Embarazo: Todo comienza antes del parto

Cuando pensamos en el embarazo, nos viene a la mente un periodo de 9 meses en el que una vida comienza a crearse dentro del vientre materno; una vida que comienza siendo unas pequeñas células y que a través de conexiones, mitosis y un sin fin de nombres técnicos van formando la vida de un pequeño ser humano que se va a parecer mucho físicamente y conductualmente a su madre y a su padre.

Este proceso es puramente biológico y a través de los controles médicos y un cuidado en la alimentación y en las costumbres de la madre, se desarrollará con normalidad y sin complicaciones.

 

Zapatitos
Fuente: Pinterest

 

Durante este periodo, nadie nos suele hablar de que también se inicia otro proceso que es tan importante como el biológico, un proceso emocional y vincular con el futuro bebé.

 

En este proceso emocional y vincular, no sólo participa la madre, aunque, sin duda, para ella es más fácil; en este proceso debe estar implicado el padre, para que cuando el bebé nazca ya haya un inicio de vínculo.

 

Este desarrollo puede hacerse de diferentes formas, pero con una serie de rutinas que podemos incluir en nuestro día a día, estaremos potenciando nuestro futuro vínculo con el bebé. Un vínculo que estará ligado a sensaciones compartidas durante pequeñas experiencias que se pueden practicar en casa.

Barrigota embarazada
Fuente: Pinterest

Estas experiencias estarán ligadas a la estimulación de los sentidos de nuestro bebé y nos ayudará a que estrechemos vínculos entre el bebé y sus padres y entre ambos padres que empiezan a ejercer un rol diferente a partir de este momento.

Durante los nueve meses del desarrollo en el vientre materno, el niño se mueve, actúa y responde a ciertos estímulos en función de las semanas de vida (Sarmiento, 1996)

  • A partir de la quinta semana, el niño rota, mueve brazos y piernas, voltea y dobla su cuerpo
  • Entorno a las 17 semanas el niño ya posee el sentido del olfato.
  • Las papilas gustativas se forman a las 20 semanas.
  • Con 24 semanas el sentido del tacto se activa.
  • La luz puede ser percibida a partir de las semana 27.
  • Y sólo una semana después,en la semana 28, el niño escucha.

 

Es por este motivo, que a partir de la quinta semana de embarazo podemos ir usando técnicas de estimulación prenatal (kinestésicas, auditivas y visuales) que nos ayudarán a potenciar los sentidos de nuestro bebé y al mismo tiempo a crear un mayor vínculo entre nosotros, el bebé y el mundo.

¿Os parece positivo utilizar estas técnicas para generar vínculo entre lo padres y el bebé? ¿Qué actividades se os ocurren que se pueden realizar?

 

Fdo: Alejandra F. Aladro de .oO PequeEnFamiliaOo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *