Algunos consejos de nutrición para estas Navidades

Navidad, Nochevieja, año nuevo, reyes es sinónimo de fiestas, reuniones familiares, con amigos… Casi todo gira en torno a la mesa, comidas, cenas especiales, hay cierta gastronomía que prevalece en estas fechas y que no quisiéramos perdernos de ella por nada del mundo.

kid-eating-cookie
Fuente: http://www.vegfamily.com

Sólo quiero que tengas presente que sí se puede disfrutar de ella sin tener que dejar de un lado los buenos hábitos de alimentación que hemos aprendido a lo largo del año, principalmente: el no picar entre horas, no abusar de la comida rápida, bebidas alcohólicas, gaseosas, embutidos, patés, quesos calóricos, respetar los horarios de comidas, llevar una alimentación variada y a probar “un poco de todo”. Si nos excedemos con la cantidad de las calorías que ingerimos, nuestra digestión y salud en general se va a resentir. Las calorías de los menús navideños no vienen solas: les acompaña una alta cantidad de grasas saturadas, grasas trans, azúcares y sal. Y si todo esto lo concentramos en unos días o 1-2 semanas de fiestas pues verdaderamente nuestra salud se podrá ver afectada.

Algunos consejillos:

No vale saltarse comidas porque hemos tenido el día anterior excesos. Si haces esto lo que ocurrirá es que lo próximo que comas será con más apetito y ansiedad.

Que no falten en tu mesa además de los pescados, alimentos depurativos como las verduras, hortalizas y frutas, en especial estas que te digo a continuación: escarola, endibias, alcachofa, cardo, berenjena, apio, espárragos, borraja, manzana y pera.

Repartir las sobras. Compartir los restos de las comidas con amigos y familiares es un truco para no comer de más el resto de días.

La regla de oro: Caminar una hora al día, como mínimo, ayuda a mejorar la digestión y a que las calorías no se acumulen en el organismo.  Puedes hacer 30 min. en la mañana y otros 30 min. en la tarde.

No nos podemos olvidar de los más peques de la casa, cada vez hay más dulces navideños específicos para los niños, más próximos al chocolate y menos cercanos a la tradición, es decir, al turrón clásico, los polvorones y el mazapán. Las navidades no deben ser excusa para olvidarnos de la educación nutricional de los niños.

¿Cómo reducir el consumo de dulces de los niños?

Esconder los dulces y sacarlos solo en las ocasiones señaladas.

Fomentar los postres a base de fruta fresca todos los días y siempre antes de ofrecerles los dulces.

Llevarles con nosotros a hacer las compras de los menús de navidad y dejarles elegir uno o dos dulces para estas fechas, pero no más.

Fomentar el agua como bebida frente a los refrescos y los zumos.

Darles ejemplo con nuestros buenos hábitos y poner las mismas normas para todos. Lo que no es bueno para ellos, tampoco lo es para nosotros.

Fdo: Dayana Gomes. Nutricionista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *