Cómo introducir a los más peques en el mundo financiero

Introducir a los más peques en el mundo financiero a veces no es tarea fácil. Otras tantas… resulta “peligroso” (el dinero dura menos en sus manos que un caramelo a la puerta de un colegio).

Pero lo cierto es que la capacidad de poder administrar los ahorros por uno mismo, es una habilidad que cuanto antes se aprenda, mejor. Y concretamente, el momento idóneo para comenzar con las lecciones financieras se da en cuanto aprendan a contar.

Niño con billetes

Una vez que saben contar, puedes al fin presentarles el dinero y conseguir que se familiaricen con el de varias formas:

  • Lleva a los peques a comprar para que participen en la elección de productos y comprendan qué cosas son necesarias y cuáles otras son meros deseos. Además, también puedes ir explicándoles cómo pueden diferenciar los caprichos de los productos necesarios con ejemplos (mostrarle un tetrabrik de leche y unos caramelos y explicarle que la leche la necesita todos los días en su desayuno, y los caramelos en cambio, no)

 

  • Permite que sean ellos quienes paguen sus propios deseos (un huevo kinder, una bolsa de palomitas…). Si los llevas contigo a comprar, además de enseñarles a comparar precios unitarios, podrás premiarles por ayudarte a elegir las marcas más baratas repartiendo después, entre los peques y tu, el dinero ahorrado para que lo guarden en su hucha y lo utilicen para sus deseos.

 

  • Elaborar una lista de deseos. Cuando son pequeños, cualquier tontería se les antoja. Por eso, ayudarles a identificar en una lista sus necesidades y deseos, y fijarles un presupuesto (a ser posible, diario, les ayudará a tomar buenos hábitos más rápido) para que decidan en qué prefieren gastarlo, es una buena técnica de aprendizaje para que poco a poco vayan entendiendo que no pueden comprarse todo lo que quieran, sino aquello en lo que crean que merece la pena gastar su dinero.

 

  • Encomiéndales misiones especiales remuneradas. Si hay algo que les encanta a los niños, es creer que son mayores. Por eso puedes enseñarles el vínculo que existe entre el trabajo y el dinero con el que pagais las cosas mediante un juego en el que, por cada tarea que les encomiendes y la realicen bien, les premies con una pequeña cantidad de dinero para que puedan ir llenando su hucha. Esto ha de ser ocasionalmente porque, de otro modo, el niño podría acostumbrarse a recibir dinero cada vez que realiza alguna labor doméstica y dejaría de hacerla si no le premiamos. De ahí que a estas “tareas remuneradas” debemos darles un toque de “misión especial” que las haga diferentes al resto de labores.

 

Lo importante para educar a los más peques en esto del dinero, es que no lo vean como un juego sino como un “tema de mayores” para el que hemos considerado que ya están preparados. ¡Ya verás cómo le gusta sentir que su opinión cuenta!

Y si además ligamos estas decisiones a un aumento de monedas en su hucha, seguro que no dudan en esforzarse en aprender a ahorrar.

Qué me dices… ¿te animas a convertir a tus nenes en grandes ahorradores?

FDO: @Anne_imv , Redactora sobre temas de ahorro, me encontraréis en Dinaru http://www.dinaru.com

Un comentario en “Cómo introducir a los más peques en el mundo financiero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *