El papel del padre en la lactancia y en la crianza

Mano papa con bebé

Foto realizada por little miss ladybug

En el tiempo que llevo asesorando a madres durante la lactancia, y por propia experiencia, he comprobado que el papel del padre es fundamental.

Fundamental porque es casi imprescindible su apoyo, cuando el padre anima es más fácil que la madre sortee las dificultades que puedan surgir.

Fundamental porque a menudo es necesaria su generosidad para compartir dos “bienes” muy preciados: el pecho y la cama.

Fundamental porque si hay hermanos, el tiene que coger el relevo y “descargar”, en la medida de lo posible, a la madre para que pueda dedicarse mejor al más pequeño “¿Cómo atiende la mamá a sus hijos? cuidando al más pequeñito” me decía mi suegra en cada nuevo nacimiento y así suele ser.

Fundamental, porque educar a un hijo es algo más que alimentarlo.

Por todo ello y más contar con el apoyo del padre influye positivamente en que las madres a amamanten. No obstante he conocido madres, que sin tener el apoyo del padre, sobre todo por falta o ausencia, han tenido lactancias prolongadas y muy satisfactorias.

¿Cuál es, pues, su papel?

  • El primer y más importante es estimular, dar confianza y ánimo.
  • Empatizar;   tratar   de ponerse en el lugar de la mujer, teniendo en cuenta  dolores y miedos de diversa índoles; algunos físicos, otros emocionales. El postparto es una época de especial vulnerabilidad y el padre además casi, de repente, se tiene que convertir en un cuidador especializado y muchas veces también el está desbordado
  • Ayudarle a respetar el descanso, respetar las decisiones que tome la madre. Acabo de leer en una entrevista a Nena Daconte donde afirma que ser madre está siendo la mejor experiencia de su vida y al preguntarle sobre el papel del padre contesta:

Me gusta respetar sus tiempos y él respeta los nuestros. Creo que su labor más importante con el bebé aún no ha llegado. Aunque es bueno saber que está cerca para lo que le necesitemos. A él le encanta quedarse jugando con el bebé por la mañana mientras me arreglo y le gusta que se duerma en sus brazos por la noche cuando vuelve de trabajar.”

  • Respecto al bebé puede: pasearle, bañarle, jugar, calmarle en los malos momentos…
  • Respecto a la madre: hacer alguna comida, comprar, atender a las visitas, tener detalles con su mujer,  recoger…la lista podría ser infinita

Cuando al hombre no se le ocurre qué hacer,  entonces nos toca a nosotras pedir, expresando cómo estamos y lo que necesitamos; suele ser muy efectivo. Por ejemplo: si decimos estoy muy cansada, he estado todo el día con el bebé y no tengo fuerzas para nada.  Averiguad qué es lo qué pasa.

Si el hijo está es porque tiene un padre, alguien muy distinto de una madre. El papel de cada uno es irremplazable ¡¡Ojala las diferencias sean ocasión de diálogo y crecimiento, nuestros hijos nos necesitan!!

Si tienes alguna duda no dudes en contactar conmigo por correo

Un comentario en “El papel del padre en la lactancia y en la crianza”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *