La ilusión de un papá el día del padre

Hoy es el día del padre y os quiero transmitir la ilusión con la que espero los regalitos que me traerán mis hijos del colegio y que han hecho con tanto cariño y esfuerzo y que a ellos les hace tanta ilusión entregarme.

¿Qué padre no tiene un regalo del día del padre en su mesa de trabajo o colgando del espejo interior del coche que nos llena de orgullo y satisfacción?
Como padre quiero disfrutar al máximo estos pequeños grandes detalles y recordarlos siempre, porque crecen muy deprisa.

Nosotros en casa tenemos un diario de cada niño que empezamos el día antes de su nacimiento. Es un cuaderno cualquiera donde escribimos nuestros sentimientos, nuestras preocupaciones, nuestras dudas, anécdotas graciosas, …. y guardamos algunos dibujos, manualidades, etc. Ahora nos encanta leer la parte de cuando eran más pequeño y nos divertimos mucho recordando anecdotas anteriores, el objetivo de estos diarios es que algún día ellos puedan disfrutarlo y recordar con cariño su infancia y vivencias familiares.
Papa con sus 2 niños
Navegando por Internet he visto algunas cartas que padres anónimos han escrito a sus hijos y me apetecía mucho compartir ésta con vosotros y animaros a escribir para vuestros hijos:

No prometo, hijo, impedir que tropieces, ni estar pegado a ti para asistirte en la caída. Te estorbaría mi excesiva protección, y te haría extremadamente dependiente. Pero prometo estar ahí, para cuidar tus raspones.
No prometo, hijo, heredarte mi experiencia. No podría ser tuya. Tendrías que adquirirla en carne propia. Pero prometo estar disponible cuando solicites mi consejo.
No prometo, hijo, solucionar tus problemas, aunque lo haría todo por ti. La solución suele estar en tus manos y no en las mías, pero prometo ayudarte en lo posible y escucharte cuando quieras desahogarte.
No prometo, hijo, evitarte sufrimientos, no puedo cegarte a la realidad, porque a veces sufrir es necesario para aprender a ser fuerte, pero prometo ofrecerte mi hombro, cuando necesites consuelo.
No prometo, hijo, darte todo lo que quieras. En todo caso es mejor que aprendas a que los caprichos y las modas no son importantes pues se olvidan en cuanto se consiguen, pero prometo hacer el mayor esfuerzo para darte lo necesario.
No prometo, hijo, que serás tú el centro de mi atención, necesito también atender otros asuntos por tu bienestar y el de toda la familia, pero prometo no descuidarte y dedicar un tiempo especial, solo para ti.
No prometo, hijo, caerte bien en todo momento, a veces no te gustará lo que yo diga o haga, porque tengo la obligación de guiarte por el camino correcto. Pero prometo no maltratarte ni humillarte cuando te corrija.
No prometo, hijo, que serás un niño mimado, a la larga te haría mucho daño. Pero te prometo que serás mi niño querido. .
No prometo, hijo, ser un padre perfecto, pero prometo poner todo mi amor en el intento.

Mi mejor regalo en la vida (seguro que estáis de acuerdo conmigo) es cuando te abrazan y te rodean con esos pequeño brazos y te susurran al oído lo mucho que te quieren. No hay nada parecido a esa sensación, ¿verdad? Me encanta ser Papá.

Feliz día del padre.

Fdo: Juan Carlos. El Papá de 5mimitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *