Primer estímulo del bebé: Contacto Piel con Piel

El contacto piel con piel se produce cuando el bebé nace y los profesionales sanitarios lo colocan sobre la madre. El bebé intentará reptar hasta el pecho y durante casi 2 horas estará muy despierto y alerta a todo lo que sucede.

Este contacto es muy beneficioso tanto para la madre como para el bebé.

En algunos hospitales lo realizan siempre y en otros si en vez de parto, se realiza cesárea, el contacto del bebé se hace sobre el padre.

Este contacto favorece la regulación de la temperatura del niño, mejor que si estuviera envuelto en las mejores mantas, de esta manera se evita la diferencia de temperatura dentro de la barriga de la madre y el exterior. La temperatura con el contacto piel con piel suele ser de 36 a 37º.

Se reduce el llanto del bebé, que al salir en el parto, para asegurarse la supervivencia necesita el contacto con su madre. Todos los bebes cuando son separados de la madre llama la atención con la protesta de desesperación que consiste en un llanto continuo para volver a estar cerca de la madre. Y ya se sabe que el llanto continuo y prolongado puede provocar estrés en el bebé y por ello puede bajar la temperatura del cuerpo para el ahorro de energía.

Esta práctica favorece la lactancia materna, ya que el bebé sube hasta el pecho y empieza a succionar el calostro típico de los primeros días después del parto.

El bebé además es colonizado por la flora bacteriana de la madre que le protege de otros posibles gérmenes, evitando de esta manera las infecciones.

Y por último, el contacto precoz con la madre favorece el vínculo afectivo con la madre, no sólo en este momento sino hasta otras edades.

Este momento también ayuda a la madre a la contracción del útero y evita la hemorragia post-parto.

Es un momento importante tras dar a luz y debe ser respetado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *