Beneficios de las mascotas en los niños

Una buena convivencia entre las mascotas y los niños aporta muchos beneficios al desarrollo de los más pequeños.

¿Quien no ha deseado tener una mascota cuando era niño? Yo creo que a todos los niños les gustaría tener alguna mascota como compañero de juegos.

Aunque los perros y gatos son los preferidos hay muchos otros animales domésticos que tampoco resultan indiferentes a los más pequeños, como los conejos, pájaros, tortugas, peces de colores, etc.

Los expertos aseguran que es muy positivo tener animales en casa ya que los niños que tienen la suerte de crecer en compañía de animales crecen más tranquilos y seguros de sí mismos. Muchas veces nos preguntamos ¿cuál es el momento más adecuado para traer a casa una mascota? Hasta los tres años, los niños no son capaces de entender la diferencia entre una mascota y sus peluches. Para ellos, el animal es un objeto curioso que se puede manipular a placer. No se establece, por tanto, una relación de amistad.

El niño se limita a realizar un “experimento de socialización”. Sólo con el paso del tiempo y observándolo cada día, el pequeño empezará a conocer a su mascota y a quererla. El niño se siente tranquilo con el animal, puede contarle todo lo que le sucede.

El nacimiento de un hermanito, por ejemplo, constituye unos de los momentos más problemáticos de la infancia. El niño siente celos, pero no es capaz de expresar sus sentimientos a sus padres. En cambio, con un amigo de cuatro patas todo resulta más fácil. Le puede explicar sus miedos ya que no teme decepcionarlo y le da seguridad. Las mascotas satisfacen el deseo de independencia y de apoyo de los más pequeños y, por otro lado, el niño aprende a ofrecer ayuda y protección a su animal. Deberá aprender a no molestarlo mientras come o duerme, a limpiar la caja o el plato de la comida y a tratarlo con delicadeza. Esto le ayudará a desarrollar el sentido de la responsabilidad. NiñaMascota

Asimismo, el contacto físico, las caricias, los mimos, etc., con el animal le permiten desarrollar la experiencia táctil, aportándole seguridad en sí mismo y en las relaciones con los demás. También existen ventajas en el plano de la estabilidad emocional. Está comprobado que los niños que crecen con animales de compañía son más equilibrados, resistentes y tolerantes. Aprenden a relacionarse con los demás y a asumir responsabilidades.

Tener animales en casa no solo es beneficioso para los niños, es sabido que las personas que poseen algún animal de compañía tienen menos estrés, y la tensión más baja, que las que no tienen ninguno. Incluso la observación pasiva de animales reduce de manera significativa los miedos, la tensión y las depresiones. Nosotros tenemos un perro (Romeo) y un conejo (Nico) y anteriormente hemos tenido tortugas y pájaros.

La experiencia con los niños es muy positiva y disfrutamos mucho viendo como se divierten jugando juntos y compartiendo con nosotros sus momentos de cuidados. Para nosotros es fundamental que nuestros hijos crezcan con animales de compañía ya que lo entendemos como parte de su educación y desarrollo y tenemos recuerdos muy positivos de nuestras mascotas durante nuestra infancia. A la hora de elegir una mascota tenemos que ser consecuentes con nuestro entorno y modo de vida y dar ejemplo a nuestros hijos siempre con un comportamiento correcto y responsable hacia nuestro nuevo amigo.

También es importante elegir la raza correcta una vez que tengamos claro el animal que queremos, preguntando a veterinarios, criadores, cuidadores, etc.

Sé que es complicado y difícil tomar la decisión de tener una mascota pero si podéis os animo totalmente ya que es muy positivo y gratificante para toda la familia.

Un saludo, El Papa de 5mimitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *