo plato.

2.    Tener siempre los juguetes colocados en la misma posición.

3.    Usar una taza especial.

4.    No dormir si no es en su cama y con su almohada.

5.    Lavarse las manos constantemente para evitar la sensación de tenerlas sucias.

6.    Repetir siempre los mismos “rituales” al levantarse o al acostarse.

7.    Contar la misma historia antes de ir a la cama.

Puedes encontrar más información de mnías infantiles en Club de Padres o en Guía infantil

Fdo. Olga Quintanilla. Periodista y madre.